miércoles, 9 de noviembre de 2011

Vesubio

Toda y la aparente calma en los alrededores del cráter del Vesubio, me estremecí al verlo y sentirlo tan cercano.

El Vesubio es un volcán activo,  su última erupción fue en el año 1944 y la más conocida de sus erupciones es la del 24 de agosto del año 79 de nuestra era, que destruyó en su totalidad las localidades de Pompeya y Herculano.


Cráter del Vesubio, forma actual después de la erupción de 1944

El ascenso desde el parking donde llegan los transportes privados y públicos está a 1000 metros de altitud y desde allí sale un sendero,  protegido con unas vallas de madera, que llega como máximo a los 1200 metros, ya que el resto del camino hasta los 1270 metros de su altura máxima está prohibido a los turistas que accedemos para contemplarlo.

El aíre y la temperatura, no tan cálida como en la cercana Nápoles, daban todavía más sensación de frío y desolación.


Camino del cráter del Vesubio

En unos treinta minutos se llega a la cota de 1200 metros desde donde se divisan a la perfección los 360º del cráter, aunque únicamente se recorren unos 180º.


Cráter del Vesubio, forma actual después de la erupción de 1944

Cuando nos encontrabamos en este punto empezamos a ver las primeras fumarolas, mezcla de gases y vapores y que hacían bien patente la actividad del volcán.


Fumarolas en el Vesubio 


Fumarolas en el Vesubio 


De la última erupción, en el 1944, quedan visibles coladas de lava



Colada de lava de la erupción de 1944


Fotos: Pilar Vidal Clavería
noviembre 2011

2 comentarios:

Montse dijo...

¡Es impresionante!
Que envidia, Pilar, poder ver esa maravilla.

Besitos.

Pilar Vidal Clavería dijo...

Impresionan tantas cosas estando cerca de ese cráter, el color, el silencio, la profundidad, su aparente calma, el recuerdo...

Besitos Montse

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...