domingo, 4 de septiembre de 2011

Desaprender lo aprendido

En el último Congreso Sedibac de Terapia Floral, Carmen García Reina, presentó su ponencia: El final de los doce curadores y los siete ayudantes.

Aunque no asistí al congreso he podido leerla en el enlace de Sedibac, en su sección de Congresos y Ferias y comprobar lo que considero primordial en su planteamiento y que ella misma resume como: desaprender lo aprendido.

Carmen García ha estudiado en profundidad los escritos del doctor Edward Bach y las conclusiones que ofrece en su ponencia son muy interesantes a la vez que prácticas.

La conferencia tuvo dos vertientes, por una parte mostrar la versión que del término cronicidad da el propio doctor Bach en sus escritos y por otra  eliminar la concepción de jerarquización de los 38 remedios,  en 12 primeros para la personalidad o tipológicos, 7 Ayudantes para situaciones cronificadas y 19 últimos para situaciones transitorias.

El término "crónico" lo utiliza el doctor Bach para enfermedades sin esperanza de curación y no recurrió a este término para la utilización de los Siete Ayudantes, sino para la dosificación de los remedios, diferenciando crónico,  del salir de la rutina y del estancamiento.

"En “Libérese usted mismo” escribió:

Deben darse tantas dosis como el paciente lo sienta necesario: cada hora en los casos agudos; tres o cuatro veces al día en los casos crónicos (…). 

“Libérese usted mismo” 
Otoño de 1932

Y posteriormente en “Los doce curadores” propuso:

Las dosis deberían ser tomadas cuando el paciente lo crea necesario: cada hora
en los casos agudos, tres o cuatro veces al día en los casos crónicos (…). 


“Los doce curadores” 
1933

Desde sus escritos de 1934 a los de 1936, el doctor Bach va ofreciendo diferentes maneras de utilización y clasificación de sus remedios, para finalizar con una clasificación de 38 remedios que corresponden a 38 estados de ánimo agrupados en Siete epígrafes o grupos, con un encabezamiento bien definido para  cada uno de ellos.

Desaparece pues, con la última obra del doctor Bach, Los Doce Curadores y otros remedios,  la jerarquización de los 38 remedios y nos indica tener en cuenta para determinarlos de qué manera el paciente se siente afectado por la enfermedad.

Conserva en el título el nombre de los Doce curadores, porque es familiar para muchos lectores, aunque no da más relevancia a un remedio que a otro y desaparece la jerarquización de doce, siete y dieciecinueve.


White Chestnut en Wallingford
Foto: Pilar Vidal Clavería
abril 2007

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...