miércoles, 30 de enero de 2013

Hij@s

Hijo es un ser que Dios nos prestó para hacer un curso intensivo de cómo amar a alguien más que a nosotros mismos, de cómo cambiar nuestros peores defectos para darles los mejores ejemplos y, de nosotros, aprender a tener coraje.
Sí. ¡Eso es!
Ser madre o padre es el mayor acto de coraje que alguien pueda tener, porque es exponerse a todo tipo de dolor, principalmente de la incertidumbre de estar actuando correctamente y del miedo a perder algo tan amado.
¿Perder? ¿Cómo? ¿No es nuestro? Fue apenas un préstamo... EL MAS PRECIADO Y MARAVILLOSO PRÉSTAMO ya que son nuestros sólo mientras no pueden valerse por sí mismos, luego le pertenecen a la vida, al destino y a sus propias familias.
Dios bendiga siempre a nuestros hijos pues a nosotros ya nos bendijo con ellos.
 

José Saramago 


Fotografía: Pilar Vidal Clavería
La Plana, septiembre 2011

4 comentarios:

Maria Dolors dijo...

Que hermosa palabras las de José Saramago, estoy totalmente de
acuerdo con ellas... El más preciado y maravilloso préstamo.

Petons.

Montse dijo...

Saramago es extraordinario y esa frase final ya lo dice todo.
¡Dios bendiga a nuestros hijos!
Un beso.

MAR SOLANA dijo...

Hola, Pilar :)

José Saramago, además de un excelente hacedor de letras, fue un hombre inmensamente sabio. Sufrió mucho durante su infancia y juventud y aprendió con (y de) prácticamente todos los reveses de su existencia. Este pensamiento denota su nivel de profundidad y destila un gran espíritu.

Muchas gracias por compartir tanta belleza, corazón enorme :) ¡Qué Dios te bendiga a ti también!

añil dijo...

Siempre me han gustado estas palabras de Saramagoo.

Besos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...