viernes, 2 de marzo de 2012

A mis hijas


Tus hijos no son tus hijos
son hijos e hijas de la vida
deseosa de sí misma.

No vienen de ti, sino a través de ti
y aunque estén contigo
no te pertenecen.

Puedes darles tu amor,
pero no tus pensamientos, pues,
ellos tienen sus propios pensamientos.

Puedes abrigar sus cuerpos,
pero no sus almas, porque ellas,
viven en la casa del mañana,
que no pueden visitar
ni siquiera en sueños.

Puedes esforzarte en ser como ellos,
pero no procures hacerlos semejantes a ti
porque la vida no retrocede,
ni se detiene en el ayer.

Tú eres el arco del cual, tus hijos
como flechas vivas son lanzados.

Deja que la inclinación
en tu mano de arquero
sea para la felicidad.

Khalil Gibran

Plivitce, junio 2011

Foto: Pilar Vidal Clavería

12 comentarios:

Elvira dijo...

Muy hermoso y muy verdadero. Hay que saber apartarse discretamente muchas veces, haciéndoles saber al mismo tiempo lo mucho que les quieres. Besos

Pilar Vidal Clavería dijo...

Hace tiempo que quería incluir estas palabras de Khalil Gibran en el blog, toda una vida para querer y aprender mutuamente, apartarse y seguir estando.

Besos Elvira

rociojinghai dijo...

yo ya lo conocia,es un escrito precioso,pero a mi se me hace un poco dificil,sera porque mi hija solo tiene 6 años y eso de apartarse lo veo aun un poco desgarrador.Pero si pienso en mi como hija,si que es verdad todo lo que dice.saludos.

Carola en Esencia dijo...

Yo tengo un papiro hecho por el abuelo de mi hija mayor cuando ésta nació hace 22años, con esas palabras de Khalil... Lo tengo colgado en el recibidor de casa y lo he leído infinidad de veces.. Me ha dado mucha templanza a la hora de entender que deben vivir sus propios errores.

Montse dijo...

"No vienen de ti, sino a través de ti"
En estas pocas palabras hay una gran generosidad y encierran el verdadero sentido de ser madre. A los hijos hay que dejarlos volar, que salgan del nido y vuelen libres para hacer el suyo.

Muchos besos y buen fin de semana!

Pilar Vidal Clavería dijo...

Sí tienes el escrito presente, sus palabras te ayudarán a integrar tu sentir amoroso de madre que siempre está y lo que ahora ves como un poco desgarrador, conducirá a una relación desde el amor y no del retener.

Saludos Rocio

Pilar Vidal Clavería dijo...

Que gran regalo, muchas veces queremos hacer pasos por ellos para evitar lo que nosotros creemos sus errores y que son sus propios aprendizajes.

Saludos Carola

Pilar Vidal Clavería dijo...

Cada una de las líneas tiene un mensaje especial y en cada momento nos resuena uno más que otro, dejar volar, dejar ir,... tomar conciencia desde el amor de la individualidad de cada uno.

Besos también para tí Montse

Aquí me quedaré... dijo...

Está colgado en casa, en la habitación de mis hijas. Es un poster precioso, regalo de un amigo cuando nació la mayor.

Le haré una foto y contaré alguna anécdota sobre el cartelito parecidas a:
"Papá, mamá ahí pone que no somos hijas vuestras ¿Cómo podemos parecernos a abuelito?" Y desde ahí, miles de preguntas y de risas

Besos

Pilar Vidal Clavería dijo...

Nos parecemos tanto!!!! y de lo que menos nos gusta, es de lo que más podemos aprender.

Yo encontré el poema hace unos meses, a mi hija mayor, la mamá de Jana, ya se lo han regalado.

Un abrazo

Aquí me quedaré... dijo...

Pilar, se me había olvidado decir algo importante.
En los días pasados, me vino muy bien leer todo lo que has publicado sobre dolor, tristeza, aceptación y demás.

O me sentaban bien o no me hacían pensar y me tranquilizaban.

Besos y gracias

Pilar Vidal Clavería dijo...

A veces hace bien no pensar, tranquilizarse, parar y después tomar impulso de nuevo.

Gracias por tu comentario Aquí y un abrazo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...