jueves, 24 de febrero de 2011

Verde y el cuarto chacra

El cuarto chacra se localiza en el centro del esternón, junto al corazón y en la parte posterior, justo por detrás de la anterior, se le denomina el chacra del corazón.

Está relacionado con el timo como glándula asociada, con los pulmones, con el corazón, el pericardio, los brazos y las manos.

El cuarto chacra está stiuado en el punto medio entre los tres chacras inferiores y los tres superiores, el equilibrio es su finalidad, equilibrio en las relaciones con los demás y con uno mismo, compasión verdadera y aceptación de uno mismo, integración entre el mundo material y el mundo espiritual.

Con el segundo chacra hablabámos del agua, de su fluir, en el cuarto chacra hablamos del fluir del amor.

El sistema circulatorio es una forma a través de la que se manifiesta este chacra, el corazón transmite la sangre a través de todo el cuerpo, el chacra del corazón moviliza el amor a través de nuestras vidas, si cerramos este chacra el amor deja de fluir y de moverse, también se manifiesta a través del sistema inmunitario.

Las cualidades que nos aporta son el amor, el equilibrio, la capacidad de entregar, de dar y de recibir,  la compasión y el sentir, el sentimiento del amor ligado a la capacidad de experimenar sentimientos como la alegría, una alegría que podemos manifestar de diversas maneras y que sin duda la gratitud hacia la vida es una de ellas, una actitud de gratitud tan necesaria en procesos ante la enfermedad donde se asume el reto de vivir más que el de luchar contra la muerte.

Un amor que manifestaremos hacia los demás cuando seamos capaces de amarnos a nosotros mismos, amarnos desde la aceptación y el comprender, quien comprende no juzga, quien no juzga, perdona, quien es capaz de perdonar puede construir una red de relaciones donde el amor y la comprensión son actitudes con las que caminar por la vida.

El arquetipo positivo es el amante, un amante que ama incondicionalmente, que convierte en amor todo lo que toca.

El arquetipo negativo es el actor, actúa desde el amor condicional, critican lo que no encaja en sus estructuras y sus relaciones terminan porque no han sido capaces de conservar el amor en sus corazones, característica que vemos reflejadas en la definición de una de las Flores de Bach, Chicory

Para los que están muy atentos a las necesidades de los demás; tienden a cuidar excesivamente a los niños, a sus familiares, amigos, siempre encontrando algo que pueda ser rectificado. Están continuamente corrigiendo lo que consideran erróneo y disfrutan haciéndolo. Anhelan que aquellos por los cuales se preocupan permanezcan cerca de ellos.

Edward Bach



El cuarto chacra se denomina Anahata, su símbolo es una flor de loto de doce pétalos, un doce que vemos representado en las 12 horas del día, 12 meses de año, 12 meridianos de acupuntura, 12 colores del círculo cromático, 12 signos del zodiaco, 12 apóstoles, las 12 primeras  Flores de Bach y muchos otros.


El color del cuarto chacra es el verde, el color del centro del espectro cromático y que se encuentra entre los colores cálidos: rojo, naranja y amarillo (primer, segundo y tercer chacra) y los colores fríos: azules y violetas (quinto, sexto y séptimo chacras)



Hojas de arce japonés, Acer palmatum, octubre 2010



Ginkgo biloba, Parque Conmemorativo de la Paz de Hiroshima, octubre 2010



Hojas verdes de flores de loto, octubre 2010
Fotos: Pilar Vidal Clavería

A estas alturas de mi vida las casualidades han pasado a ser causalidades y sincronicidades, causalidad es que hoy esta entrada este dedicada, sin ninguna programación mental al cuarto chacra, el chacra del corazón, un corazón que voy a seguir cuidando, con las Flores de Bach y las muchas más herramientas que me acompañan en mi camino de aprendizaje y agradecimiento.

8 comentarios:

añil dijo...

Gracia Pilar por esta entrada. Es extraño ver que necesito quererme un poco más.

enric batiste dijo...

Cuida tu corazón, reequilibra,
da cobijo al amor que ta da vida...

Y un beso en esas hojas japonesas

Pilar Vidal Clavería dijo...

Tan importante el quererse como el querer, el pasar de la teoria a la acción, no es extraño el ver que necesitas quererte un poco más es cuestión de que llevemos a la práctica lo que ya sabemos, por supuesto que yo también me incluyo en lo que te estoy escribiendo.

Un abrazo Añil

Pilar Vidal Clavería dijo...

Cuidarnos y dejarnos cuidar, vivir la vida en el que a veces parece difícil equilibrio del dar y recibir.

Gracias Enric por tus palabras, un abrazo

Montse dijo...

¡Qué entrada tan interesante y tan llena de amor!
El verde es mi color favorito y ahora ya sé por qué, Pilar, porque amo la vida y que mejor fuente de vida que las plantas. Sin ellas no existiríamos en el planeta tierra, sin amor no hay nada por lo que vivir.
Mejor amar que ser amado, que albergar ese sentimiento ya es una gran labor y si nos amamos a nosotros mismos (tarea difícil, por cierto) es más fácil proyectarlo hacia los demás. Y si no lo conseguimos, por lo menos lo habremos intentado.

Un beso enorme (en verde, por supuesto) y buen día a todos!!

Pilar Vidal Clavería dijo...

Buen día Montse,

La preferencia por los colores nos indican también como nos sentimos, lo que necesitamos o lo que nos sobra, reflejan muchas veces nuestras carencias y nuestros excesos, cuando me decanto por el verde es una muestra de que me siento más equilibrada y mejor.

Que suerte tener tu compañía desde el verde en este blog, gracias y un abrazo.

Ernesto y Felisa dijo...

Gracias por toda esta información, con toda esa belleza intrínseca que lleva adherida.
Como me gusta leer tus descripciones sobre los chakras y los colores y la vida...
Las fotos del verde, se agradecen, aportan un fin muy sosegante y fresco al final de la entrada.
Beso
Felisa

Pilar Vidal Clavería dijo...

Chacras, colores y vida que buena combinación me has sugerido con tu agradable comentario, gracias Felisa

Besos en la calma del verde

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...