lunes, 11 de octubre de 2010

Preguntas

Uno de los puntos en común en los talleres o seminarios a los que he asistido últimamente, es el de la necesidad de contacto con el otro, entendida esta necesidad, como de acompañamiento, ya sea con la mirada o con el abrazo.

Este texto que copio a continuación de Jorge Carvajal, me ha ayudado a entenderlo y lo comparto.

Por una parte está la necesidad de sentirse querido de ahí la importancia de sanar nuestras relaciones y por otro el que hagamos un cambio de actitud, ante preguntas que nos hacemos a lo largo de nuestra vida.

En cuanto a las relaciones nos dice en su libro Amor Vida y Medicina:

La calidad de las relaciones es tan definitiva, que el hecho de que los esposos se sientan queridos por sus mujeres es un factor protector que disminuye las complicaciones después de eventos coronarios. Sentirse querido, he ahí algo que incide en la supervivencia y la calidad de la vida. La gente que tiene una buena red de soporte afectivo se enferma menos y cuando se enferma afronta mucho mejor su enfermedad. Cuando alguien nos puede abrazar o acompañar en el dolor, cuando tenemos el campo amortiguador del amor, los mecanismos de adaptación movilizados por el médico interior siempre funcionan mejor.

En cuanto a ese cambio de actitud, la ayuda puede surgir en la respuesta a una pregunta que hace Jorge Carvajal en su libro:

En lugar de preguntarnos ¿qué espero yo de la vida?- actitud de pedir que nace del plexo solar-, nos preguntemos ¿qué espera la vida de nosotros? - actitud de servir que nace del corazón-. Cuando somos lo que somos por lo que a la vida le podemos dar y no por lo que podemos poseer y retener, tiene lugar un cambio fundamental en nuestra evolución: ascendemos a una humanidad cimentada en la mayor riqueza del hombre: su capacidad de dar. El cuarto centro o chacra cardíaco es el territorio de la comprensión amorosa, actitud desde la cual podemos sanar nuestras relaciones. Sanar las emociones y las relaciones es la clave para llenar la vida de sentido.

Si buscamos en el libro de Jordi Cañellas Las flores de Bach para la personalidad, Chacras, principios cósmicos y evolución espiritual, cúal de las flores de Bach ha relacionado con el Cuarto Chacra, nos encontramos a Chicory y que justamente, no por casualidad, lleva ligada a sus aspectos negativos el deseo de compañía, la autocompasión, el llamar la atención, mientras que su lección a aprender o virtud a desarrollar es la del Amor.

Chicory
Foto: Pilar Vidal Clavería

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...