martes, 11 de agosto de 2009

La frustración y las Flores de Bach

La frustración, es la dificultad que tenemos para aceptar que el resultado de nuestras acciones no sea el que tenemos previsto.

Delante de la frustración pueden aparecer estados de ánimo diferentes, desde la ira al desconcierto, ponernos nerviosos, enfadarnos o desanimarnos.

Es también interesante relacionar la frustración con el sentido de la perdida, ya que el no poder conseguir lo que queremos nos genera frustración.

Si se presentan dificultades para aceptar la frustración, hablamos de una baja tolerancia a la frustración.

Los niños que presentan alteraciones en la integración sensorial, ya sea por dificultades de coordinación motriz o niños que no saben jugar en juegos de grupo, pueden fácilmente tener asociada una baja tolerancia a la frustración.

Esta baja tolerancia a la frustración, se puede trabajar con algunas de las Flores de Bach, teniendo en cuenta cual es la reacción más habitual en los niños.

Agrimony y Water Violet

Son dos flores que favorecen la comunicación y la relación con los otros niños.

Vervain

Es el niño que quiere aplicar sus normas, creen que siempre tienen la razón, sus reacciones son muy exageradas.

Impatiens

Quieren las cosas rápidas y de forma inmediata, son niños muy impulsivos, acelerados y también irritables.

Gentian

Sentimiento de fracaso cuando las cosas no salen como tienen previstas.

Heather

No tolera las frustraciones

Vine

Quiere que todo salga como el quiere, no acepta nunca un no por respuesta, también genera muchas tensiones internas.

Cherry Plum

Cuando el niño no es capaz de controlarse cuando las cosas no salen como el quiere, puede presentar comportamientos agresivos, tensiones internas, gritar en lugar de hablar.

Holly

Cuando se enfada, se enrabia, está irritable.

Chestnut Bud

Para ayudarles a aprender de los errores.

Los hijos no han de ver en los "no" de los padres una frustración a sus deseos, sino un aprendizaje de pautas de conducta, de paciencia, de cumplir pactos, de saber esperar.

Si los niños se enfadan, les podemos decir que tiene derecho a enfadarse, que los padres también nos enfadamos, y que hemos de aprender a que no siempre se consigue lo que queremos y en el momento que queremos.

Los padres han de transmitir seguridad con afecto y ha de existir coherencia entre ambos progenitores.

Además de estas flores que he relacionado, utilizaremos las flores personales de cada niño, recordemos que cada niño tiene una personalidad, una manera ser y un comportamiento diferente, todos estos aspectos también se han de valorar para hacer una buena elección floral.

Niños en Kyrgyzstan


Las informaciones sobre les Flores de Bach que aparecen en los artículos de este blog son únicamente de carácter orientativo e informativo. Cada persona necesita un tratamiento individualizado, que debe ser prescrito por un terapeuta floral acreditado.  
Foto: Pilar Vidal Clavería 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...