viernes, 9 de octubre de 2009

Método de ebullición

Las Flores de Bach se elaboran mediante dos métodos, el Método Solar descubierto en mayo de 1930 y el Método de Ebullición con el que elaboró el doctor Bach sus últimos diecinueve remedios, a partir pues de Cherry Plum, descubierto a principios del mes de marzo de 1935, utilizó este nuevo método, con la única excepción de con White Chestnut, remedio que sí que preparó por el Método Solar.

¿Por qué el doctor Bach escogió este nuevo método para elaborar sus remedios florales?

No lo sabemos, aunque se pueden realizar especulaciones, como por ejemplo que cuando descubre Cherry Plum, mes de marzo, el tiempo no es muy estable en ese periodo del año y como nos comenta Nora Weeks el sol de primavera no tiene la fuerza que alcanza después.

Aunque una vez llegó el verano, continuó con este nuevo método de elaboración en su serie de Diecinueve últimos remedios, menos con White Chestnut, a los que también llamamos más espiritualizados.

El propio doctor Bach define el proceso como sigue:

Como va a describirse, los elementos fueron hervidos durante media hora en agua clara y pura.
El fluido filtrado fue vertido en las botellas hasta llenar la mitad del volumen y luego, cuando estuvo frío, se le añadió brandy del mismo modo que antes, para rellenarlo y conservarlo.

Se necesitan diversos utensilios como tijeras, una cacerola y una fuente de calor que puede ser un fogón de gas portátil. Buscaremos agua fresca de manantial y la pondremos en la cacerola hasta llenar unas tres cuartas partes.

En este caso se cortan las flores con unos quince centímetros de rama, con lo que tendremos, flores, yemas y hojas, recolectadas de varios árboles diferentes.

Se lleva a ebullición durante unos treinta minutos, se apaga y se deja enfriar.

El líquido resultante se filtra y lo pasamos a una botella de cristal oscuro, donde se pondrá este liquido y un volumen similar de brandy, con lo que así tendremos preparada la Tintura madre.

Nos explica Julian Barnard en su libro Forma y Función que únicamente estos dieciocho remedios florales se elaboran por este método de ebullición, ya que remedios de sistemas posteriores como pueden ser California o Bush se elaboran por el Método Solar.

Es interesante que también hacer constar Barnard en su obra que en el Método de ebullición, las flores utilizadas, a diferencia de las utilizadas en el Método Solar, se desintegran en el agua que hierve, al igual que los viejos patrones se rompen a medida que el cambio entra en nuestra vida.

Cherry Plum

3 comentarios:

Elvira dijo...

Yo he elaborado varios remedios mediante el método de ebullición. En algunos casos he hecho dos esencias florales de la misma planta: una al sol y otra hervida (por cierto, se hace a fuego lento, no con un hervor fuerte), para experimentar viendo las diferencias. Es interesante, pero ahora no está de moda el método de ebullición. No creo mucho en las modas, creo más en la experimentación, con la mente y los ojos bien abiertos, sin dejar que la teoría que más nos guste se interponga en la observación.

Un abrazo

Pilar Vidal Clavería dijo...

Gracias Elvira por compartir tu experiencia, no he preparado nunca ninguna esencia, es algo que tengo pendiente y que espero hacer algún día

Un abrazo

Elvira dijo...

Pues con esas excursiones maravillosas que haces, podrías preparar unas esencias increíbles. Te animo mucho a hacerlo. Se tiene una relación muy especial con las esencias que uno ha elaborado. :-)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...