domingo, 22 de febrero de 2015

Mustard y las semillas de la mostaza

Este fin de semana el módulo del Máster de Counseling Intergrativo-Relacional de Duelo y Pérdidas, ha tratado de Espiritualidad y Duelo y ha sido magníficamente impartido por Clara Gomis.  Al final de la mañana de hoy Clara nos ha relatado una historia donde la aparición de las semillas de la mostaza, me han llevado al recuerdo de Mustard, la mostaza, una de las 38 Flores de Bach.

La definición que nos dejó Edward Bach para esta esencia es:

Para quienes están expuestos a temporadas de tristeza o, incluso desesperación, como si los cubriera una fría nube oscura que les ocultase la luz y la alegría de vivir. No se puede encontrar una razón o explicación para estos ataques. En estas condiciones es casi imposible mostrarse feliz o alegre.

Los doce curadores y otros remedios
E. Bach, 1936 


Palabras claves para decidir que Mustard puede colaborar en nuestro bienestar emocional son:

Tristeza y desánimo profundos, melancolía, desánimo, abatimiento, que pueden aparecer de repente sin una causa inmediata o aparente y que en cambio pueden tener relación con aspectos inconscientes o del pasado.

De la historia he encontrado esta versión que nos cuenta:

Hubo una vez una joven llamada Kisa (“flaca”) Gotami. Venía de una familia pobre que muy poco podría ofrecer como dote a un posible esposo. No obstante, encontró marido y él la llevó a vivir con su familia, la cual miraba a la mujer con desdén debido a la escasa dote que aportó.

Su familia política la trataba con severidad y la hacía trabajar demasiado, como si fuera una sirvienta sin salario. Con el tiempo tuvo un hijo y su vida cambió. El niño le trajo nuevas alegrías y, de pronto, los parientes de su marido empezaron a tratarla con más respeto. Lamentablemente, el niño se enfermó cuando aún estaba muy chico. Poco a poco se fue agravando y Kisa Gotami vio con desesperación cómo se le escapaba la vida. Murió a pesar de todos los esfuerzos de ella. Fue tanto su pesar que se puso histérica y se negaba a creer que ya había muerto. Se aferró al cuerpo del bebé y no dejaba que nadie se lo quitara. Sujetándolo con toda su fuerza recorrió la aldea entera, rogando a la gente que le diera una medicina para curarlo.

Algunos se burlaban de ella, mientras que otros se asombraban o se quedaban perplejos. No faltó quien trató de razonar con ella y le ofreció su amabilidad, buscando consolarla. Procuraron hacer que aceptara la muerte de su hijo, pero no les hacía caso. Lo único que quería era una medicina que mejorara la salud de su hijo. Por fin, alguien le sugirió que fuera a ver al Buda. Tenía la fama de estar dotado de toda clase de poderes y muy posiblemente él podría ayudarle. Con nuevas esperanzas corrió a buscarlo. Sucia y llorosa, al fin, se encontró ante su presencia. De un modo histérico le suplicó que le diera una medicina para su hijo.

El Buda miró con dulzura a Kisa Gotami y al difunto hijo que traía en sus brazos. “Sí”, le dijo, “puedo ayudarte, pero para hacer la medicina necesito que me traigas algo. Necesitamos una semilla de mostaza”. Fascinada, Kisa Gotami estaba a punto de correr a buscarla. En cualquier casa de la India había una vasija en la cocina donde se guardaban semillas de mostaza. Pronto tendría la medicina para su hijo. “Sólo que hay una condición”, siguió diciendo el Buda. “La semilla debe venir de un hogar donde nadie haya muerto”. Sin pensarlo más, la joven se puso en marcha llena de esperanza.

Llamó en la primera casa que se encontró y preguntó si le podían regalar una semilla de mostaza. La mujer que le abrió estaba dispuesta a ayudarle con gusto. Entonces, Kisa Gotami recordó las palabras del Buda y le preguntó a la señora: “¿Entre las personas que han habitado en esta casa ha muerto alguien ya?” “Apenas el mes pasado murió mi abuelo. Por favor, no traiga a mi memoria tan triste recuerdo”. De ese modo, Kisa Gotami anduvo de casa en casa y en todas partes encontró a personas que querían ayudarla con la mejor voluntad, pero siempre escuchó la misma historia. Aquí una esposa, allá un marido, un hermano o una hermana, una madre o un padre, un hijo o una hija. No había una casa que no estuviera familiarizada con la muerte. “Pocos son los que quedan vivos; muchos los que ya se han ido. No reavive nuestras congojas”. Así le dijeron una y otra vez.


Lentamente, Kisa Gotami se fue dando cuenta que a todos los visita la muerte y que ella no era la única que lamentaba una pérdida. Calmada y sobria, miró a la criatura que traía en los brazos y terminó por aceptar que la vida había abandonado su cuerpo. Lo llevó al terreno de cremación, se despidió de él y regresó a buscar al Buda.


El Buda le dio la bienvenida y le preguntó si había conseguido la semilla de mostaza que se requería para hacer la medicina. “Cumplí con la misión de buscar esa semilla de mostaza”, dijo ella. Luego le pidió que la aceptara como discípula y que le diera la ordenación, pues quería ser monja. Después, mientras meditaba en el bosque, Kisa Gotami alcanzó la perfecta liberación que viene con la iluminación. 


Mi agradecimiento a Clara Gomis por su presencia y la claridad de todas sus explicaciones

Fotografía: Pilar Vidal Clavería
Terapeuta floral 
Counseling integrativo-relacional de duelo y pérdidas

Las informaciones sobre les Flores de Bach que aparecen en los artículos de este blog son únicamente de carácter orientativo e informativo. Cada persona necesita un tratamiento individualizado, que debe ser prescrito por un terapeuta floral acreditado. 

1 comentario:

Montse Martínez Ruiz dijo...

¡Qué hermosa historia!
Un beso, Pilar.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...