domingo, 29 de marzo de 2009

Reflexología y el enlace intestinal

Edireflex, asociación para el Estudio y difusión de las Reflexologías, ofrece mensualmente talleres a los reflexólogos para profundizar en el aprendizaje de la Reflexología.

El del pasado viernes tenía por titulo Reflexología y el enlace intestinal, impartido por Rubina Morton, miembro de la asociación, que trabaja como reflexóloga en la localidad de Javea.

El taller era en inglés con traducción simultánea realizada por Aliki Vythoulka, Secretaria de la asociación.

Tras las definiciones del colón o intestino grueso y del intestino delgado, sus explicaciones sobre la función de los intestinos y de como la toxicidad nos lleva a la enfermedad, me recordó a los estudios del doctor Bach sobre la toxemia intestinal y la importancia que daba Edward Bach a una correcta alimentación, el alimento es la gasolina del motor humano, explicaba en una disertación sobre la toxemia intestinal y su relación con el cáncer que realizó en octubre de 1924.

El doctor Bach ya en 1924 hablaba de las deficiencias en la alimentación, provocadas por ausencia de productos esenciales necesarios para la salud como las vitaminas, la falta de bacterias limpiadoras del conducto intestinal (lactobacterias ácidas) y la presencia de sustancias que producen toxinas, como un exceso de proteínas cárnicas.

El programa del taller era establecer la conexión entre los puntos reflejos del intestino grueso y los diferentes órganos de nuestro cuerpo.

Tomando como base la correspondencia de estos puntos reflejos intestinales, presentada por Ann Gillanders, fundadora de la British School of Reflexology y autora de diversos libros de Reflexología, entre el que se encuentra precisamente el de Reflexology and the Intestinal Link (Reflexología y el enlace intestinal).

La sesión fue siguiendo los diferentes puntos reflejos del intestino grueso con los órganos o glándulas desde el 1, uno de los más importantes porque están ubicados diversos puntos reflejos como el de la hipófisis, siguiendo por orden hasta el 11, punto de los ovarios y los testículos.

En cada punto se analizaban diversas alteraciones o estadios fisiológicos sobre los que incidir y los beneficios de simultanear en la sesión de tratamiento, la reflexológia normal con los del enlace intestinal.

La importancia de la alimentación, no únicamente de lo que comemos, sino de cómo comemos, es básico para un buen equilibrio en nuestro organismo.

El cómo nos sentimos en el momento de las comidas, también es fundamental, ya que es importante comer tranquilamente, dedicando ese tiempo a disfrutar de lo que comemos, una comida sana equivale a una digestión sana, masticando bien, y recordando que el estómago no tiene dientes.

Después de la teoria nos realizo también una sesión práctica, para que pudieramos observar como trabajar con los pacientes.

Restaurante en el mercado de Bac Ha en Sapa, Vietnam
Foto: Pilar Vidal Clavería

jueves, 26 de marzo de 2009

Ocuparse

Cuando realicé el primer nivel de Reiki, una de las recomendaciones era, solo por hoy no te preocupes, ocupáte, eliminar este pre, es importante en nuestra vida diaria, ello nos lleva a vivir de una manera diferente, a vivir con responsabilidad.

En este artículo vuelven a aparecer puntos en común con las entradas del mes de marzo en este blog, en relación a la vulnerabilidad, la dependencia, en el aprender a dar y a recibir, en aprender a vivir para aprender a morir.


Marie de Henne
zel, psicóloga y psicoterapeuta
"El corazón envejece cuando nadie solicita tu atención"
IMA SANCHÍS - 26/03/2009

Tengo 62 años. Nací en Lyon y vivo en París. Casada por segunda vez, tengo 2 hijos y 6 nietos. Estoy semirretirada, escribo y doy seminarios sobre cómo envejecer bien. Soy experta en cuidados de enfermos terminales. Creo en Dios, pero prefiero la espiritualidad al dogma

A algunos de mis pacientes se les despertó el miedo a la vejez cuando alguien les cedió el asiento en el metro.

En su caso, ¿cómo fue?

Yo me di cuenta de que era mayor cuando tuve miedo de subirme a una escalera para limpiar la chimenea de casa.

Así, de sopetón.

Sí, ocurre repentinamente, como la primera arruga, pero los 60 es la edad simbólica, cuando te dan el carnet sénior y te jubilan.

Europa está llena de séniors.

Somos la generación del baby boom,vamos a vivir muchos años y nos da mucho miedo envejecer, pero hay dos maneras de hacerlo: como un descubrimiento y un crecimiento, o como un naufragio.

Cuestión de carácter.

Las personas optimistas se adaptan a los cambios y han aprendido a ocuparse de los demás. Las que lo llevan mal suelen ser personas muy narcisistas que no han resuelto sus problemas emocionales y no tienen confianza en sí mismas ni en la vida.

¿Y dice usted que se puede aprender a envejecer con soltura?

Sí, y la edad idónea son los 60, cuando somos absolutamente conscientes de lo que está en juego. Después, a los 70 u 80 años, es difícil cambiar, y ante la vejez hay malas y buenas actitudes.

Hábleme de ellas.

Las personas que envejecen bien están en paz con su pasado, han trabajado los remordimientos, los reproches y las frustraciones. La ligereza de espíritu es condición para envejecer bien.

Si estás ocupado con algo que te interesa, el pasado pierde peso.

Sí, es muy importante estar activo, pero hoy en día después de la tercera edad, que termina a los 75 años, viene la cuarta y la quinta (a partir de los 90 años), donde la vida interior es sumamente importante porque probablemente ya seremos dependientes y nuestro espacio puede ser muy reducido. Hay que estar preparado para aceptarlo.

¡Qué miedo!

Esta sociedad no es para viejos, la gente llega a la vejez muy sola. Todos nuestros valores tienen que ver con ser joven. Por eso, cambiar la mirada de la sociedad sobre la vejez es un desafío y una responsabilidad para mi generación, porque hasta nuestros hijos temen nuestra vejez. No debemos convertirnos en una carga para ellos.

Ser dependiente no depende de uno.

En parte. Si nos cuidamos psíquica (dando más importancia a la vida interior) y físicamente (comer bien, no fumar, hacer ejercicio), estaremos mejor. Y, aun siendo dependientes, podemos desarrollar cualidades interiores que nos ayuden a vivir mejor.

... Y eso hay que hacerlo a los 60.

Sí, debemos aprender a estar bien con nosotros mismos y cultivar placeres como el de la contemplación de la naturaleza o la música, de manera que si llega la dependencia o la silla de ruedas tengamos recursos. Si uno aprende a recibir de los otros, el día que esté enfermo vivirá mejor esa situación, sabrá abandonarse a los otros.

¿Usted prepara a la gente para eso?

Sí, la entreno en la meditación y en el placer de permanecer sin hacer nada y hablamos. Hay muchas cosas que uno debe trabajar a los 60 para saborear más tarde la vida.

¿Cuáles son los testimonios de ancianos que más le han conmovido?

Los que tienen el sentimiento de que es una suerte envejecer porque hay mucha gente que muere joven; los que saben que el corazón no envejece.

El corazón se endurece.

Cierto, pero la facultad de desear y de amar es lo que nos hace avanzar. He visto a mucha gente en los asilos replegada en sí misma, pero he visto también cómo las atenciones y las caricias diarias de una enfermera han devuelto la alegría de vivir a alguna de esas personas. El corazón humano nunca pierde la esperanza de amar y de ser feliz.

Sigue siendo triste.

Lo que esto pone en evidencia es la responsabilidad que tenemos los unos hacia los otros, porque el corazón envejece cuando nadie solicita tu atención, tu ternura.

Sin afecto, es difícil disfrutar de nada.

Sin afecto, morimos; pero hay que saber que si damos esperando recibir, no recibiremos nada. Las personas resplandecientes que he encontrado tienen una mirada sobre lo que las rodea benévola, y estas personas atraen a los otros. Los 60 años es una ocasión para reflexionar en profundidad sobre el amor.

¿Cómo prepararse para la muerte?

En todas las tradiciones, contemplar tu muerte te hace más justo y ecuánime. Los indios americanos representan la muerte como un pájaro que llevamos sobre nuestro hombro. Todas las mañanas el pájaro nos pregunta: "¿Y si fuera hoy?"... Prepararse para morir es estar lo mejor posible en tu vida.

Aceptada la vejez, ¿cuál es el temor?

Envejecer en una residencia, porque son instituciones que no tienen ningún respeto por el ritmo de cada persona. Hay que levantarse, comer, cenar y dormir a la misma hora. De repente, tras haber dormido toda tu vida en una cama grande, te meten en una camita de niño: sólo eso ya es una violencia.

Hay que cambiar las estructuras.

Muchos grupos de amigos en Francia montan una comunidad, viven juntos pero no revueltos, establecen sus normas y se comprometen a que si uno cae enfermo, se vuelve dependiente o demente, el resto lo cuidará.


Miedo al futuro

Conoce los miedos de sus pacientes y los propios ante la vejez. Para esa numerosa generación, hijos del baby boom,que ha pasado la barrera de los 60 ha escrito La suerte de envejecer bien (Plataforma), más de 100.000 ejemplares vendidos en Francia, donde hace frente al abismo de la cuarta y la quinta edad, cuando la movilidad queda muy reducida, y proporciona claves para vivir mejor la dependencia sin dejar de advertir que esa posibilidad está en el futuro de todos y de que ya va siendo hora de que dignifiquemos la vejez. "En hebreo, la misma palabra sirve para designar felicidad y vejez.Debería ser el tiempo en el que cultivar más nuestra alma y dar nuestra sabiduría a quienes nos siguen".

martes, 24 de marzo de 2009

Listado de las Flores de Bach

Con el nombre de Flores de Bach, se agrupan a las esencias o remedios que constituyen el Sistema Bach, como lo indica Lluís Juan Bautista, en su libro El Sistema Bach, Las dos series de flores sus correspondencia y otras investigaciones, entendido como conjunto de algo, en este caso de 38 estados de ánimo, estructurados y entrelazados, teniendo en cuenta que el propio doctor Bach en sus escritos o conferencias lo calificaba de sistema de tratamiento o de curación y también de método con el que atender a los diferentes estados de ánimo reflejados en los 38 remedios o Flores de Bach.



A continuación os presento un listado ordenado alfabéticamente de las Flores de Bach, tal como las denominamos con el nombre en inglés, que es el que resulta común a todos, el nombre en latín que corresponde a la especie, y que hace que sea esa especie y no otra, aunque aparentemente sea similar, la que utilizó el doctor Bach.

Después indico la abreviatura, en rojo, dada por Ricardo Orozco en sus cursos de Flores de Bach y que resulta muy útil a la hora de anotarlas, en la consulta o en cualquier actividad relacionada con las Flores de Bach.

Los nombres comunes de su traducción al castellano.

Algunos de los nombres que aparecen en el libro Plantas medicinales, El Dioscórides renovado, de Pío Font Quer de editorial Península, en castellano/catalán.
Cuando indicó (---) es que no aparecen en este libro.

En verde los nombres en catalán que no figuraban en el libro anterior y que me ha facilitado Jordi Cañellas, autor del libro Cuaderno Botánico de Flores de Bach, Una guía científica para ver el alma de las plantas a partir de su signatura.

Agrimony, Agrimonia eupatoria, AGR, Agrimonia
Agrimonia, hierba de San Guillermo, hierba del podador/Agrimònia, agrimoni, serverola, herba de Sant Antoni

Aspen, Populus tremula, ASP, Alamo temblón
(---)/(---) Trèmol

Beech, Fagus sylvatica, BEE, Haya
Haya/Faig, fai

Centaury, Centarium erythraea, CEN, Centaura menor
En el libro de Font Quer la centaurea menor es la Centaurium umbellatum
Centaura menor, hiel de la tierra, hierba pedorrera/Centaura, flor vermella, pericó vermell, herba de Santa Margarida.

Cerato, Ceratostigma willmottiana, CER, Cerato
(---)/(---)

Cherry Plum, Prunus cerasifera, CHP, Cerasifera
(---)/(---) Prunera borda

Chestnut Bud, Aesculus hippocastanum, CHB, Brote de Castaño de Indias
Castaño de Indias/Castanyer d'India, castanyer bord

Chicory, Cichorium intybus, CHI, Achicoria
Achicoria, chicoria, amargón/Xicoira, xicoina, xicoira amarga

Clematis, Clematis vitalba, CLE, Clematide
Clemátide, vidalba, vidraria, muermera, hierba de los pordioseros/Clemàtide, vidalba, vidauba. herba de llagues

Crab Apple, Malus sylvestris, CRA, Manzano silvestre
(---)/(---) Pomera borda

Elm, Ulmus procera, ELM, Olmo
(---)/(---) Om

Gentian, Gentiana amarella o Gentianella amarella, GEN, Genciana
(---)/(---)

Gorse, Ulex europaeus, GOR, Aulaga
Tojo, escajo, árgoma/(---)

Heather, Calluna vulgaris, HEA, Brezo
Brecina, brezo común, berezo, bermeja/bruga, bruguerola, xipell, brossa

Holly, Ilex aquifolium, HOL, Acebo
Acebo, aquifolio, cardón/grèvol, greu, arbre de visc, arbre de mal fruit

Honeysuckle, Lonicera caprifolium, HON, Madreselva
(---)/(---) Lligabosc

Hornbeam, Carpinus betulus, HOR, Hojarazo
(---)/(---)

Impatiens, Impatiens glandulifera, IMP, Impatiens
(---)/(---)

Larch, Larix decidua, LAR, Alerce
(---)/(---)

Mimulus, Mimulus guttatus, MIM, Mimulus
(---)/(---)

Mustard, Sinapis arvensis, MUS, Mostaza
(---)/(---)

Oak, Quercus robur, OAK, Roble
Carballo, roble albar/pènol, roure pènol

Olive, Olea europaea, OLI, Olivo
Olivo, aceituno, y el silvestre, acebuche, oleastro/olivera, olivar, y el silvestre, ullastre, olivera borda, bordís

Pine, Pinus sylvestris, PIN, Pino
Pino albar, pino blanquillo, pino serrano/pi rojalet, pi ros, pi vermell

Red Chestnut, Aesculus carnea, RCH, Castaño rojo
(---)/(---) Castanyer bord vermell

Rock Rose, Helianthemum nummularium, RRO, Heliantemo
(---)/(---)

Rock Water, RWA, Agua de roca

Scleranthus, Scleranthus annuus, SCL, Scleranthus
(---)/(---)

Star of Bethlehem, Ornithogalum umbellatum, SBE, Leche de gallina
Leche de gallina, leche de pájaro, leche de ave/llet de gallina, llet de pardal, estrelleta de monja

Sweet Chestnut, Castanea sativa, SCH, Castaño
Castaño, regoldo/castanyer

Vervain, Verbena officinalis, VER, Verbena
Verbena, verbena recta, macho o derecha, hierba santa, hierba sagrada/berbena, herba berbera

Vine, Vitis vinifera, VIN, Vid
Vid, vidueño, la vid silvestre es la labrusca, parra silvestre/cep, vinya, raïmera, la silvestre es llambrusca y llambrusquer

Walnut, Juglans regia, WAL, Nogal
Nogal/noguera, noguer

Water Violet, Hottonia palustris, WVI, Violeta de agua
(---)/(---)

White Chestnut, Aesculus hippocastanum, WCH, Castaño de Indias
Castaño de Indias/Castanyer d'India, castanyer bord

Wild oat, Bromus ramosus , WOA, Avena silvestre
(---)/(---)

Wild Rose, Rosa canina, WRO, Rosa silvestre
Rosal silvestre, rosal montes, rosal perruno, escaramojo/roser salvatge, roser boscà, roser de pastor, gavarrera, gratacul, tapacul

Willow, Salix vitellina, WIL, Sauce
(---)/(---) Salze

lunes, 23 de marzo de 2009

Primavera

La primera excursión de esta primavera es desde las afueras de la población de El Figaró donde surge una ruta a lo largo de la riera de Vallcàrquera, en la que se pueden observar ejemplares de árboles típicos de la zona, algunos de los cuales son árboles de Bach.

El agua de la riera está limpia y el entorno es tranquilo y acogedor, el bosque de ribera está bien conservado y a lo largo del camino van apareciendo rótulos con el nombre de los árboles más significativos.

Riera de Vallcàrquera

El castaño, Sweet Chestnut, con la base de su tronco retorcido, es el remedio para la angustia extrema, cuando se está en el límite de resistencia mental o física.


Tronco de Sweet Chestnut

Encontramos alisos, chopos, olmos, fresnos y espino blanco entre otros.

El nogal, Walnut, esencia para la protección influencias externas y de la influencia de otras personas.

Las flores en el borde del caminos, destacaban pequeñas en colores lilas y amarillos.




También había en la zona varios ejemplares de ciruelos, Prunus domestica, con porte y flores muy similares al Cherry Plum, Prunus cerasifera, pero con sus flores algo más pequeñas.

Ciruelo, Prunus domestica

De Clematis destacaban sus semillas, semejantes a los espermatozoides con una arista blanca plumosa para su dispersión por el viento.

Semillas de Clematis

Siguiendo el camino llegamos a la ermita de Sant Cristòfol de Monteugues, donde después de seguir las indicaciones de unos ciclistas llegamos a la encina centenaria de can Valls, que como un celoso guardián se erige en el paisaje.

Encina, Quercus ilex

Nuestro destino que era el Tagamanent, quedó al final para otra ocasión, ya que nos equivocamos con los caminos y bastante trabajo tuvimos para sortear los matorrales y volver de nuevo al punto de partida.

Fotos: Pilar Vidal Clavería

domingo, 22 de marzo de 2009

Esencias para el duelo

La terapia floral, con las Flores de Bach y con esencias de otros sistemas constituyen un método sencillo y útil que pueden acompañar al proceso y la elaboración de un duelo.

A lo largo de un duelo y según la dimensión en que se encuentre el doliente:


Dimensión Traumática-Estado de Shock
Dimensión Protección-Negación
Dimensión Relacional-Conexión
Dimensión Crecimiento-Transformación 

y teniendo en cuenta los aspectos emocionales que los acompañan y en las necesidades y tareas que se desprenden en su desarrollo, se utilizarán distintas esencias que pueden ayudar en el duelo.


Santiago Rojas Posada, médico bioenergético, en su libro El manejo del duelo selecciona las que pueden ser más convenientes



Star of Bethelem, es la primera esencia en la que pensaremos para el manejo del duelo, por el shock que ha supuesto la pérdida de un ser querido, ayuda a elaborar el duelo de forma consciente y permite seguir adelante.


Star of Bethelem

Espino blanco, es esencial para evitar el deseo de muerte o la desmotivación que se siente al perder a un ser querido.

Brotes de hojas del Espino Blanco

Walnut, adaptación al cambio.

Victoria regia, esencia de la flor del Amazonas, ayuda al moribundo a comprender la muerte y así vivir en paz dicha experiencia.

Sweet Chestnut, puede ayudar a la persona del dolor insoportable de la pérdida.

Tronco de Sweet Chestnut


Gentian, cuando además de una pérdida emocional, se dan otras de tipo laboral, económico.

Elm, cuando se produce un exceso de responsabilidades u obligaciones de cualquier tipo.

White Chestnut, cuando las ideas fijas están en la mente y no dejan descansar ni de día ni de noche. Cuando la imagen del momento de la muerte o del fallecido obsesionan sin que se tenga descanso ni tranquilidad.

Aspen, en los temores de origen desconocido, como aprensiones y presagios negativos.

Red Chestnut, ante la muerte de una persona cercana, se siente que otros de los suyos correrán igual suerte. Ayuda en caso de la muerte de un hijo y los padres se vuelcan de forma desproporcionada sobre sus otros hijos.

Mimulus, temores de origen conocido, en los aspectos comunes de la vida cotidiana, ya que la persona fallecida daba confianza y seguridad.

Chicory, es de utilidad en el apego, en la manipulación afectiva, las rupturas sentimentales, la posesividad, los celos. Es especialmente útil en el caso de parejas afectivas o cuando exista una marcada dependencia del otro.

Pine, es la esencia para la culpa, y puede ser empleada junto a las otras esencias durante toda la terapia.

Holly, trabaja sobre el odio, los celos, la envidia y la desconfianza. Es común durante el duelo presentar rabia contra la vida, contra Dios, y contra los seres humanos que de alguna forma pudieran estar relacionados de forma directa o indirecta con la muerte. Incluso se puede sentir rabia contra la misma persona fallecida. Esta rabia si no se expresa de forma adecuada nos lleva al odio y al resentimiento.

Willow, para el resentimiento y la amargura, sirve para retirar la actitud de víctima quejosa que muchas veces se presenta.

Orquídea de la alegría, útil en el enfermo terminal, que ha perdido toda motivación de gozo y en el duelo.

Orquídea del color, útil en la depresión y para las personas pesimistas, estados que se presentan también en el duelo.

Orquídea del ser superior, para no perder o rescatar el sentido espiritual de la vida.

Las esencias del doctor Bach y de los otros sistemas se pueden combinar en el mismo frasco, excepto las de orquídeas, para las que se usa un frasco diferente.

Agrimony, cuando se muestra una aparente alegría y bienestar interior, y en realidad se vive un profundo dolor y una gran tristeza, son personas que evaden todo tipo de preguntas o temas, incluso haciendo bromas o risas, ayuda a evitar o a retirar si ya existen, actitudes autodestructivas como el alcohol o las drogas, o uso de medicamentos de forma no controlada, y ayudar en el síntoma de opresión precordial y falta de aire.

Rudbeckia, se utiliza cuando la reacción ante cualquier hecho que recuerde lo que no se quiere enfrentar sea de forma agresiva, hay que recordar que nadie elabora un duelo sin enfrentarlo.

Larch, ayuda en la sensación de impotencia y falta de confianza en sí mismo

Gorse, ayuda en la desesperanza, cuando se siente que ya no vale la pena hacer nada por cambiar una situación dolorosa y se cree que nunca abra alivio a los sufrimientos. Ayuda cuando hay constancia que la persona se ha ido para siempre de nuestra vida.

Mustard, en la depresión profunda, sin causa aparente y que aparece de forma imprevista. En un duelo en una persona en la que existe un fondo depresivo que puede volver a salir ante la pérdida.

Borraja, cuando hay un llanto permanente, después de un buen tiempo después de la pérdida. En personas que difieren el duelo y meses después empiezan a elaborarlo, y cuando el dolor no cesa a pesar del tiempo.

Wild rose, en la apatía y la resignación, se abandona sin quejas la lucha por la vida. Cuando las personas no hacen esfuerzo alguno ni logran que nada las motive.

Las informaciones sobre les Flores de Bach que aparecen en los artículos de este blog son únicamente de carácter orientativo e informativo. Cada persona necesita un tratamiento individualizado, que debe ser prescrito por un terapeuta floral acreditado.  

Foto: Pilar Vidal Clavería
Counseling integrativo-relacional duelo y pérdidas
Terapeuta floral

652631831

Si quieres ver más entradas en el blog sobre el Duelo, pincha aquí

sábado, 21 de marzo de 2009

La muerte y los niños

Para finalizar la II Jornada sobre el final de la vida, La muerte en los niños y adolescentes, se realizó una mesa redonda: La enfermedad y la muerte en los niños y adolescentes, con diversos participantes y con Manel-Dionis Comas, doctor en Psicología, como moderador.

Inmaculada Díaz, licenciada en Psicología, primera en participar en la mesa comentó que hay temas que nos perturban un poco, la muerte es uno de ellos, la mirada de los niños sobre la muerte es diferente de la mirada de los adultos.

Con los niños lo más importante es lo que hacemos, por lo que en primer lugar es importante aclararse uno mismo, dijo al igual que habían comentado los ponentes anteriores, que el duelo no es una enfermedad, es un proceso, una reacción normal, necesaria y adaptativa.

El duelo en los niños va a depender de su edad y definió varías etapas en función de ésta.

Hasta los dos años, no existe el concepto de la muerte, porque tampoco no existe ningún otro concepto.

En cuanto a cómo viven el duelo los niños dio unas pautas a observar en función de la etapa en que estos se encuentren.

Antes de las 16 semanas de vida no hay reacción a la separación, el bebé estará bien si aparece una nueva figura de referencia.
A partir de los cuatro meses de vida empieza la reacción a la separación, reaccionan al duelo parental.
En los niños de más de 12 meses hay una reacción en las relaciones, se busca y se rechaza la relación con el padre que queda si ha perdido a uno de los progenitores.

Un punto importante a observar es la mirada del niño y la imitación de los gestos que ve y si deja de señalar, son reacciones a la pérdida sobre los que debemos mantenernos atentos.
Aunque el niño se encuentre en una situación especial es importante continuar manteniendo las normas, ya que los niños necesitan amor y límites.

Para poder ayudar es básico respetar, ya que cada familia es diferente.

En una siguiente etapa de los dos a los 6 años, donde el mundo de los niños es mágico, hay una asociación de la muerte con la falta de movimiento, no es tan trágico, todo y que necesitan hablar del tema. Los niños captan las emociones de los padres y necesitan contención y límites, no saben decir lo que les pasa, porque todavía no saben poner nombre a las emociones. La etiqueta ante las emociones se realiza de los 9 a los 10 años. Todo y que la culpa está muy presente.

Joaquín Gascón, diplomado en Enfermería, nos explicó sus experiencias en la Unidad de Cuidados Paliativos del Hospital de Sant Joan de Déu de Barcelona, con los dibujos realizados por los niños, la observación de estos dibujos y de los colores que se utilizan, puede dar mucha información de lo que sienten los niños.
Es bueno comentar y hacer las conclusiones de los dibujos con los propios autores.



La señora Inma Tío, explicó su experiencia con la enfermedad y la muerte de su hijo, de una manera clara y serena y como un acto de amor.

viernes, 20 de marzo de 2009

Sabiduria y valor

Que con 18 años te digan que eres sabio y valiente no es habitual, nada es común en Albert que tiene las cosas tan claras, que elige, vive y es feliz, casi nada.

Albert Casals
, viajero en silla de ruedas, sin acompañantes y sin dinero
"¡Qué sencillo es el mundo!"
VÍCTOR-M. AMELA - 19/03/2009
La Contra-La Vanguardia

Tengo 18 años. Vivo en Esparreguera con mis padres y mi hermana Alba (9). Soy viajero desde los 15 años: Europa, Asia, Sudamérica... Soy anarquista utópico. Creo tanto en Dios como en un hipopótamo lila. Me gusta el manga, los disfraces otaku, leer, los videojuegos...

¿Desde cuándo vas en silla de ruedas?

Desde los ocho años. Tuve mononucleosis y leucemia: o me trataban a saco, con riesgo de provocarme alguna discapacidad, o me moría.

Y fueron a saco.

Sí. ¡Y el resultado ha sido perfecto!

¿No te importa la silla de ruedas?

Si hubiese querido ser futbolista… ¡Pero no hay nada que yo no pueda hacer en mi silla!

¿No?

Subo, bajo, entro, salgo, he atravesado selvas y playas, he viajado por Francia, Italia, Grecia, Alemania, Escocia, Tailandia, Malasia, Singapur... Acabo de regresar de un viaje de seis meses por toda Sudamérica...

¿Con quién viajas?

Me gusta viajar solo.

¿En silla de ruedas... ¡y solo!?

La silla es más ventaja que inconveniente: la gente te pregunta qué te pasa, de dónde vienes..., y así haces un montón de amigos.

¿Desde cuándo viajas así?

A los catorce años les dije a mis padres que me iba. Fue muy duro para ellos permitir mi felicidad. Pusieron una condición: el primer viaje lo haría acompañado por mi padre. Fuimos a Bruselas y aprendí cosas útiles para viajar. Y, a partir de los quince años, ya he hecho todos esos viajes yo solo.

¿Y qué dicen hoy tus padres?

Sufren un poco, pero están contentos viéndome contento. Agradezco que se hayan esforzado tanto en no ayudarme, en no decirme: "Esto no puedes hacerlo porque vas en silla de ruedas". Ellos facilitan mi felicidad.

¿Eres feliz, pues?

Plenamente, pues no hago nada que no quiera hacer en cada momento. Ahora me apetece hablar contigo, y si no, no estaría aquí.

¿Con qué dinero viajas?

Con tres euros al día.

No es posible.

Hace seis meses salí de casa con 20 euros para irme a Sudamérica, ¡y he vuelto con 20 euros en el bolsillo!

Pero... ¿y dónde duermes, y cómo comes y... cómo lo haces?

¿Por qué nos complicamos tanto la vida? Siempre hay dónde dormir, siempre hay algo que comer. Conoces a gente, y todo fluye. ¡Qué sencillo es el mundo! Lo he entendido viajando. Bastan cuatro cosas: dormir, comer, ducharse y hacer amigos.

Dicho así, sí parece fácil.

Claro. ¿Qué impide a todos los europeos hacerse vagabundos? Es maravilloso…

¿Qué buscas en tus viajes?

Ver cómo vive la gente, ver cómo son, conocerles, vivir con ellos, ser su amigo.

¿Y qué opinan tus amigos de aquí?

Me entienden, mis amigos son como yo: todos están haciendo lo que desean hacer, aunque a ellos no les apetece viajar.

¿No te da miedo viajar solo?

¿Qué puede pasarme peor que no realizar mis sueños?

Pueden robarte...

Al poco tiempo volveré a tener lo necesario, ¡seguro! Y nunca podrán robarme lo vivido.

... Puedes sufrir un accidente, morir...

Aun así, habría hecho lo que realmente quería, ¡habría sido más feliz que quedándome aquí contra mi deseo!

¿Qué haces al llegar a un sitio nuevo?

Voy a un parque, a una plaza, saco mis naipes... Al cabo de un rato hay niños, ¡y luego medio pueblo está alrededor!

¿Qué te dice la gente nueva con la que te vas encontrando?

Los adultos repiten dos preguntas: "¿De dónde sales?", "¿Y tus padres?". Algunos se escandalizaban de mis padres por dejarme solo... Alguna vez la policía me ha detenido por si me había escapado… Un niño solo por el mundo, feliz…, ¿qué tiene de malo?

Hombre...

Ahora, ya con 18 años cumplidos, ¡soy libre!

¿Qué llevas en tu mochila?

Una libreta, algún libro, un boli, una linterna, los naipes para juegos de manos, jabón, cojín, dos pantalones y dos camisetas, calzoncillos, chaqueta, botiquín, la tienda de campaña y el kit de reparación de la silla.

Dime lugares en que hayas dormido.

Playas, vagones de tren, parques, estaciones, coches, campos, comisarías, castillos en ruinas, casas abandonadas, casas de gente, cuevas, mansiones...

¿Cuál ha sido el mejor momento?

Viajar de noche en la caja de un camión en marcha, destapada. Podía sacar la cabeza al viento o acurrucarme. Fue chulísimo.

¿Y tu momento más peligroso?

He estado a punto de palmar volcando en un camión, y atravesando una selva con vampiros, y en una lancha de traficantes de motores entre islas caribeñas, zarandeados por una tormenta con olas de cinco metros: me golpeé, caí al agua inconsciente... y pudieron rescatarme por pelos.

¿Qué planes tienes ahora?

Recorrer toda el Áfricaoriental hasta llegar a Madagascar.

¿Nada te frena?


Cuando haces lo que de verdad quieres, el universo entero conspira a tu favor. Mira alrededor y decide: tú puedes elegir vivir triste o contento. Yo elijo la felicidad. No veo entre nosotros razones para ser infeliz.

¿Y no piensas estudiar, trabajar...?

No, si no me divierte. Me gustaría ser mediador o acoger niños... A veces me dicen: "Si no trabajas, ¡de viejo serás pobre!". Pero, si llego a viejo, ¡tendré amigos por todo el mundo! ¿Se puede tener más?


Nada le turba

Es sabio. Bastan sus ojos para comprender que ha alcanzado todo lo que predicaron los epicúreos y los estoicos juntos, y también los cínicos, los escépticos, los mendicantes y los giróvagos. No necesita nada. Ha salido de Esparreguera sin un euro en el bolsillo y se ha tirado en la arena de la playa de la Barceloneta. Nada le perturba. Todo le sonreirá siempre, puesto que él sonríe siempre a todo. Es un chaval cautivador, un alma grande: no alberga nada que no sea gozo, felicidad. Estar a su lado, verle y escucharle (o leerle en El món sobre rodes,Edicions 62) te hace ser un poco mejor. Luego me enreda con unos juegos de naipes que ni Tamariz, ¡palabra! (Más en www. elmonsobrerodes. cat)

jueves, 19 de marzo de 2009

Pérdida y duelo

La tercera de las conferencias en la II Jornada sobre el final de la vida, La muerte en los niños y adolescentes, en la Universidad de Vic, fue impartida por Concepció Poch, licenciada en Filosofía y Letras. Con el título Pedagogía de la enfermedad y la muerte en los niños y adolescentes, al igual que hiciera la primera conferenciante Victòria Camps, empezó hablando de la finitud, en este caso de la pedagogía de la finitud.

Educar para la muerte es educar para la vida, la última página en el libro de la vida es la muerte.

En la sociedad actual, hedonista y consumista donde la técnica está omnipresente, se adora a la juventud, el miedo a envejecer es el miedo a perder.

Estableció diferencias entre la perdida y el duelo.

La pérdida, como lo que sentimos al quedar privados de algo, que puede ser físico, psicológico o simbólico. Pérdidas relacionales o intrapersonales. Perdidas materiales o evolutivas. Las perdidas nos obligan a cambiar.

Y el duelo definido como la respuesta emotiva a la pérdida o ausencia de alguien o de alguna cosa, el proceso de duelo entendido como algo natural, normal y esperado, cuando se produce una pérdida.

El duelo no es un estado, es un proceso, en ningún caso es una enfermedad.

Recordó las etapas del duelo descritas por la doctora Elisabeth Kübler Ross (Negación - Rabia - Negociación - Depresión- Aceptación) y las descritas por J.Willian Worden (Aceptación-Trabajo-Adaptación-Recolocación)

Para que los niños comprendan la muerte han de tener claros una serie de conceptos:

La muerte es universal, irreversible, implica una no funcionalidad y una causalidad. La muerte es un final que puede tener una continuación o no dependiendo de las creencias de cada uno.

Explicó también Concepció Poch que los niños desde preescolar hasta los 6 años identifican la muerte en sueños y como una separación.
Los adolescentes pueden entender la muerte, todo y que no son capaces de imaginar que les pueda suceder a ellos.

Es básico en los procesos del duelo acompañar al niño, y en el cuando y cómo dar la noticia, explicó que lo mejor es que se haga lo antes posible, en un ambiente conocido, con ternura y por alguien conocido y querido por el niño.
Es importante que los niños no se sientan excluidos, y que no se sientan culpables, evitando explicaciones confusas y dejando algún recuerdo de la persona que ha muerto.
Recordó la importancia de los hermanos que quedan, que en ocasiones pueden ser olvidados.
Los niños se percatan y elaboran el duelo.
No mentir nunca a los niños
Es importante en las situaciones límites, manifestar los sentimientos y las emociones y transformarlos en valores, ante la tristeza, el victimísmo, el aislamiento. la impotencia, la rabia y la desesperación podrán surgir valores como la ternura, la dedicación, la amistad, la humildad, la solidaridad, la compasión.

Una muy buena recomendación fue la web
www.alfinlibros.com
Librería online donde pueden encontrarse libros sobre acompañamiento a enfermos, cuidados paliativos, muerte y duelo, y otras pérdidas como separación y divorcio.

Plaça Major de Vic
Foto: Pilar Vidal Clavería

miércoles, 18 de marzo de 2009

Vulnerabilidad y Compasión

Este artículo de hoy me ha llevado a recordar la vulnerabilidad de la que se habló en la Jornada sobre el final de la vida y sobre la que he comentado en entradas anteriores y habla de Compasión, la cualidad o virtud a desarrollar que ayuda a la personalidad Mimulus a superar sus obstáculos.

Michael Greenberg, periodista y escritor
"La locura nos enseña mucho sobre lo que somos"
IMA SANCHÍS - 18/03/2009
La Contra-La Vanguardia

Tengo 55 años. Nací y vivo en Nueva York. A los 18 años me fui a conocer mundo. Tengo una columna en ´The Times Literary´ y soy guionista. Casado por segunda vez y 3 hijos. La compasión debe estar por encima de las ideas políticas. Creo en Dios, pero no sé cómo hablarle

El cinco de julio de 1996 mi hija se volvió loca"… Sí, de un momento a otro Sally, de 15 años, se convirtió en otra. Yo la veía sufrir, pero no podía alcanzarla, nuestras conversaciones no tenían sentido.

¿Cuál era su delirio?

Con mucha excitación me explicaba que todos habíamos nacido genios y que si encontráramos la manera de aferrarnos o recuperar la infancia, podríamos seguir siéndolo.

No parece una locura, hay quien escribiría teorías sobre esa idea.

El problema es que salía a la calle y paraba los coches y a la gente para contárselo, hasta que la policía se la llevó. Sally tenía una gran necesidad de comunicar, pero todo lo que le salía por la boca era incongruente.

... E ingresó en el mundo oscuro de urgencias de psiquiatría.

Le diagnosticaron maniaco-bipolar en fase de euforia. Asistí entonces a una segunda transformación tan radical y extraña como la primera causada por los medicamentos, una especie de quimioterapia del cerebro. Estuvo encerrada dos semanas.

Debía de estar usted aterrorizado.

Pensaba que la había perdido para siempre. Psiquiatría es un lugar cerrado con llave, pero no parece que albergue enfermos, porque no hay goteros ni sondas. Las familias, de visita, están destrozadas pero aisladas, no pueden comunicarse las unas con las otras porque sienten vergüenza.

¿Qué cambió en usted pasar ese shock?

Me despertó una gran compasión por la gente que sufre y me hizo caer en la cuenta de la fragilidad de la comunicación humana. Hay cosas en nuestro interior que no podemos controlar, son más poderosas que nuestra voluntad. La locura ha estado en los seres humanos desde el principio y nos enseña mucho sobre lo que somos.

Llevaba dos años de matrimonio cuando Sally enloqueció, ¿cómo les afectó?

Aquel terremoto tuvo un efecto sorprendente en la vida de todos los que la rodeábamos. Pat, mi mujer, cambió de profesión, era coreógrafa y ahora es especialista en desarrollo infantil. Y su hermano mayor trabaja hoy para la ONU en programas de protección infantil. Yo soy el único que hago lo que hacía.

¿Pero no afectó a su relación de pareja?

Sally vivía con nosotros. Estábamos recién casados y tuvimos una pelea que casi acaba con nuestra relación, pero la devoción de Pat por Sally era incondicional pese a que hacía poco tiempo que la conocía. De hecho, Pat era la más estable, tenía una objetividad que ni la madre de Sally ni yo teníamos. Hoy ya llevamos quince años casados y tenemos un hijo de 10 años.

¿Cómo se llevaban Sally y su madre?

Una relación complicada. Sally vivía conmigo. Es curioso, porque al principio cada uno tenía su manera de justificar lo ocurrido en función de lo que más valoraba en su vida.

Cuénteme.

La mamá de Sally, Robin - que vive en el campo, medita y es vegetariana-,creía que aquel cuadro psicótico era una especie de clarividencia new age.Yo creía que eran los balbuceos de una brillante escritora a la que se le agolpaban las palabras en la cabeza.

¿Cómo ha vivido Sally todo el proceso?

Ha sabido enfrentarse con humor, se ha convertido en una experta a la hora de tratar con la enfermedad. Hoy tiene 27 años y dice que no le hubiera gustado haber nacido sin ella porque no se reconocería.

¿Le ha sentado bien su libro?

Estaba muy nervioso cuando le di el manuscrito, porque yo la describía y no solemos conocer la percepción que tienen los otros de nosotros. Y, además, ella tenía una especie de amnesia sobre lo sucedido y se sentía muy culpable por la tensión que creó. "Me he sentido como si leyera sobre otra - me dijo-,una muchacha de 15 años que estaba en el infierno y era la única que no lo sabía".

Durante la crisis cuenta usted que tuvo momentos de extrema lucidez.

Sí, de repente me decía: "Estás esforzándote demasiado para ser un artista, padre. Los artistas están más relajados". Tenía percepciones muy acertadas con todo el mundo, una especie de clarividencia emocional.

Usted ya tenía experiencia, su hermano mayor es una persona desequilibrada.

Sí, pero Steve es lo opuesto a Sally, él es un inadaptado, tiene problemas para comunicarse con el mundo exterior y vive encerrado, yo me encargo de comprarle todo lo que necesita. Hace poco le operaron y necesita un andador para caminar, ¡y es lo mejor que le ha pasado!, porque ahora la gente le abre la puerta, es amable con él. Está feliz.

Qué curiosa es la vida.

Mi madre siempre lo rechazó pese a que tuvo cuatro hijos más; hizo un gran esfuerzo para contármelo, fue un regalo: sabía que yo temía que Sally fuera como él. Me contó que lo tuvo con 22 años y no se vio capaz de quererle, lo culpó de sus problemas con mi padre. Ha sido la tragedia de su vida.

¿Usted lo entiende?

Sí, ella estaba muy deprimida y Steve era un niño poco efusivo. Nunca se encontraron, ella siempre estaba tensa en su presencia y su indiferencia hizo mucho daño a Steve.

¿Steve leyó el manuscrito?

"Sé que dice la verdad sobre mí - me dijo-,y si dice la verdad sobre mí, no quiero leerlo".

Se me encoge el corazón.

La batalla de todo ser humano es conseguir que surja su subjetividad y que encaje con el mundo real, si no, está perdido.

Perder la razón

A los 18 se fue a recorrer mundo y se convirtió en periodista, sus artículos de viaje y relatos han aparecido en The New York Review of Books y The Oprah Magazine,pero no se lanzó a escribir libros hasta que le sacudió una experiencia personal: a su hija adolescente le diagnosticaron trastorno bipolar, y todo su mundo cambió. Durante los quince días de horror que pasó pidiendo permiso para poder verla mientras estaba ingresada en psiquiatría, se dio cuenta de que no tenía ninguna referencia, ningún libro que contara su situación, y decidió escribirlo. Hacia el amanecer (Seix Barral), segundo en el ranking de los mejores libros del 2008 según Amazon, se va a llevar al cine.

martes, 17 de marzo de 2009

Aprender sin miedo

Como comenté en la entrada de Ayuda para los terapéutas, la PNL es una de las herramientas que puede servir tanto a nivel personal como profesional.

Hay diferentes formas de comunicación, no solo la verbal y la observación a nivel corporal, como comenta John Grinder en lo mucho que nos indican los movimientos de los ojos es muy interesante.

John Grinder, cocreador y pionero de la programación neurolingüística (PNL) desde 1976
"Puede saber si le mienten por el movimiento de los ojos"
LLUÍS AMIGUET - 17/03/2009
La Contra-La Vanguardia

No voy ni a presentarme a mí mismo ni a darle ningún dato personal, porque, al revelarle mi pasado y mis creencias, las pondría entre lo que digo y los lectores, y lo connotarían y condicionarían: pasaría como cuando señalas una puesta de sol maravillosa y sólo ven tu dedo

Nuestra cultura prescinde del subconsciente...

Ignora medio cerebro.

Porque nos educan sólo para ser útiles en el sistema productivo y, sinceramente, creo que, como humanos, somos capaces de muchas más cosas...

... Que se consideran secundarias.

Pagamos un precio por esa miopía: perdemos capacidad de aprendizaje y de conexión interpersonal y sufrimos ansiedades paralizantes y disfunciones frustrantes.

La razón no se entiende con la otra mitad de la mente, pero tampoco sin ella.

No es que el subconsciente no tenga lógica; tiene sus reglas, pero no son las mismas de la razón y tampoco necesitamos saberlas para beneficiarnos de todo su potencial.

¿Y eso es lo que aprovecha la PNL?

La programación neurolingüística la creamos Richard Bandler y yo en 1976 a partir de los grandes descubrimientos de la neurología y la lingüística de los setenta.

Década pionera para la neurociencia.

Aprendimos de Bateson, Beethoven del pensamiento; Pearls, el creador de la Gestalt; Satir, avanzada de la terapia familiar, y Erickson, maestro de la metáfora y experto en conseguir respuestas del subconsciente.

¿Para qué sirve la PNL?

Tratamos de explicar cómo los humanos conseguimos estados mentales en los que realizamos nuestros objetivos.

¿Alguna técnica específica?

Tal vez la más popular es la de las pautas del movimiento ocular: si ahora mis ojos van hacia mi izquierda es que estoy recordando, ergo diciendo la verdad; si hacia mi derecha, es que estoy creando imágenes, ergo podría estar mintiendo.

Para mentir, mejor llevar gafas de sol.

Su movimiento ocular delata la tarea mental que está haciendo: creando una imagen (sus ojos se mueven arriba y a su derecha); recordando una imagen (arriba izquierda); creando sonidos (centro derecha); recordando sonidos (centro izquierda); reviviendo emociones (abajo izquierda); y hablando consigo mismo (abajo derecha).

¿Cómo enseña usted a aprender?

¿Acaso los niños se preocupan por la gramática? Y sin embargo aprenden a hablar más rápido que los estudiantes de idiomas que se esfuerzan en racionalizar y memorizar las reglas gramaticales de los adultos.

Aquí se estudia, pero no se habla inglés.

Porque aprenden inglés, pero no a hablar. Otra manera habitual de no aprender un idioma es concentrarse sólo en la traducción y obsesionarse con no cometer errores.

¿Es mejor equivocarse?

Para aprender, debe suspender el juicio y poner en ello toda la mente y no sólo la razón.

¿Suspender el juicio es hacer bobadas?

Al contrario. Ser capaz de no razonar automáticamente ante un problema requiere concentración, entrenamiento y sabiduría. Nos han hecho creer que el aprendizaje es fruto siempre del raciocinio, pero nuestra capacidad más importante - hablar-la aprendemos sin razonar: simplemente imitando.

Los primates aprendemos copiando.

Si pudiera aprender a pintar con Picasso o a tocar con Mozart, ¿trataría usted de deconstruir sesudamente su obra? Si los imitara sin racionalizarlos, aprendería más rápido.

Si pienso en cómo ando, me caigo.

Los niños cometen errores, pero sin ser conscientes de ellos, por eso sin tener profesores de idiomas acaban hablando bien. En cambio, el adulto es demasiado consciente de sus faltas y su temor a cometerlas paraliza a menudo su capacidad de aprender.

¿Su consejo?

Debe acceder a un estado mental en el que adquiera la flexibilidad natural del niño para escuchar y reproducir sonidos sin el miedo del adulto a equivocarse. Cuando lo logre, su voz interna le hablará su nueva lengua; con errores, sí, ¿y qué? Ya corregirá.

¿Una regresión para poder avanzar?

Una regresión en la que la nueva lengua se aprehende sin interferencia de la materna. Y ese estado de suspensión de conciencia también es útil para otros aprendizajes.

Por ejemplo...

A mí me aburre repetir lo que sé. Prefiero experimentar y equivocarme a repetir sin meter la pata, pero también sin aprender nada nuevo.

El error aquí tiene muy mala prensa.

La obsesión por no arriesgarse en el ensayo de lo nuevo es consecuencia de nuestra inseguridad, pero también al mismo tiempo la prolonga. Evita que avancemos. La repetición de lo sabido minimiza el error, pero también el aprendizaje.

Los banqueros parecían infalibles.

Cuanto más inseguro es un negocio en realidad, más necesitan los negociantes simular seguridad y predictibilidad. Y, sin embargo, a menudo avanzar en zigzag de forma inesperada es el mejor modo de llegar lejos.

Los experimentos, con gaseosa: dicen.

A los empresarios convencionales les provoca pánico, no ya equivocarse, sino simplemente la posibilidad de que alguien crea que pueden equivocarse. Están paralizados por la necesidad de simular que tienen todo bajo control.

¿Cómo aprender sin miedo al error?

Cualquier ansiedad aumenta si no la confrontamos, pero se desvanece en cuanto le plantamos cara. Es como un fantasma imaginario que crece y crece hasta que te atreves a quitarle la sábana y, ¡zas!, resulta que debajo sólo había un ratoncito.




LA PNLiga

Pueden creer o dudar de la PNL, pero hace 33 años que forma a miles de personas en todo el planeta y proporciona ingresos - por qué no-a cientos de coachs.Grinder atraviesa continentes incansable - ahora llega a Barcelona-proclamando la no tan nueva, pero aún buena, verdad del código. Al punto, Carmen Bostic St Clair, celosa guardiana de las esencias PNL, me recuerda que lo han renovado juntos e insiste en posar junto al padre fundador. Y no oso contrariarla, porque es muy asertiva. Mientras, el angustiado presidente de un club de fútbol en apuros espera que acabemos La Contra para pedir ayuda PNL a Grinder para sus chicos. Me entero del fichaje por casualidad, así que no daré cifras.

lunes, 16 de marzo de 2009

Tolerancia

En el Parc Natural del Montseny se pueden encontrar diversos tipos de vegetación desde bosques mediterráneos a los típicos de centroeuropa.

Desde los encinares de las zonas bajas a los hayedos de zonas medias, más húmedas, por encima de los 1.000 metros de altura y también especies de ambientes subalpinos en las cumbres.

En el mes de marzo las hayas están todavía sin hojas y desde lejos, la masa boscosa que en el otoño era de coloración naranja y marronácea, ahora tiene tonalidades grises, ya que en sus ramas todavía no están las nuevas hojas verdes, sólo están sus brotes largos y delgados.



Si nos acercamos a las hayas podremos ver claramente sus raíces superficiales, extendiéndose por el bosque, impidiendo que otras plantas crezcan a su alrededor. Un fuerte viento puede arrancar un árbol con facilidad.


El haya es uno de los árboles de las Flores de Bach, Beech, que es el remedio:

Para aquellos que sienten la necesidad de ver y apreciar más el bien y la belleza en todo cuanto les rodea, de tal forma que aunque muchas cosas se presenten como erróneas, tengan la habilidad de ver lo bueno creciendo en sus seno. De este modo podrán ser más tolerantes, más aceptadores y más comprensivos frente a los diferentes caminos de cada persona, entendiendo que todas las cosas trabajan para su propia perfección final.
Los Doce Sanadores

Edward Bach



En el estado Beech negativo reinan la crítica y la intolerancia, buscando errores e imperfecciones en los demás, la falta de autoestima puede propiciarlo.

Su cualidad positiva es la tolerancia, aporta una visión de la belleza para poder ver lo hermoso en los otros, capacidad para poder aceptar otros patrones de comportamiento que no sean los propios.

Beech se encuentra en el grupo del exceso de interés por el bienestar ajeno, junto a Chicory, Vervain, Vine y Rock Water.

Una de las flores que se pueden contemplar ahora en el macizo del Montseny es la Violeta de pastor, en catalán y Violeta palentina en castellano, Viola bubanii Timbal-Lagr.

Fotos: Pilar Vidal Clavería

domingo, 15 de marzo de 2009

Morirse bien

La segunda conferencia de la II Jornada sobre el final de la vida, con el título ¿Hay un momento para morir?, tenía como respuesta un rotundo SI dado por la doctora Begoña Román, profesora de Filosofía de la Universidad de Barcelona.

Begoña Román transmite entusiasmo con sus palabras, explicó que iba a realizar una serie de reflexiones en voz alta ejerciendo el oficio de filósofo.

La sociedad occidental tiene la necesidad de replantearse el hecho de la muerte y darle a ésta una visión integral. Occidente ha convertido la muerte en un tabú, un nuevo tabú en sustitución del que antes era el del sexo. Occidente posterga continuamente, siempre está preocupado, y desató las sonrisas de los asistentes cuando dijo, le llaman porvenir, porque nunca viene. Negamos la incertidumbre.

El si rotundo al momento para morir iba acompañado de un morirse bien y a la primera, sin aferrarse, ni a regañadientes, también explicó que hay dos pacientes en el morirse, el que se va y el que se queda.

Definió a la muerte como la cosa cierta en la hora incierta y como a la más democrática de todas las cosas.

Planteó la muerte no como una batalla, ni una resignación trágica y derrotada, sino como un aceptar, diferente de un perder la esperanza, en paz y como uno quiera.

Somos seres para la vida con un último momento que es la muerte.

La oportunidad de las oportunidades es la vida.

Nos recordó que los niños están volcados en el presente, y que sus miedos son aprendidos, y que hemos de dejar que digan lo que quieren, si estar solos o acompañados, y tener en cuenta sus últimos deseos. Y pensar también en los hermanos que quedan, que lloren la pérdida, no olvidar, porque el paliativo de la muerte es el recuerdo, hablarlo en la escuela y con los amigos. Ir aceptando la pérdida.

Recordó a los profesionales la necesidad de revisar su filosofía de vida, su concepción de la vida y de la muerte ya que de como vivamos la vida viviremos la muerte.

Plaça Major de Vic
Foto: Pilar Vidal Clavería

sábado, 14 de marzo de 2009

Más vulnerabilidad

Al leer hoy la entrevista de la Contra, además del interés, pues las películas de Fernando Meirelles son excelentes, he encontrado puntos de similitud con la vulnerabilidad de la que nos habló Victòria Camps en su conferencia que he comentado en la entrada anterior, en cuanto a la vulnerabilidad del ser humano o la fragilidad de la civilización

Fernando Meirelles, director de cine: ´Ciudad de Dios´, ´El jardinero fiel´ y ´A ciegas´
"La barbarie está aconteciendo hoy, pero no queremos verla"

IMA SANCHÍS - 14/03/2009
La Contra-La Vanguardia

Tengo 53 años. Nací y vivo en São Paulo. Estoy casado y tengo dos hijos. Me licencié en Arquitectura, pero sólo he hecho mi casa. Hice muchos programas de televisión para el PT de Lula, que hoy me parece muy poco eficiente. Creo en que hay que hacerlo bien en esta vida

Su primera película versaba sobre el servicio doméstico.

Yo fui criado, como toda la clase media en Brasil, por esas mujeres que son como de la familia, con las que se tiene una gran intimidad porque conocen tus cajones y secretos pero con las que al mismo tiempo hay una gran distancia.

Luego se adentró en un mundo desconocido: Ciudad de Dios.

Sí, ocurre lo mismo que con el servicio doméstico, las favelas están integradas en nuestro paisaje pero excluidas de la sociedad. Yo las descubrí leyendo a Paulo Lins. Él me llevó a visitar Ciudad de Dios.

¿Le encañonaron?

Sí, en los primeros cinco minutos; así me adentré en ese mundo del que hasta entonces sólo sabía por los periódicos. Me mudé a Río de Janeiro, alquilé un espacio, hice casi mil entrevistas con niños de favelas, seleccionamos doscientas y, diariamente, durante siete meses, les di clases, un taller de actor.

¿Qué cambió en usted conocerlos?

Dejaron de ser un problema social y se convirtieron en personas.

¿Qué le sorprendió?

Que en las favelas no existe la familia organizada. La familia es una madre, una abuela y los niños. De los doscientos con que trabajé, sólo ocho tenían madre y padre. En sus relaciones reproducen lo que ven, no tienen en perspectiva una familia: entre chicos y chicas no hay afecto, es una relación de uso.

¿Cómo se relacionan con sus madres?

Adoran a sus madres: el sueño de la mayoría es trabajar para comprarle una casa mejor; es una sociedad totalmente matriarcal, lo contrario de la sociedad en la que yo vivo, y ya ve, en un mismo país.

Luego se enfrentó a otras favelas con El jardinero fiel.

Sí, en Kenia. A su lado, las favelas de Brasil son Beverly Hills: con agua, frigorífico, gas, electricidad, ducha y televisión por cable, que pinchan aquí y allí. Las favelas de Kibera, las de mayor extensión en Nairobi, donde viven 800.000 personas, son de barro, sin agua, váter ni electricidad.

¿Puntos comunes?

El sentimiento de pertenencia a una comunidad y lo que ello implica de colaboración.

En El jardinero fiel cuenta cómo las farmacéuticas experimentan con los pobres.

Durante muchos años, el Gobierno brasileño tuvo un gran conflicto con la industria farmacéutica porque quería bajar el precio de los medicamentos. Al final, en el 2000, el ministro de Salud consiguió que se promulgara una ley que permitía fabricar genéricos y creó una empresa para fabricarlos.

¿Investigó sobre el tema?

Contacté con las muchas organizaciones en el mundo que se dedican a denunciar cómo la industria farmacéutica utiliza a la población africana para testar medicamentos sin su conocimiento y con graves efectos secundarios. Una compañía norteamericana - a la que actualmente se está procesando-lo hizo en Nigeria, y es el caso de la película.

Y ahora nos cuenta cómo una epidemia deja ciego a un país.

Leí Ensayo sobre la ceguera en 1997 e intenté comprar los derechos, pero Saramago no quiso venderlos. Cinco años después, un productor canadiense me ofreció dirigirla.

¿Qué le interesó?

La primera idea que me golpeó fue la fragilidad de la civilización: todo parece muy estable, sólido, pero en un momento puede desmoronarse, como ha ocurrido con el sistema económico, que parecía perfecto. Es curiosa la incapacidad humana de ver el agujero que tiene ante sus ojos.

Algunos lo predijeron.

Sí, pero el sistema, la civilización, nunca rectifica hasta el desastre.

La barbarie está a un paso.

Está instalada, la vivimos. Si pensamos en Sudán, Etiopía, Angola, la barbarie está aconteciendo hoy, pero no queremos verla.

También está en cada uno de nosotros...

Sí, después de 6.000 años de civilización seguimos siendo animales muy primitivos. Ahora estamos hablando adecuadamente porque hemos desayunado y tenemos la comida asegurada, pero bajo presión afloraría esa parte de nosotros que creemos domesticada. Un simple incendio y nos pisaríamos unos a otros. Hay en nosotros un centro muy agresivo.

Podemos darnos el lujo de ser civilizados porque estamos confortablemente.

Sí; pese a ello, soy optimista, porque creo en la posibilidad de relacionarnos de otra manera, con más afecto.

¿Hace falta el desastre para descubrirlo?

El sufrimiento nos abre los ojos.

¿Es su caso?

Yo soy muy suertudo, he tenido una vida muy confortable y una familia muy amorosa; pero en el 2005, durante la promoción de El jardinero fiel,me entró una tristeza profunda y decidí no hacer más películas.

¿Pero qué le pasó?

No lo sé, una depresión, un desencanto con el mundo, toqué fondo; sin embargo, fue un periodo muy interesante. Entendí que yo era el administrador de mi vida, resolvía problemas, planificaba, pero no la vivía. Estaba disponible para mi familia, pero no la vivía con intensidad. Me apropié de mi vida gracias a aquel periodo de sufrimiento.
¿Qué percepción cambió?

El tiempo. Ahora, si estoy aquí con usted, estoy aquí con usted, consciente de que este momento es único.


"La barbarie está aconteciendo hoy, pero no queremos verla"

Cineasta reflexivo

Criado en la dictadura brasileña, este arquitecto de una sola casa empeñó su creatividad en renovar la televisión brasileña durante los años ochenta. Diez años después se pasó a la publicidad y su estudio se convirtió en el más importante de Brasil (cinco León de Cannes). Con su primera película, Ciudad de Dios (2002), adaptación del libro de Paulo Lins, ganó más de 25 premios y 4 nominaciones a los Oscar, incluida la categoría de mejor dirección. Su siguiente película, El jardinero fiel (2005), basada en el libro de John Le Carré, le valió un Oscar a la actriz inglesa Rachel Wisz. A ciegas está basada en la novela Ensayo sobre la ceguera,del Nobel José Saramago, y ofrece material de reflexión.

Finitud y Vulnerabilidad

Con una exposición de ponencias brillantes, asistí el pasado jueves, en la Universidad de Vic a la II Jornada sobre el final de la vida, "La muerte en los niños y los adolescentes".

La primera conferencia impartida por la doctora Victòria Camps, catedrática de Filosofía Moral y Política de la UAB, tenía por título Reflexión sobre la finitud humana.

En su exposición Victòria Camps transmitió al público asistente, profesionales del ámbito de la salud y de la educación, estudiantes y personas interesadas en el tema, una verdad incuestionable, la vida humana es vulnerable y finita.

La sociedad actual, hedonista, basada en el placer y la inmediatez, rechaza el hecho del sufrir más que el hecho de la muerte, esto nos ha llevado a una medicalización de todo, ante cualquier problema se reclama un medicamento y esto es un síntoma de este rechazo no tanto a la muerte como al sufrimiento. El sufrimiento no forma parte de la educación de la persona.

Con dos ejes fundamentales siguió la conferencia, con los progresos biomédicos, como primer eje y con la Ética aplicada a la finitud humana, como segundo.

Los progresos biomédicos, tienen un sentido positivo cuando su finalidad sea conseguir un bien material y moral, pero hoy en día lo que hay es innovación que no progreso, y surgen las preguntas ¿Es positivo vivir tantos años? ¿Prolongar la vida significa un progreso?

Las innovaciones hacen perder de vista la finitud de la vida humana, si todo es posible, todavía se hace más difícil la idea de la finitud.

Y también se desdibuja la idea de la vulnerabilidad.
Habló de los límites en una doble vertiente, límites en la investigación, que si no los tiene se va hacía una medicina no sostenible y sin techo y límites por parte de los pacientes.

Nos recordó la característica principal de los seres humanos, la dependencia, la vida humana comienza y acaba siendo dependiente, se ha de tener conciencia de esta dependencia.

En cuanto a la Ética, como Filosofía de la moral, no ha abordado suficientemente el tema de la finitud humana y de la vulnerabilidad.

El valor más aceptado en un estado de Derecho es la libertad, hay que saber diferenciar entre la libertad individual, el derecho a decidir y la autosuficiencia, el individuo no es auto suficiente, no podemos vivir sin los otros, somos sociales, el concepto de individualismo va en contra de la finitud y de la vulnerabilidad, siendo este individualismo un concepto propio más del mundo occidental, que del oriental.

El aceptar la muerte como necesaria y la preparación hacia la degradación de la vida humana son necesarios.

Es importante ir hacía una Ética que no huya de la realidad de la muerte y es básico la educación de las personas, hacía una realidad no siempre fácil, donde no existe la satisfacción de cualquier deseo.

Tomar conciencia, de una manera equilibrada y moderada en nuestras demandas.

Promover el coraje, el valor como virtudes y la fortaleza para enfrentarse con moderación al día a día buscando los recursos en cada uno de nosotros.

La figura de Epicuro y de los estoicos surgieron en varias ocasiones a lo largo de la exposición de la doctora Camps y también de la siguiente conferenciante la doctora Begoña Román.


La muerte es una quimera: porque mientras yo existo, no existe la muerte; y cuando existe la muerte, ya no existo yo.
Epicuro
de Samos (341 AC-270 AC)
Filósofo griego.



Plaça major de Vic
Foto: PIlar Vidal Clavería

jueves, 12 de marzo de 2009

El yo y el nosotros

Del yo y el nosotros he oído hablar mucho en pocos días, por algo será, el martes en la conferencia de Los niños y el duelo, Alejandro Rodríguez, nos hablaba del yo como algo ilusorio, inexistente, sino tenemos en cuenta el nosotros, hoy en La Contra este científico que no nos dice la edad, también relaciona el yo y el nosotros.

Zaven S. Khachaturian
, director del Lou Ruvo Brain Institute, de terapia neuronal

"Para investigar ya no hacen falta embriones humanos"
LLUÍS AMIGUET - 12/03/2009
La Contra-La Vanguardia


Mi edad es un número sin valor: yo estaré vivo mientras mi cerebro pueda crear. Mi madre y mi tía tuvieron alzheimer; yo, por ahora, no: investigo para saber por qué. Recluté a tres científicos que luego ganaron el Nobel. Colaboro con la Fundació Pasqual Maragall y Grupo SAR

Si aíslas a un animal, un ratoncito, de todo estímulo, su número de conexiones neuronales acaba siendo menor que el de los demás ratoncitos del grupo. Vive menos.

Vivir es compadrear.

Vivir es conectarse. Por eso los enfermos de alzheimer con una intensa vida relacional e intelectual resisten mejor la enfermedad y tardan más en contraerla.

Pero hay intelectuales de fuste y muy relacionados que contraen alzheimer.

Sabemos que si no hubieran tenido esa intensa vida social e intelectual lo hubieran sufrido antes y más intensamente.

¿Es cuestión de mala suerte genética?

Una mala suerte que tenemos todos, porque sólo un 10 por ciento de los humanos está a salvo de desarrollar la enfermedad. El caso más espectacular fue el de una mujer francesa que llegó a vivir... ¡122 años y con todas sus funciones cerebrales intactas!

¿Por qué ella sí y otros no?

Estamos investigando los porqués. Lo que sabemos es que la enfermedad comienza 20 años antes de que - entre los 60 y los 65 años-manifieste sus primeros síntomas.

¿Cuáles son?

Pérdida de memoria, cambios de personalidad, disminución de la competencia lingüística y cognitiva, irritación, confusión...

Una trágica cuesta abajo...

Al principio, no duermes bien y vas perdiendo todas tus funciones relacionales e intelectuales: tu memoria primero y con ella tu identidad, poco a poco, hasta que al final te quedas postrado y después encogido como un bebé en posición fetal...

...

... Y en la última fase pierdes el control de todo tu cuerpo, hasta que fallan los riñones, el hígado... Mi madre murió así.

Lo siento.

Antes, la mayoría de los enfermos no vivía lo suficiente para llegar hasta ese final, pero el progreso médico ha comportado, paradójicamente, que quien manifiesta los síntomas a los 60 tiene 40 años de degradación mental y física por delante, que su familia acaba sufriendo con él.

A veces, literalmente, enferman juntos.

Es muy posible, porque a los 65 años sufre alzheimer el 5 por ciento de la población; a los 75, el 15; a los 85, el 40 y después se va incrementando el porcentaje hasta el 90 por ciento...

¿Le parece que Obama ha abierto una puerta al progreso científico?

Me temo que sólo ha sido un gesto de cara a la galería. En realidad, el descubrimiento de Yamanaka en el 2006 que demostró que se puede revertir células adultas a su estado embrionario acabó con la necesidad de embriones humanos para investigar.

Izpisúa lo explicó aquí no hace mucho.

Así que - propaganda aparte-,si Obama quiere hacer algo por la ciencia de verdad, que aumente el presupuesto para la investigación básica en restauración neuronal.

Sería la mejor partida presupuestaria.

Y por eso pido ahora una gran movilización social, médica y científica por la calidad de nuestra vejez: ¿no es esa la causa que más directamente nos afecta a todos?

... A los que tenemos cerebro, sí.

Pido un plan Kennedy, como el que llevó al hombre a la Luna, una década de movilización productiva, técnica y científica para aumentar la calidad de nuestra vejez.

No se me ocurre causa más noble.

Y la movilización surte efecto. Fui el primer científico en interesar a la administración en esa área y conseguí que el National Health Institute le dedicara un programa. Así, busqué investigadores y conseguimos tres premios Nobel, concedidos a Stanley B. Prusiner, Eric Kandel y Paul Greengard.

¿Hasta dónde ha llegado la ciencia?

En experimentos animales hemos podido revertir el proceso de degradación neuronal que caracteriza al alzheimer y a otras enfermedades neurodegenerativas. Todo parece indicar que también podríamos conseguirlo en los humanos.

¿Y mientras tanto?

Pongámosle cara y dignidad a la enfermedad. No dejemos a nadie solo frente a ella. El arquitecto Frank Gehry está diseñando nuestro edificio dedicado a la investigación neurológica. Me habló de Pasqual Maragall y me dijo: "Tienes que conocerlo", y así Pasqual vino a mi instituto en Las Vegas. Recuerdo que hablamos de música...

Pasqual Maragall es una fuente de energía renovable.

¡Sí! ¡Magnífica! Ahora recopilamos casuística de enorme importancia científica. Nos interesan casos de longevidad creativa.

Por ejemplo...

¿Por qué Picasso era un creador inmenso a los 70? ¿Y por qué Frank, mi amigo Gehry, tiene 85 y concibe edificios magníficos?

Oliveira dirige películas a los 100.

¿Y por qué a los 60, en cambio, hay otros cerebros que se dan por vencidos?

¿. ..?

Saberlo para mí sería como descubrir el secreto del arte: la suma de las partes de donde emana la belleza. Ahora sabemos analizar las partes en el cerebro, pero se nos escapa el todo, y en ese todo intuyo que se encuentran los grandes secretos que nos permitirán avanzar como especie.

Pues adelante.

... Es más importante que cualquier otro descubrimiento: saber cómo funciona la mente humana, porque allí está todo.


Del yo al nosotros

No podemos evitar que en la lotería genética nos toque el gen defectuoso de una terrible enfermedad degenerativa, pero sí podemos decidir cómo nos enfrentamos a ella. Si esa dolencia ataca nuestras conexiones neuronales, explica Khachaturian, hasta dejarnos sin yo, la única posibilidad de preservar nuestra dignidad está en el nosotros: sólo las conexiones comunitarias de la solidaridad y el cariño pueden reemplazar en cada enfermo a las sinapsis neuronales dañadas. Pero también sólo esas redes de justicia distributiva y prosperidad pueden dotar a la ciencia de los recursos que evitarían que nuestra vejez acabe convertida en una agonía cada vez más prolongada.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...