sábado, 5 de diciembre de 2015

Aprendiendo a estar presentes

Para aprender a estar presentes un buen ejercicio es diferenciar nuestras sensaciones de nuestras emociones y de nuestros pensamientos.

Las sensaciones son corporales, son impresiones producidas por algo y captadas por los sentidos, frío, calor, dolor, postura, respiración, tensión, estabilidad....

Las emociones o sentimientos, como alegría, enfado, tristeza, miedo, preocupación, angustía, culpa, agobio, frustración...

Nuestros pensamientos, son recuerdos, expectativas, fantasías, rumiaciones, tienen que ver con el pasado o con el futuro y nos desconectan del presente

Podemos aprender a practicar y observar las diferencias, dejándonos acompañar de la paciencia y amabilidad hacía nosotros mismos


Esta diferenciación es lo que denomina El triángulo de la atención Andrés Martín Asuero en su libro Plenamente, Mindfulness o el arte de estar presente, publicado el pasado mes de octubre por Editorial Planeta.


 ¿Cuales son tus sensaciones al contemplar una flor?

 
 ¿Cuales son tus emociones al contemplar una flor?


¿Cuales son tus pensamientos al contemplar una flor?

Fotografías: Pilar Vidal Clavería
Counseling integrativo-relacional de duelo y pérdidas
Terapeuta floral
Jardín de Aclimatación de la Orotava, Puerto de la Cruz, Tenerife, 2012


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...