jueves, 30 de septiembre de 2010

Ejercicio

En uno de sus cursos en Barcelona, Claudia Stern, nos comentó que comprobáramos entre nuestras esencias florales, cuál de ellas había sido menos utilizada, porque eso nos daría pistas sobre necesidades propias que en ocasiones no sabemos, queremos o podemos ver.

Hoy como ejercicio personal, un poco para el descubrirse, de la entrada de ayer, me he dedicado a buscar en la lista de temas de este blog, cuál de las Flores de Bach tiene menos entradas.

Y que tengan una única entrada he encontrado a las tres siguientes:

Elm, que nos permite pasar del desbordamiento a saber establecer prioridades.

Mustard, que nos ayuda a pasar de la tristeza inmensa, la desesperación, a un emerger a la vida.

Gorse, que ante la claudicación y la rendición nos permite recuperar la esperanza.

Myanmar, agosto 2007
Kyaikhiyo, roca de oro
Foto: Pilar Vidal Clavería


Elm es un remedio que utilizamos cuando el estrés, entendido como tensión, afecta a nuestras actividades diarias y no estamos en condiciones de diferenciar lo prioritario de lo supérfluo, aporta humildad y conocimiento de nuestros propios límites.

Mustard es el remedio que ayuda a que la tristeza no invada nuestra conciencia, una tristeza que nos impide disfrutar de la vida.

Gorse, devuelve la esperanza, aunque una situación esté sin salida, nos puede ayudar a conseguir una nueva visión sobre ella, en situaciones duras de la vida, nos ayuda a pasar de la resignación a la aceptación.

miércoles, 29 de septiembre de 2010

Descubrirse

Toma conciencia de ti mismo.
Aprende a descubrirte.
Sea cual sea la extensión de tus conocimientos,
si no te conoces a ti mismo, no conocerás nada del mundo.
Reflexiona sobre eso.

Maestro Shosan

Myanmar, agosto 2007
Puente de teka en U-Bein, lago Taungthaman
Foto:Pilar Vidal Clavería

En el libro de Christophe André, Los estados de ánimo, el aprendizaje de la serenidad, encontramos una clara diferenciación entre cavilación y reflexión.

La cavilación busca errores, culpables, la reflexión soluciones.

La cavilación magnifica un problema, la reflexión lo relativiza, le da la importancia que tiene, sin aumentarla.

La cavilación juzga, la reflexión comprende.

La cavilación insiste en el ¿por qué?, la reflexión se dirige al futuro ¿qué puedo hacer?

La cavilación se centra en el problema, la reflexión se centra en su solución o reparación

Las Flores de Bach nos pueden ayudar a salir de las cavilaciones y la flor que podemos considerar más emblemática de ello es White Chestnut.

Para entrar en ese punto de reflexión de la toma de conciencia de uno mismo, conocer las Flores de Bach, llevarlas de las mano, serán una buena guia y herramienta de conocimiento personal en nuestro camino.

martes, 28 de septiembre de 2010

Tristeza

No puedes impedir que los pájaros de la tristeza sobrevuelen tu cabeza, pero puedes impedirles que hagan su nido entre tus cabellos

Proverbio chino

Myanmar, agosto 2007
Puente de teka en U-Bein, lago Taungthaman
Foto: Pilar Vidal Clavería

Algunas de las Flores de Bach que nos pueden ayudar a impedir ese nido entre nuestros cabellos, puede ser:

White Chestnut, nos ayudará a reconocer los síntomas de la cavilación, sacará de su atolladero a una mente siempre absorta en preocupaciones, salir de ese rumiar de manera repetida y estéril, para dejar de dar vueltas a las causas de los problemas y buscar remedios.

Rock Water, para aceptarnos en la imperfección, dejar de querer controlarlo todo, aprender de los fracasos.

Walnut, para pasar a la acción, para movernos, aunque sea con pequeños gestos cotidianos




lunes, 27 de septiembre de 2010

Corazón

Si hablamos de las Flores de Bach a un nivel espiritual, de una evolución espiritual con la toma de los remedios, el amor es la virtud que desarrolla la toma de Chicory.

Sobre el amor podemos leer en la entrevista de hoy en La Vanguardia con motivo de la presentación del nuevo libro de Álex Rovira y Francesc Miralles.

"El amor no existe para hacernos felices sino para mostrarnos cuánto podemos resistir"

Álex Rovira y Frances Miralles colaboran de nuevo en la fábula "Un corazón lleno de estrellas" en la que hablan de las diferentes dimensiones del amor

Albert Domènech| Barcelona | 27/09/2010 | La Vanguardia |

Álex Rovira y Francesc Miralles vuelven a colaborar juntos tras el éxito que obtuvieron con el libro El laberinto de la felicidad y lo hacen ahora en la fábula Un corazón lleno de estrellas, una historia esperanzadora que analiza el poder ilimitado del amor. El Eros es el protagonista de un relato protagonizado por un niño huérfano que luchará para salvarle la vida a su compañera, guiado por los consejos de una sabia anciana. El pequeño tiene que localizar a nueve personas y confeccionar con retales de su ropa un corazón. Pero para que éste funcione necesita encontrar el secreto del amor ilimitado, que se esconde en lo más profundo de su alma. El libro describe diferentes dimensiones del amor y retrata al héroe desconocido que según los autores todos llevamos dentro y que despierta gracias al amor. Para Rovira y Miralles, amar significa cuidar, respetar y expresar. Tres verbos que condensan la esencia de una historia con la que pretenden dar 360 grados al trillado tridente Eros, Filia y Ágape.

-Un corazón lleno de estrellas es un libro que tiene como punto de mira al amor. ¿Qué creen que han aportado ustedes con este trabajo a todo lo que se lleva diciendo desde hace siglos sobre el arte de saber amar?

-Álex Rovira: Este verano leía el libro Quemar los días de James Salter, y es una novela fantástica sobre el amor sexual, el amor erótico, el amor a los amigos. Está claro que nuestro libro no es ninguna novela, porque parte de una fábula y es un registro mucho más breve, pero sí que nos hacía gracia hacer una reflexión amable sobre esto que llamamos amor, que es Eros, Filia y Ágape, pero también sobre los sujetos del amor, como pueden ser la cultura, la amistad, la naturaleza. Una reflexión sobre los diferentes grados del amor y de una manera más explícita dándole un formato, no infantil, pero casi. Esta sería la principal diferencia que creo que hemos aportado, el amor es esencialmente cuidar, es expresarlo, pero hay infinitos objetos de amor que nos rodean y de los que muchas veces no somos conscientes.

-¿Qué papel creen que tiene el amor en la consecución de nuestra felicidad personal?

-Francesc Miralles: Todo, si observamos a las personas, veremos que las personas que tienen un carácter más agrio o amargo, suelen ser personas que no tienen una buena relación de pareja y que no tienen muchos amigos. El ser humano es esencialmente social, y necesita tener buenas relaciones y tener vínculos a su lado. Como decía el poeta John Donne el amor es muy importante porque las personas que lo saben dar y recibir, son las más equilibradas que hay.

-¿Nos cuesta más que antes dar y recibir amor y conseguir ese equilibrio del que me hablan?

-A.R: Creo que la intimidad es la asignatura pendiente del ser humano pero históricamente, ya que nos construimos con una dialéctica entre el amor y el miedo, es decir, en la medida en la que te amo y me muestro vulnerable, me puedes hacer daño, así que me cierro. Esto pasa ahora y siempre. A mí más que la felicidad me gusta la alegría, es un concepto más desnudo. Las personas que viven la vida con alegría y de forma consciente saben que la felicidad consiste en hacer felices a los demás y esto implica una apertura que muchas veces es complicado. Probablemente por ello, y quizás hago una extrapolación que no es correcta, el máximo anhelo que tenemos los seres humanos es el de amar y sabernos queridos. En definitiva nos pasamos la vida buscando esto, ya sea a través del reconocimiento de nuestro trabajo, de la búsqueda de la ternura y de la caricia de la persona que amamos, del hijo, o el abrazo de un amigo. La historia de la humanidad se define por una dialéctica entre la adrenalina y la oxitocina, la hormona de la defensa y del miedo, y la de la felicidad y la apertura.

-Hay un momento en el libro en el que uno de los personajes pronuncia estas palabras: "El amor no existe para hacernos felices sino para mostrarnos cuánto podemos resistir". ¿Puede ser este otro de los grandes errores de la humanidad?

-A.R: Es una frase totalmente cierta. Pienso que el amor nos moviliza para que seamos felices pero también te das cuenta de lo que amas cuando tienes capacidad de longanimidad, es decir, de reiterar en la adversidad. Quieres estar con aquella persona, hay mil dificultades, y no puedes, pero la quieres, y estás ahí. De repente tomas conciencia de lo que eres capaz de resistir por amor, y no lo haces desde el sentimiento placentero, sino desde la adversidad, y es cuando te das cuenta de lo que da sentido a la vida. Viktor Frankl decía, ¿usted por qué no se suicida? Porque hay alguien a quien amo. Y esto es maravilloso, aunque nos lo han vendido mal, es como si el amor y la tristeza fuera antónimos, y no es así. Son agregados emocionales, todo está vinculado. Cuánto más quiero, más potencial tengo de odiar al objeto amoroso y a la vez de sentir tristeza. Cuando constatas esta intensidad tomas conciencia de que eres capaz de resistir profundamente gracias al poder del amor.

-¿Ustedes creen en el amor ilimitado y, si es así, cuáles son las claves para cultivarlo?

-F.M: El amor es ilimitado dentro de lo que son los poderes de una persona. Las bases para cultivarlo son distintas según el tipo de amor, porque lo que hemos hecho en este libro es diseccionar las diferentes categorías del amor. Para resumirlo un poco creo que pasaría por abrir compuertas y dejar que los sentimientos salgan y entren, cultivar la empatía, ser capaz de ponerte en el mundo del otro y vivir sus problemas como si fueran tuyos, y con estas reglas generales cualquier clase de amor será provechoso. El problema es cuando el amor se enquista y se vuelve una adicción, o una recriminación o un intercambio. El amor tiene que ser libre, sentido, y se tiene que dar por el solo hecho de que deseas agradecer algo, el amor es una forma de agradecimiento por la vida.

-A.R: Para mí el que sería el icono del amor ilimitado es el amor por los hijos. Yo a eso del amor incondicional no he llegado. Incluso con mi pareja que la quiero mucho hago un balance emocional, es decir, qué doy, qué recibo. Pero con los hijos, y especialmente cuando son pequeños, no te planteas dar la vida por ellos o darlo todo para que no sufran. Es algo instintivo, a lo mejor la genética es tan inteligente que nos ha programado para que el ágape, sea lo que hace que la especie sobreviva. En cuanto a la fórmula de cultivarlo entre los adultos, creo que el ejercicio más saludable y natural es la vocación de servicio, la voluntad de quererse dar al otro.

-Desgranan en su libro hasta diez dimensiones distintas del amor aunque uno llega a la conclusión de que la más importante es quererse a uno mismo…

-F.M: Sí, porque difícilmente una persona que se maltrata a ella misma tendrá las herramientas para poder valorar a los demás. Los demás son un espejo de lo que nosotros somos. La persona que es respetuosa consigo misma, con su cuerpo, con sus emociones, con su autoestima, está preparada para serlo con los demás. Las personas que hayan tenido una infancia especialmente dura o que tengan una falta de encaje con la realidad, tienen mucha dificultad para relacionarse con los otros porque no se entienden a sí mismos, y en consecuencia no entienden a los demás.

-Consideran también que hay una de esas dimensiones que es la que liga a todas las demás, la que reza que no sólo hay que dar amor, sino que también hay que expresarlo. ¿Vivimos una crisis de la comunicación sentimental?

-A.R: Pienso que hay muchos tópicos alrededor de este tema porque también podríamos decir que en la época victoriana la gente iba con unas represiones brutales o que por la moral católica ha habido una inhibición de la expresión y de la espontaneidad muy importante, los dogmas han hecho daño. Pienso que hay un contexto cultural, que hay unos medios de comunicación, pero que la tecnología no ha hecho tanto daño como se dice. Está claro que yo no me creo que haciendo un clic hagas un amigo, esto de Facebook es una gran falacia, es una perversión. Pienso que hay de todo, no te sabría marcar una tendencia, ¿qué piensas Francesc, vamos a mejor o a peor?

-F.M: Los cambios en los vehículos de comunicación han hecho que se multipliquen los contactos pero que pierdan intensidad. Hace unos cien años, una persona tenía tres o cuatro amigos y les tenía un seguimiento muy personal sobre los cambios que se producían en su vida, había una implicación personal en su vida. Hoy en día hay gente que te dice, tengo 350 amigos en el facebook, ¿pero qué sabes realmente de esas personas?

-Los protagonistas de su fábula son niños, uno de los cuales tiene que hacer un acto psicomágico para salvar la vida de su amiga. ¿Eso es algo que sólo puede hacerse con esa edad en la que uno es más inocente y puede creer que cualquier cosa es posible sin perder la esperanza?

-A.R: Sí, de alguna manera los niños manifiestan el espíritu libre sin condicionar la ingenuidad. Hay una frase de Andersen que citamos frecuentemente porque nos gusta mucho. Dice los que "los cuentos se escriben para que los niños se duerman y para que los adultos se despierten". Los niños ya están despiertos, en el sentido de que conectan con lo esencial, conectan con lo positivo y lo auténtico. Creo que perdemos la felicidad y la capacidad de amar en la medida que vamos matando al niño interior a base de desengaños de la vida y en la medida que el cinismo nos va corrompiendo. La inteligencia sin amor es especulación. Muchos adultos especulan con todo, pero no aman, porque han perdido el amor. Si queremos un mundo justo hay que poner la inteligencia al servicio del amor. Cuando lees en el libro lo que es capaz de hacer el niño protagonista no te lo cuestionas, es creíble, si lo hiciera un adulto pensaríamos que está chalado.

-Un niño que se va encontrando con diferentes personajes en su particular aventura y que le dan consejos vitales. No sé si estos serían esas "personas amarillas" a las que Albert Espinosa hacía referencia en su libro El mundo amarillo, gente que sin conocernos nos ayuda y aporta muchas cosas a nuestra aventurar de vivir…

-F.M: Sí, aunque este sea un relato largo, no deja de ser una novela en la que el protagonista va pasando una serie de pruebas y de cada una de ellas extrae alguna conclusión o algún aprendizaje. Es una alegoría de lo que pasa en la vida donde nos cruzamos con personas que son importantes y que si nos las encontramos es porque nos tenían que enseñar algo.

-Yo sé que para usted, Álex, este es un libro especialmente importante hasta el punto de que la historia nace a raíz de una vivencia personal a consecuencia de la enfermedad de su hija recién nacida y de las muestras de cariño que le brindaron desde Japón. ¿Qué ha aprendido durante todo este proceso?

-A.R: Este libro nació de una manera muy orgánica. Le comenté a Francesc la experiencia del osito de peluche que me regalaron desde Japón para mi hija y en esa misma conversación surgió la posibilidad de hacer un cuento aplicando la analogía de que cada recorte de ropa simbolizara un dimensión del amor. Todo libro que escribes no deja de ser una parte de alquimia de alguna circunstancia dura y dolorosa de la vida. En mi caso siempre ha sido así. Con Francesc tengo un amigo extraordinario con el que me lo paso muy bien escribiendo y en este libro confluye todo, siempre es un proceso fácil y orgánico.

-F.M: Sí, además es fácil escribir un libro con Álex porque cuando nosotros estamos hablando y el tema nos apasiona, él se conecta y lo ve todo muy claro. Te explica exactamente cada personaje que es lo que aporta, los mensajes, te lo da todo perfectamente trabajado.


Chicory
Foto: Pilar Vidal Clavería

domingo, 26 de septiembre de 2010

Otoño

La temperatura exterior ayer sábado a las ocho de la mañana era de cinco grados, bien abrigados salimos del refugio Prat d'Aguiló, que se encuentra a 2037 m, en dirección al Comabona, para esta vez lograr algo más que la aproximación que intentamos en el pasado mes de abril, cuando el camino estaba todavía nevado.

A primera hora de la mañana la luna, dos días después de la luna llena de libra, destacaba en el cielo.

Dos dias después de la luna llena de libra

Camino del Comabona se me ocurrio este juego de sombras, ¿será por qué estoy tomando Agrimony?

Sombras camino del Comabona

Una vez llegados al Pas dels Gosolans, paso que comunica la población de Gosol (Bergadà) con Martinet de Cerdanya (La Cerdanya), continuamos hacia las cimas.

Pas dels Gosolans

Primero encontramos el Pic d'Aguiló, 2487 m, después el Puig de la font Tordera de 2521 m y finalmente el Comabona de 2546 m

Pic d'Aguiló 2487 m

Puig de la font Tordera 2521 m

Comabona 2546 m

De nuevo en el Pas dels Gosolans continuamos por la carena pasando por diferentes cimas hasta llegar a la Punta Aguda de 2458 m y el Pas de la Roca Plana donde ya partía un camino empinado que decidimos no tomar y volver a nuestro punto original de partida el refugio de Prat d'Aguiló

Panorama Serra dels Cortils


¿Y las flores?, estamos ya en otoño y brillan por su ausencia, aunque ya cerca del refugio había unos pocos ejemplares de esta Genciana?

Gentiana ciliata

Fotos: Pilar Vidal Clavería



viernes, 24 de septiembre de 2010

Aniversario

El 24 de septiembre de 1936, el día que el doctor Edward Bach cumplía 50 años, realizó una lectura pública en el centro masónico de Wallingford, era un viernes a las ocho de la tarde, su título: La curación por las hierbas, para su uso en todos los hogares.

Wallingford, abril 2007

Para el doctor Bach el papel preventivo de sus remedios era fundamental y así lo reconocía en alguno de los apartados de su conferencia:

"Prevenir es mejor que curar, y estos remedios nos ayudarán maravillosamente a ponernos bien, a protegernos de los ataques de los agentes desagradables".

Wallingford, abril 2007

"Una vez más queremos confirmar lo siguiente, ya sea agotamiento, o un simple cansancio, cuando se trata de prevenir una enfermedad, corta o larga, el principio a aplicar es el mismo: tratar al paciente de acuerdo a su estado de ánimo, su carácter, la individualidad, y así nunca se podrán equivocar"

Wallingford, abril 2007

Uno de los remedios, que nos puede ayudar en ese papel preventivo de las Flores de Bach es White Chestnut, que nos apartará de la cavilación inutil, de la rumiación de pensamientos, de la preocupación.

En abril del 2007 cuando visité la ciudad de Wallingford, en los parques de la ciudad, los castaños de Indias, White Chestnut, estaban en su mejor momento de floración, a punto para poder preparar su esencia.

White Chestnut, Wallingford, abril 2007
Fotos: Pilar Vidal Clavería

martes, 21 de septiembre de 2010

Cambiando

Leyendo esta entrevista de hoy con Josep Maria Ferrer Arpí, más que provocación, veo toda una serie de buenas reflexiones para tener en cuenta y que relacionándolo con las Flores de Bach llevan directamente a Walnut, el remedio para adaptarnos a cualquier etapa de cambio.

Si finalmente tomamos la brillante opción del riesgo, aceptamos nuestra vulneralbilidad y caminamos con humildad, estaremos un poco más cerca de la felicidad, una felicidad consciente y enriquecedora, podremos llegar a hacer lo que nos guste y que nos guste lo que hacemos.

Clematis, puede ser el remedio de entre las Flores de Bach para ayudarnos a materializar los sueños.

Josep Maria Ferrer Arpí, motivador de innovadores
"Si algo funciona..., ¡conviene empezar a cambiarlo!"
VÍCTOR-M. AMELA - 21/09/2010- La Contra-La Vanguardia

Mi edad es mental: entre 40 y 50 años. Nací y vivo en Barcelona. Soy ingeniero y me he dedicado a la educación y a la divulgación científica. Vivo en pareja y tengo dos hijos y cuatro nietos. ¿Política? Estado propio para Catalunya, sin nacionalismo. La religión oficial es poder

Si algo funciona, mejor no cambiarlo, ¿no?

Todo lo contrario: si algo funciona, ¡cámbialo!

No parece sensato...

Lo insensato es dar algo por consolidado y asegurado: ¡lo único seguro es que se irá al garete!

No siempre.

Sí: ¡el éxito es tu enemigo principal! Si estás arriba..., el batacazo es lo próximo. ¡Seguro! Así que mejor controla tú el descenso… o te bajarán los otros.

Qué estrés.

El mundo cambia cada vez más rápido, así son las cosas: disponte para el cambio constante, y ningún problema.

¿Lo ha hecho así usted?

Cada dos o tres años he procurado innovar aquello que estuviera haciendo. Así lo hice en mi trabajo en programas de divulgación de TV3 y como director de innovación...

¿Conviene cuestionarlo todo siempre?

Subviértelo todo... y observa qué escenarios nuevos te abre eso: ¡conviene hacerlo al menos como ejercicio intelectual!

¿Cómo se hace?

Hay un montón de cosas que asumes como verdades. Juega a alterar esas asunciones, a autoprovocarte..., ¡y te saldrán ideas nuevas!

Probemos con esta asunción: "Trabajo para ganarme la vida".

Provócala, así: "No trabajaré para ganarme la vida". Si ganar dinero dejase de ser tu motivación, ¿cuál sería? ¿Divertirte? ¿Cambiar el mundo? ¿Qué te gustaría hacer? ¿Cómo cambiaría tu vida? ¡Plantéatelo, al menos!

En plena crisis... perturba pensar así.

Las crisis pasan. Y estas provocaciones pueden abrir alternativas. ¡Quizá te harías rico en cuanto dejases de guiarte por el dinero!

¿Como efecto colateral?

Si haces lo que te gusta, todo lo que derive es colateral ¡y bienvenido! Depende de ti.

Y de la realidad circundante.

¿La realidad? La realidad no existe. La realidad se construye con sueños.

Y los sueños, sueños son.

No: todo lo que ves alrededor, toda esta civilización, ¡es resultado de sueños! Sólo lo soñado puede acabar realizándose. ¡Sueña!

Otra asunción: "El trabajo requiere sacrificio!

¡Provócala!: "El trabajo es un placer que no requiere ningún sacrificio". ¿No merece la pena perseguir esto? La alternativa es dramática: ser infeliz la mayor parte de tu tiempo. No abandones jamás este sueño, lucha.

¿Qué otras asunciones provocaría?

"El trabajo condiciona la vida familiar", "El trabajo condiciona mi residencia"... Provoco: "Mi vida personal va por delante", "Mi residencia la fijo yo"... El modelo es el comisario Montalbano: le ofrecen cargos y sueldazo..., pero prefiere no cambiar por eso su pequeña ciudad, y se queda.

Póngame un ejemplo de una innovación cuando parecía innecesario innovar.

Nos llegó el CD y para mi generación significó que estaba solventado eternamente el soporte musical. Alguien innovó cuando parecía no hacer falta... y el mp3 ha acabado con el CD.

Otro.

¿Era sensato innovar una tradición de 500 años de circo, y hacerlo sin animales, y sin estrellas, y sin dirigirse a los niños, y musical y caro? ¡Ahí tiene el Cirque du Soleil!

¿Qué innovación introduciría en el deporte?

Que los equipos no representasen ciudades, regiones ni estados. ¡Nada de himnos, ni banderas, ni sentimientos patrióticos!

Lo tiene usted claro.

¿Por qué el mundo del deporte parece intocable? ¿Por qué hemos de ver a políticos en los palcos? ¿Son más ellos que yo? ¿Por qué asumimos que en el fútbol se insulte?

¿Y en el ámbito de la educación?

Reintroduciría el esfuerzo disciplinado.

¿Qué consejos daría usted a sus hijos?

A mis hijos ya les dije: "No os legaré ningún patrimonio material, lo gastaré todo antes de morir". ¡Trabajar para dejar patrimonio es una necedad!

¿No es lo suyo un egoísmo?

No, porque ¡es mejor que me tengan a mí que a mis cosas! Siendo niños los llevé de viaje a muchos sitios, con tienda de campaña, con poco dinero...: ¡eso es inolvidable! Une y forma. Yme lo recuerdan con cariño. Y si ahora pueden verme contento y satisfecho conmigo mismo, ¿no es este legado mucho mejor que todo patrimonio material?

¿No ahorra?

Mi padre decía: "Cuando me retire, haré esto, haré lo otro...". Y murió a los 64 años, uno antes de retirarse. El ahorro sólo beneficia a los bancos. Yo me lo gasto en viajes. La vida es una. Y corta. Y hay un modo de amplificarla: ¡leer, ver cine, ver teatro y viajar!

¿Cuál es su próximo viaje?

Sueño con una vuelta al mundo. Para certificar que es redondo, ja, ja... Y se puede viajar sin mucho dinero: ¡nunca he viajado tanto como cuando no tenía un duro, de joven!

¿Y cómo afronta un innovador esto de ir envejeciendo?

Se lo diré provocativamente: cuantos más años cumplo, ¡más joven soy! Porque el cuerpo sigue a la mente, y yo voy liberándola de ataduras, puñetas y miedos, y alimentándola con sueños: ¡lo mejor está aún por hacer, me digo cada día!

Picasso decía: "Hay que cumplir muchos años para llegar a ser joven".

Vamos a innovar: yo digo que soy un hombre joven al que le encanta cumplir años.

Provocación

"No creo en nada de lo que no pueda dudar", me confía Ferrer Arpí, sonriente ante la paradoja. Se hizo popular al frente de Joc de ciència, Més enllà del 2000 o Punt Omega, divulgativos de TV3 (luego fue director de innovación de la Corporació Catalana de Ràdio i Televisió). Ahora vuelve a reinventarse como asesor de innovación en Eada y motivador de innovadores (ferrerarpi@ gmail.com): Cómo innovar sin morir en el intento es el subtítulo de su libro Si funciona, cámbialo (Gestión 2000), que se echa la crisis a la espalda y aporta consejos para ser más creativo... y provocador: "Haces La Contra y ves que tiene éxito, ¡así que piensa ya en ir cambiándola!".

El Taj Mahal desde el rio Yamuna, agosto 2006
Foto: Pilar Vidal Clavería

lunes, 20 de septiembre de 2010

Hoy

El "ahora" es primordial
e incluye todo el universo cambiante e impermanente

Maestro Taisen Deshimaru

Prades, marzo 2010
Foto: Pilar Vidal Clavería

Dentro de las Flores de Bach, los remedios que más nos acercan al "ahora", los podemos encontrar en el Tercero de los epígrafes, dentro de la clasificación que dejó el doctor Bach, de Siete grupos o Epígrafes, aunque está bien recordar que hay una interrelación entre todos ellos y no es conveniente encasillarlos.

El doctor Bach incluyó en este grupo a los que no siente suficiente interés por sus circunstancias presentes: por agotamiento, por apatía, por estar anclados en el pasado, por vivir únicamente de sueños, por dar vueltas y más vueltas y no salir de esa espiral totalmente mental, por no aprender de nuestras experiencias cotidianas y repetir los mismos errores una y otra vez, porque nos invade una tristeza profunda, de la que no intuimos la salida....

Es cuestión de encontrar como subir la persiana....y la ayuda puede aparecer en alguno de estos remedios.

Los 38 remedios
La razón de cada uno de los siete epígrafes


III. Para los que no sienten suficiente interés por sus circunstancias presentes


Clematis
Honeysuckle
Wild Rose
Olive
White Chestnut
Mustard
Chestnut Bud

Los doce curadores y otros remedios
Edward Bach

domingo, 19 de septiembre de 2010

Puentes

Como en el juego de la oca, la excursión de hoy ha sido de puente a puente y tiro porque me pasa la corriente.

Aquí está el primero, después de llegar a Núria con el tren cremallera, cerca de la estación, seguimos el camino hacia el Pic de Eina, nos encontramos con este puente de piedra y seguimos montaña arriba por el camino paralelo al rieral d'Eina.


Puente en el Rieral d'Eina

La primera cumbre ha sido el Pic d'Eina de 2789 m

Cumbre del Pic d'Eina 2789 m

Y la segunda el Pic Noufonts, donde hemos disfrutado de este bello panorama

Pic de Noufonts 2861 m


Pic de Noufonts 2861 m


A estas alturas del verano quedan ya pocas flores, aunque he podido ver algunas de la Gentiana campestris.

Gentiana campestris

Para compensar la falta de flores he podido hacer fotografías de caballos pastando y de una marmota que asomaba la cabeza desde su nido.

Equus caballus

Marmota marmota

Y el segundo puente en el camino de vuelta a Núria

Puente en el Torrent de Noufonts

Fotos: Pilar Vidal Clavería

miércoles, 15 de septiembre de 2010

Conocerse IV

Después de revisar estos últimos días en las entradas del blog, Conocerse, Conocerse II y Conocerse III, la relación de los estados de ánimo con cada uno de los Doce Sanadores,vamos a ver hoy las tres últimas esencias que nos quedan por recordar.

El exceso de entusiamo, la impaciencia y el retraimiento y que podemos encontrar en su obra:
Los doce curadores y los cuatro ayudante, publicadas en castellano en el libro Obras completas del doctor Edward Bach presentadas por Julian Barnard.



Vervain/Entusiasmo

Para los fuertes de voluntad. Aquellos que poseen una mente muy fuerte y tienden a agotarse física y mentalmente. Se niegan a encajar una derrota y siguen luchando mucho tiempo después de que los demás hayan abandonado. Siguen su propio camino. Tienen ideas fijas y están muy seguros de saber qué es lo que está bien. Pueden negarse obstinadamente a recibir un tratamiento hasta que se les obliga a ello. Se dejan arrastrar por el entusiasmo y se causan a sí mismos mucho estrés. Tienden a ser demasiado serios y tensos en todas las cosas. La vida es para ellos algo penoso. Tienen sus propios puntos de vista y son intolerantes con las opiniones de los demás. No les gusta escuchar consejos. Con frecuencia tienen grandes ideales y ambiciones por el bien de la humanidad.

Impatiens/Impaciencia

Siempre y en todos los casos donde haya impaciencia. Impaciencia consigo mismo, deseo de apurar las cosas, de hacer las cosas rápidamente, queriendo hacer todo a la vez para volver a estar libre de nuevo. Impaciencia con los demás, irritabilidad por las pequeñeces, dificultad en refrenar el temperamento. No pueden esperar. Este estado es muy común y con frecuencia es un buen síntoma durante la convalecencia, y la tranquilidad que aporta este remedio acelera la recuperación. Impatiens es con frecuencia de gran valor en el caso de dolores intensos, en que se trata de aliviar el dolor y calmar al paciente.

Water Violet/Retraimiento

Con frecuencia estas personas tienen gran belleza física y espiritual. Son gentiles, tranquilos, muy refinados y cultos, controlan con maestría su destino y viven con serena determinación y seguridad. Les gusta estar solos. Cuando están enfermos pueden ser un poco orgullosos y distantes, esto repercute sobre ellos mismos. Incluso así son muy valientes y tratan de luchar solos y sin ayuda por salir adelante, para no ser un problema o una carga para los que les rodean. Son almas valerosas que parecen conocer su función en la vida y la cumplen con tranquila y serena voluntad. No es frecuente que establezcan fuertes vínculos, ni siquiera con los que les son más próximos. Soportan la adversidad y la enfermedad con calma, tranquilidad y valor, sin quejas.

Myanmar, agosto 2007
Foto: Pilar Vidal Clavería

martes, 14 de septiembre de 2010

Lectura

Lectura de final de verano: Nunca olvides que te quiero de Delphine Bertholon, aunque su título original en francés es Twist, decisiones comerciales supongo.

El dibujo de la portada de este libro en su edición en castellano, una cara de niña con mirada triste y su dedicatoria: Hacía tanto tiempo que no nos habiamos dicho nada, me invitó a su lectura.

Lo empecé el 9 de septiembre, la misma fecha que encabeza la primera de las cartas que escribe Léonore, la mamá de Madison Etchart, una niña secuestrada con once años.

Madison también escribe, su única vía de libertad y de esperanza, unos cuadernos donde describe su cautiverio.

Y la tercera persona que narra sus vivencias es Stanislas, el profesor de tenis de Madison y del que había recibido el mejor de los consejos: escribir es salvar la propia vida.

Una combinación pues de tres narraciones que me ha atrapado y que contiene buenas reflexiones sobre el poder de las palabras y de la escritura.

Conocerse III

Vamos a conocernos un poco más.

Cuando leemos las definiciones que nos dejó el doctor Bach de sus doce primeros remedios, hay ocasiones en las que nos reconocemos con facilidad, de esta flor necesito un litro hemos oído en alguna ocasión, sin embargo también es bueno identificar aquello que está oculto, aquellas frases que relacionamos con los demás y no con nosotros mismos.

Chicory / Desasosiego

Cuando están enfermas, estas personas se preocupan mucho por los demás: hijos, amigos, parientes; están ansiosas de que sufran demasiado calor, demasiado frío, de que no seán felices, no disfruten de la vida. Les pregutan constantemente cómo están y qué les gustaría hacer. Están muy ansiosos en sus esfuerzos por complacerles. Hacen muchas preguntas sobre sus deseos y sus necesidades. Este estado inhibe la paz y causa tensión al paciente. Algunas veces, los pacientes sienten pena de sí mismos; se sienten desatendidos y abandonados, y que nadie se preocupa por ellos. Con frecuencia, aunque estén enfermos, tienen buen aspecto; esto impide que las personas que los observan tengan compasión de ellos.

Cerato / Falta de confianza

Para las personas que se dejan influir fácilmente. Para los que no tienen confianza en sí mismas, dependen demasiado de los consejos ajenos, escuchando primero a uno y después a otros. Su propia carencia de estima personal hace que admiren y confien demasiado en cualquira que sostenga sólidos puntos de vista; esto les lleva fácilmente a meterse en dificultades. Cuando están enfermos están seguros de que un remedio les va a curar, hasta que oyen hablar de otro, corriendo de un tratamiento a otro de acuerdo al último consejo. Harán casi todo, tanto sea bueno como malo, si el argumento es suficientemente convincente. No confían en su propio juicio. En lugar de seguir su propios deseos y necesidades, la mayoría de las veces se orientan por lo que los otros piensan o les aconsejan. Las ideas y opiniones de los otros son demasiado importantes para ellos y les quita su propia personalidad. Siempre tienen alguna excusa para todo lo que hacen.

Gentian / Desaliento

Para los que están vacilantes o desalentados. Ven siempre el lado oscuro de la vida y son pesimistas en la convalecencia, cuando creen que la enfermedad se ha estancado. Realmente hacen las cosas bien, pero tienden a desalentarse y dudan de sus propios progresos. Este remedio es para los que sienten que las dificultades que se avecinan son demasiado grandes para superarlas, y pierden temporalmente el valor. En este estado, todo lo que necesitan es un poco de aliento, que este remedio les ofrecerá, ayudándoles a estar mejor.

Myanmar, agosto 2007
Foto: Pilar Vidal Clavería

lunes, 13 de septiembre de 2010

Conocerse II

Después de repasar en Conocerse a tres de las Flores de Bach y los estados de ánimo que manifiestan, vamos a continuar con otros tres remedios de las Flores de Bach, que corresponden a otros tres estados de ánimo.

Estados de ánimo, de los que hace una definición tan clara y precisa la entrevista publicada ayer en el blog, con Christophe André.

En esta ocasión tenemos a:

Agrimony / Tormento

Para mitigar a los que sufren tormento del cuerpo o la mente y llevarles la paz. A los inquietos, preocupados, ansiosos, atormentados. Para los que no tienen paz mental, ni descanso. Hay una pléyade de personas que padecen estos males y que con frecuencia ocultan sus tormentos con sonrisas y jovialidad. Son personas muy apreciadas y graciosas. Un gran número de ellas buscan refugio en el alcohol, o incluso en las drogas, como estimulantes que les ayudan a seguir funcionando. Hacen todo lo posible para no deprimir a los demás con sus problemas. Suelen bromear y no otorgar importancia a sus males, incluso en casos de enfermedad grave. Son personas valientes y Agrimony les prestará una gran ayuda.

Scleranthus / Indecisión

Para quienes son incapaces de decidir lo que quieren, primero les parece correcta una cosa y luego otra. Sus deseos, como sus síntomas corporales, desaparecen tan pronto han llegado. Si tienen fiebre, ésta fluctúa constantemente. Son indecisos e incapaces de decidir rápida y definitivamente, y sus decisiones cambian con rapidez. Inseguros en sus acciones, sufren mareos, se tambalean y sacuden en sus movimientos,caminan con inseguridad. Sus estados de ánimo cambian con rapidez, primero están alegres, luego deprimidos. En la conversación suelen saltar rápidamente de un tema a otro.

Clematis / Indiferencia

Para combatir todo tipo de somnolencia, sopor y apatía. Cuando el paciente pierde el interés y no hace ningún esfuerzo por ponerse bien. Parece indiferente a lo que le sucede: no tiene entusiasmo por nada. Sólo escucha la mitad de lo que se dice de él. Estas personas son con frecuencia soñadoras, retraidas, apáticas, viven en sus propios pensamientos; tal vez piensan demasiado en alguien que han perdido, o en sueños de ambición que no llegan a realizar. Parecen complacidos, no muy despiertos y felices en medio de sus sueños de ideales. Por lo general son tranquilos y amables, pero no encuentran suficiente alegría en la vida misma; no viven suficiente el presente. Son de este tipo los que se desmayan con frecuencia, siendo suficiente humedecerles los labios con el remedio para hacerles recuperar el sentido.

Myanmar, agosto 2007
Foto: Pilar Vidal Clavería

domingo, 12 de septiembre de 2010

Estados de ánimo

No había leído esta entrevista de La Contra en LaVanguardia de ayer y por suerte David, otro terapeuta floral, la ha incluido en su blog Gotas de armonía.

El doctor Bach definía 38 estados de ánimo diferentes y un remedio para cada uno de ellos, en la entrada de esta mañana, Conocerse, hemos podido repasar Centaury, Rock Rose y Mimulus.

La entrevista con Christophe André, también nos habla de los estados de ánimo como mezcla de emociones y de pensamientos.


Christophe André, médico psiquiatra y psicoterapeuta
"Nos apegamos a lo que debería ser en lugar de a lo que es"
IMA SANCHÍS - La Contra-LaVanguardia

Tengo 53 años. Nací en Montpellier y vivo en París. Casado, tengo tres hijas. Soy profesor universitario y psiquiatra en el hospital Sainte-Anne, especializado en el tratamiento de trastornos emocionales, ansiosos y depresivos. Soy de centroizquierda y cristiano budista

He visto una paloma muerta y me he puesto triste...

Ha recibido una información del exterior que le ha provocado un estado de ánimo, un clima mental.

Metamorfosis silenciosas.

Los estados de ánimo son emociones muy sutiles, pero definen nuestra vida emocional mucho más que las emociones fuertes, que radicalizan y simplifican nuestra percepción de los acontecimientos. Las emociones nos empujan a la acción, y los estados de animo, a la reflexión.

A veces no sabemos qué hacer con lo que sentimos...

Yo más bien diría que no sabemos exactamente qué sentimos y entonces caemos en la cavilación - darle vueltas incesantemente a lo que nos pasa-o la huida; pero cada vez que rechazamos sentir nuestros estados de ánimo, el problema persiste. Lo que hay que hacer es escucharlos, tienen un mensaje para nosotros. El análisis de los estados de ánimo nos vuelve más inteligentes.

Hay que saber hacerlo.

Primero aceptación y después acción, nunca reacción o negación. Aceptar nuestros dolores deja sitio a nuestras dichas, y volcarse (transitoriamente) en uno mismo permite volcarse hacia el futuro; pero aceptar la tristeza no significa sumirse en ella. Y hay que distinguir entre cavilar y reflexionar.

¿Cómo distinguirlo?

Las cavilaciones surgen de la pregunta ¿por qué?:¿por qué he tomado esa decisión?, ¿por qué me ha pasado a mí? La mejor pregunta para ver más claro es cómo:¿cómo hacer para que el problema no persista? Eso es reflexionar. El por qué es una pregunta intelectual, cómo es observación. Conocer cuál es mi experiencia cuando me siento mal trae lucidez para enfrentar el problema.

Los estados de ánimo pueden cambiar varias veces en un mismo día.

Lo deseable sería dar a cada estado de ánimo la respuesta que le corresponde, pero solemos dar a todos la misma respuesta. La herramienta adecuada es la introspección, detenerse y preguntarse qué estamos sintiendo, pero resulta difícil, muy difícil.

No me desanime, doctor.

Un recurso valioso es la meditación de plena consciencia, es decir: estar presente en la experiencia del momento que estamos viviendo, sin filtro, aceptando lo que llega; sin juicios de valor y sin expectativas.

¿Por qué pesan más los estados de animo negativos que los positivos?

Nuestro cerebro está cableado así, nos atrapa más lo malo que lo bueno. Cuando estamos en calma, frente al mar por ejemplo, no nos permitimos disfrutarlo, enseguida nos viene a la cabeza un pensamiento del tipo "debo..." o "hubiera tenido que...". En lugar de estar en el instante presente, vivimos en la anticipación o en el rumiar.

Hay situaciones y sentimientos ante los que no tenemos respuesta.

Hay que aceptar que el misterio existe, pero queremos tener respuestas para todo. La persona ansiosa es la que soporta mal la incertidumbre. La tendencia a la preocupación reposa sobre una intolerancia frente a la incertidumbre.

¿Preocuparse es cavilar sobre el futuro?

Así es. Estar preocupado es tener la mente repleta de problemas por adelantado, ocupada y nerviosa. Deja de haber espacio para otros estados de ánimo, como las pequeñas alegrías cotidianas.

¿Cómo regular la inquietud?

Entendiendo que no podemos controlarlo todo y que los problemas forman parte de la vida, aceptando la incertidumbre; pero preferimos llenar el inquietante vacío de la incertidumbre actuando o anticipando. Nos apegamos a lo que debería ser en lugar de a lo que es.

Enséñeme a facilitar los estados de animo positivos.

Sonría, sabemos que sonreír aumenta los estados de ánimo positivos. Y ante un problema, dé un paseo: en lugar de bloquear el estado de ánimo intelectualmente, muévalo físicamente y tome distancia. Moverse, hablar con otras personas y entrenarse en ejercicios de gratitud son remedios poderosos.

¿Cómo se entrena la gratitud?

Cada noche, piense en tres momentos agradables del día y dese cuenta de que casi siempre esos momentos se los debe a otras personas, al amigo con quien ha compartido la comida... O si ha estado feliz escuchando música, agradezca ese momento a aquel compositor que vivió hace tres siglos.

Brillante idea.

Pensar tu felicidad ligada a otras personas da más potencia a esa experiencia y más seguridad, nos da fuerza para luchar contra ese sentimiento de soledad existencial.

La dulzura es otra gran herramienta.

Cierto, solemos pensar que la dulzura, la amabilidad, el respeto por los otros, es bueno para los que lo reciben, pero todavía es mejor para quien lo da y es consciente de las consecuencias de sus actos.

La felicidad ¿se aprende?

Un 50%, sí. La felicidad es bienestar más conciencia. Se trata de convertir los pequeños momentos de bienestar en felicidad iluminándolos con la conciencia. Saber que la felicidad es efímera e intermitente, saber hallar dentro de la tristeza o la desdicha un momento para sonreír y asumir la imperfección nos predispone a la felicidad.

"Nos apegamos a lo que debería ser en lugar de a lo que es"

Siento, luego existo

Los estados de ánimo, esa mezcla sutil de emociones y pensamientos, nos acompañan en todo momento, sotto voce impulsan nuestros actos y nuestra relación con el mundo. André es un experto en ellos, y en su magnífico libro Los estados de ánimo. El aprendizaje de la serenidad (Kairós) los despliega ante nosotros y nos invita a escucharlos, aceptarlos, convertirlos en mentores de nuestra sabiduría, sobre todo si son incómodos. Me quedé clavada en la página 49, en una reflexión sencilla: "Nos irritamos cuando el calentador se estropea, pero no nos regocijamos por tener agua caliente todas las mañanas. Y no obstante, ¡deberíamos hacerlo a título de ejercicio de lucidez y felicidad!".

SONRIE
Detalle escultura fuente avenida Diagonal de Barcelona

AGRADECE
Detalle escultura fuente avenida Diagonal de Barcelona

OFRECE
Detalle
escultura fuente avenida Diagonal de Barcelona
Fotos: Pilar Vidal Clavería

Conocerse

El doctor Edward Bach publicó en 1933 su obra: Los doce curadores y los cuatro ayudantes, faltaban todavía 22 remedios para completar su sistema de 38 Flores de Bach.


Hoy podemos repasar tres de ellos: Centaury, Rock Rose y Mimulus

En el libro Obras completas del doctor Edward Bach presentadas por Julian Barnard encontramos:

"Estos remedios aportan un estado armonioso a todo nuestro ser y con frecuencia incluso una alegría vital, nos liberan de preocupaciones y ansiedades que previamente no conocíamos.

A continuación sigue una explicación más detallada de los estados de ánimo, junto con el nombre de los remedios correspondientes a cada uno de ellos.

Centaury/Debilidad

Da Fuerza. La debilidad después de la enfermedad: palidez, languidez, cansancio, falta de energía, laxitud, agotamiento. Falta de vitalidad. Para aquellos que desean la paz a cualquier precio. Incluso cuando están enfermos desean ayudar a los demás, y en sus esfuerzos se agotan y debilitan. La mente, con frecuencia, está alerta, pero el cuerpo es débil, demasiado débil para hacer muchos esfuerzos. Pacientes, sumisos y fáciles de engañar debido a su buen carácter.

Rock Rose/Desesperación

Éste es el remedio de los primeros auxilios. En casos de urgencia y peligro. Cuando los hechos son desesperados. En todos los casos de peligro de vida. Cuando el paciente está aterrorizaco o lleno de pánico. En los casos en los que se ha perdido toda esperanza. Cuando la mente está en peligro, ante la amenaza del suicidio, la locura o la crisis nerviosa, ante el miedo a la muerte o una depresión sin esperanzas.

Mimulus/Miedo

Para combatir todos los miedo: miedo a la enfermedad, miedo a los accidentes, a peligros desconocidos. Miedo a las personas, a los familiares, a los estraños, a las multitudes, a hablar o a ser interrogado, a estar solo. Miedo a la humedad, al frio, al calor, a la oscuridad, Miedo a las complicaciones de la enfermedad o a que ésta sea incurable."

Myanmar, agosto 2007
Foto: Pilar Vidal Clavería

sábado, 11 de septiembre de 2010

Médicos rurales

Este blog empezaba el mes de septiembre con una entrevista al médico rural Juan Gervas, hoy en El Periodico de Catalunya, encontramos una entrevista con Rosa Subirats, tambien médica rural

Gente corriente

Médica rural. La imagen romántica del médico de pueblo ha pasado a la historia gracias a los adelantos técnicos. ¿O no?

Rosa Subirats: "Ni el 061 ni un hospital resuelven las emociones"

Gemma Tramullas

Por la ventana de su consulta en el Centre d'Atenció Primària de Falset (Priorat) se divisan los viñedos abrasados por el sol. La gente de montaña vive hacia dentro; aquí las personas, sin hablar, ya se entienden. Más que recetas, esta médica de familia extiende gestos, silencios y consejos.

-¿Cuántos pacientes ha visto hoy?

-33.

-Y ahora, a desconectar.

-Pero con el móvil encendido. En los momentos de sufrimiento de las personas prefiero estar disponible. No sé en la ciudad, pero aquí no desconectamos nunca al cien por cien.

-Eso parece más propio de la imagen romántica del médico rural.

-Antes el médico estaba las 24 horas del día y la gente lo iba a buscar a todas horas. Cuando yo empecé, en los años 80, un personaje llamado El Penicilinas ponía inyecciones de penicilina a personas y animales. Todo esto ya casi no existe. Ahora tenemos el 061 y ambulancias medicalizadas. Nadie es imprescindible.

-¿Entonces?

-Tú conoces a las familias desde hace 20 años, sus valores, sus costumbres, sus sufrimientos. Es una putada que el día que la necesitas, la persona de tu confianza no esté.

-No habla de extender recetas.

-Estoy hablando del punto de vista emocional, no del farmacológico. Esto no lo resuelve el 061, ni un hospital, ni un CAP abierto las 24 horas. Y como el capellán no está…

-¿Por qué eligió estudiar medicina?

-Lo he pensado más de 40 veces y no lo sé. Yo soy hija de payeses. La naturaleza, el paisaje, el día a día del campo, la observación, todo eso es innato en mí. Mis principios me llevan a estar en contacto con la gente. Me gusta estar cerca.

-Y conoce a todo el mundo.

-Un pueblo es un mundo de contrastes, vienen todos, ricos y pobres. El mundo rural es generacional y el urbano, nuclear. Aquí tienes que conocer a los abuelos, a los hijos y a los nietos para saber qué persona tiene el rol del control en la familia, quién es el referente de los demás.

-Eso no se aprende en la facultad.

-He ido adaptando mis conocimientos para no meter la pata. Y a veces la respuesta no está en la medicina.

-¿Qué quiere decir?

-Una vez tuve una familia con un problema de drogadicción. En la casa vivían abuelos, padres e hijos. La abuela cuidaba de los nietos y el abuelo no pudo soportarlo y se fue a vivir al tros. Un día este viejecito, tan curvadito él, me trajo un platito de escalivada que él mismo había cultivado y guisado en el tros. Vino y me la dio. No dijo nada. Yo cerré la puerta y me eché a llorar. Con la escalivada me estaba pidiendo ayuda.

-Entiendo.

-Si no conoces a la familia, terminas recetando antidepresivos.

-¿Es que se recetan a la ligera?

-Yo le salgo barata al sistema. Tuve la suerte de trabajar con el doctor Vivancos, un gran clínico, y utilizo su método: ver, escuchar, palpar, explorar y deducir. Pero si el paciente se queda más tranquilo, le doy antidepresivos. Es perfectamente ético.

-¿Sus deducciones son infalibles?

-Nadie es Dios. Un día, a las diez de la mañana, pasé por un domicilio y no detecté nada grave en el paciente. A las seis de la tarde había muerto.

-Caray.

-¿Cómo se lee algo así? Pensaba que no era buena, porque no lo había podido deducir. A los dos días volví a la casa porque sentía que les debía una explicación. Pero ellos ya lo habían aceptado. La muerte es lo más humano que hay, lo más natural.

-¿Ya no la vive mal?

-No. Si un paciente mayor me pregunta «doctora, ¿cuánto me queda de vida?», yo le miro, le cojo la mano y permanezco en silencio, para que note la presión y sienta que le acompaño. Al cabo de unos minutos probablemente dirá: «Bueno, mañana volveré a venir». Un silencio compartido con amor puede ser la receta más inteligente.

-¿Y esto entra dentro de las funciones de un médico de familia?

-¡A veces me pregunto si no me estoy yendo a lo social y a lo psicológico! Pero es que la gente ya no va al médico para que le cure lo que tiene, sino por lo que pudiera ser. «Vengo porque no sea cosa que...», te dicen. Parece absurdo, pero necesitan que les aseguren que no les pasará nada.

-Eso no lo puede asegurar nadie.

-No. La gente te cuenta sensaciones íntimas, soledades, y es muy difícil distinguir entre lo banal y lo importante. Pero lo que te cuentan es un valor para ellos y en tus manos está interpretarlo.


Kyrgyzstan, junio 2009

Foto: Pilar Vidal Clavería

Espectáculo

Al ir a disfrutar del espectáculo de María Pagés yo le llamo pasar a la acción, moverse y emocionarse.

Después de leer la entrevista como comenté en la entrada del pasado 2 de septiembre, Emoción, ayer pude disfrutar de ver su actuación en directo.

En el Teatre Poliorama de Barcelona actuará hasta el próximo 19 de septiembre, "Audaz, innovadora y técnicamente asombrosa", son algunos de los comentarios que comparto del folleto informativo.

Y para los que estaís lejos este par de videos:



miércoles, 8 de septiembre de 2010

Avanzar

El paso siguiente a dar puede ser grande o pequeño, lo importante es avanzar, el doctor Bach nos dejó este escrito de Walnut.

Este remedio, Walnut, es el remedio de las etapas avanzadas: dentición, pubertad, cambio de vida.

También para las grandes decisiones tomadas durante la vida, como un cambio de religión, de ocupación, de país.

Es el remedio para un gran cambio. El remedio para los que han decidido dar un gran paso en la vida. La decisión de avanzar, de romper con los convencionalismos, de abandonar los viejos límites y restricciones y alcanzar una nueva y mejor vía, con frecuencia provoca sufrimientos físicos debidos a pesares triviales, leves quebrantos del corazón ante la ruptura de antiguas ataduras, antiguas asociaciones, antiguas ideas.

Este remedio sosegará y ayudará a eliminar las reacciones físicas bajo tales condiciones, ya sea este paso hacia delante de naturaleza física o mental.

Es el remedio que nos ayudará a pasar a través de todos estos estados sin pesares, sin recuerdos del pasado, sin temores por el futuro y por tanto nos evita los sufrimientos mentales y físicos que con frecuencia se asocia a tales hechos.

Es indudablemente un gran quebrantador de hechizos, tanto de hechos del pasado, en general llamados hereditarios, como circunstancias del presente.

Edward Bach

Puedes escoger cualquier día para avanzar

Mosaico Park Güell

También con pequeñas piezas se constituye un gran todo

Mosaico Park Güell

Y el sol brillará en tu camino

Mosaico Park Güell
Fotos: Pilar Vidal Clavería


lunes, 6 de septiembre de 2010

Roble con Clemátide

¿Qué simboliza la Tierra dentro de los cuatro elementos de la naturaleza: Agua, Aire, Tierra y Fuego?

La Tierra simboliza lo material, la concrección, lo material, lo sólido y el remedio dentro de las Flores de Bach que nos hará una mejor aportación, será Oak, el roble.

En ocasiones me siento muy cercana a este Oak, del que el doctor Bach nos dejará algunas peculiaridades, como su perseverancia, el ser de utillidad o el estar descontento consigo mismo si enferma.

Jordi Cañellas en su libro, las flores de Bach para la personalidad, define una serie de características como la resistencia, la voluntad, los altos ideales, que no les gusta mostrarse débiles, que buscan una aprobación inconsciente de las otras personas y que están en acción constante buscando ser el centro y convertirse en imprescindible.

En el esquema circular que dejó el doctor Bach y que vemos coloreado en la portada del libro de Jordi, el rojo de Oak acompaña a tres de los Doce Sanadores: Cerato, Clematis y Scleranthus, a los que ayudará con su aporte de tierra, haciendo que se materialicen sus excesos mentales.

En otro manual de consulta, el último libro de Ricardo Orozco, Flores de Bach, 38 Descripciones dinámicas,  encontramos características a nivel personal tipológico como su creencia en el "yo debería", en lugar de utilizar el "yo quiero", mucho más saludable y enriquecedor.

En el blog podemos encontrar dos historias relacionadas con el Roble, la primera escrita en 1934 por el doctor Bach, La historia del Roble albar y otro texto, del que desconozco el autor, que también nos habla de las cabilaciones de un roble.

Oak como uno de los Siete Ayudantes dentro de las 38 Flores de Bach, puede aparecer en nosotros como cronificación de uno de los Doce Sanadores, en esta fotografía las hojas de Oak, el roble, aparecen delante de las de Clematis, la Clemátide, a la izquierda de la fotografía, están tomadas en el Jardí de les Essències, ¿nos estará dejando pues la naturaleza el mensaje de que Oak es una de las cronificaciones del estado Clematis?

Hojas de Oak y hojas de Clematis
Foto: Pilar Vidal Clavería

domingo, 5 de septiembre de 2010

Paseo circular

Al parque natural de la montaña de Montserrat se puede acceder desde diferentes lugares.

Esta mañana hemos hecho un circuito circular desde el parking de Can Maçana, donde al dejar el coche, he encontrado muchas matas de Chicory, con las flores todavía sin abrirse al sol.

Chicory

Al principio del camino de la Roca foradada, la niebla ascendía y descendía por las montañas, y estos son los perfiles con los que nos encontrábamos, con niebla o sin ella.

La cadireta o el morro de gos

La cadireta o el morro de gos

Montañas de Montserrat camino de la Portella

Montañas de Montserrat camino de la Portella

Hemos llegado hasta la Portella, una canal entre las montañas, por la que felizmente he descendido sin dificultad.

Canal de la Portella

Nos hemos acercado hasta la ermita de Sant Pau el Vell de la Guàrdia, desde donde los restos de una de sus ventanas, ofrecía esta vista particular de la montaña.

Sant Pau el Vell de la Guàrdia

Y vuelta hasta el parking donde las flores de Chicory ahora si estaban bien extendidas al sol.

Chicory
Fotos: Pilar Vidal Clavería
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...