lunes, 26 de diciembre de 2011

Complementarios

En el libro del doctor Edward Bach, Cúrate a ti mismo, nos habla de las verdaderas enfermedades primarias del hombre, nos habla de siete defectos.

En la sexta edición del libro Bach por Bach, Obras completas, Escritos florales, con notas y comentarios de Bárbara Espeche y Eduardo Grecco, encontramos que se establece una palabra clave, una lección a aprender y una virtud complementaria, para cada uno de ellos.

Son los siguientes:

Orgullo, su palabra clave es yo solo puedo, su lección,  aprender el respeto y comprender la fragilidad del hombre frente al universo,  su virtud complementaria,  la humildad.

Crueldad, su palabra clave no me importa hacer daño al semejante, su lección,  aprender a ver lo bueno en los otros,  su virtud complementaria, la compasión.

Odio, su palabra clave, lo quiero destruir, su lección,  aprender a amar, su virtud complementaria,  amor y entrega.

Egoismo, su palabra clave, yo estoy primero, su lección,  aprender a olvidarnos de nosotros poniendo nuestra energía en una actitud de servicio, su virtud complementaria,  dar.

Ignorancia, su palabra clave, no necesito aprender nada nuevo, su lección,  no temer a la experiencia del cambio que conlleva el aprender, su virtud complementaria,  sabiduría.

Inestabilidad, su palabra clave es no tengo confianza en mí, su lección,  aprender que siempre es mejor actuar que dejar pasar las oportunidades, su vitud complemtaria,  la fuerza.

La última es la codicia, su palabra clave es el disfruto del poder de dominar, su lección,  aprender a respetar la identidad y la libertad del semejante, su virtud complementaria,  el respeto.


Interior  Basílica Sagrada Familia, Antoni Gaudí, Barcelona
Foto: Pilar Vidal Clavería
diciembre 2011
 

10 comentarios:

añil dijo...

Por suerte todas las emociones tienen su complementario y el equilibrio posterior.

Una entrada interesante.

Besos

Pilar Vidal Clavería dijo...

La búsqueda del complementario nos conduce a la calma de la integridad.

Besos Añil

Maritza dijo...

Definitivamente este camino nuestro es un camino de experiencias y caídas, levantarse y extraer sabiduría de ello; poder fomentar los cambios ayudados de las virtudes que van de la mano de la principal que nos falta (ésta última, a veces tan arraigada dentro nuestro).
Algunas veces esas virtudes complementarias pueden estar dentro nuestro, como también las encontraremos en manos amigas, donde al aceptarlas en forma de ayuda, mostraremos cada vez más la humildad...qué falta que hace últimamente ésta! (y cuántas)...

Buen tema.
Buena fotografía, sin duda alguna...

Espero estés bien,Pilar.

ABRAZO GIGANTE HASTA ALLÁ.

Elvira dijo...

Para mí la frase clave de la codicia sería: "todo lo mejor para mí". Acumular, poseer. Debe venir de un gran sentimiento de carencia y miedo, supongo.

Y el defecto de querer dominar al otro sería quizás una mezcla de orgullo y egoísmo. Sentirse superiores en inteligencia y en rango. Pensar que uno sabe mejor que nadie lo que hay que hacer y cómo hacerlo, y tener claro que aunque los demás puedan no estar de acuerdo, solo importa lo que a nosotros nos parezca bien.

No sé, es lo que se me ha ocurrido al leer el último apartado.

Besos

Reyes dijo...

Precioso, y qué necesario .
La balanza está rota, en mi caso; pero sigo luchando.
Besos y felices fiestas,Pili.

Pilar Vidal Clavería dijo...

Aunque cada uno aprendemos por nuestras propias experiencias, que bien que nos va tener el apoyo de esas manos amigas, siempre están cuando las necesitamos y nos reconfortan con su compañía.

Recibo con gusto ese abrazo gigante Maritza.

Pilar Vidal Clavería dijo...

Imagino la codicia como un pozo sin fondo y como bien dices con un sentimiento de carencia, que pide a gritos llenar vacios, para los que nunca hay suficiente.

Para mi los defectos no son compartimientos estancos, se mezclan y muchos de ellos se potencian unos a otros.

Besos Elvira

Pilar Vidal Clavería dijo...

También puede ser que la balanza no esté rota, sino que necesite una reparación y una puesta a punto.

Besos Reyes y gracias por estar ahí.

MAR SOLANA dijo...

Hola, querida Pilar:

Que interesante, voy a pedirme este libro a los Reyes Magos; no lo conocía, muchas gracias.

La dualidad del universo nos conduce a tener prudencia y consciencia...

Precisamente la segunda:
crueldad-compasión me recuerda al símbolo de la Primera Noche Santa de la Navidad (24-25 de diciembre):

el establo de Belén, en aquella humildad y pobreza nacería la Luz del Mundo. La voz del silencio entra al Alma y le enseña a afirmar con alegría lo bueno en nosotros y en los demás.

Mil gracias por tu cariño y consejos, Pilar... Que las estrellas de los sueños cumplidos brillen en tus noches santas...

MIS DESEOS PARA TÍ... CON TODO MI CARIÑO...

Pilar Vidal Clavería dijo...

Hola Mar

Es interesante dejarse sentir como resuenan en nosotros estos defectos y sus virtudes.

Gracias por tus palabras y tu linda felicitación.

Un abrazo de estrellas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...