martes, 10 de mayo de 2011

Visita a un lugar mágico

¿Llegó a imaginar en alguna ocasión el doctor Edward Bach que sus remedios llegarían y ocuparían parte de un maravilloso jardín en una localidad catalana?

Pues sí, gracias a Jordi Cañellas, la mayoría de las Flores de Bach comparten un lugar lleno de flores, árboles, agua y sin duda magia.

El Jardí de les essències es el espacio al que llegamos el pasado domingo un grupo de personas convocadas por Jordi, en la Tercera Jornada de Ramas Abiertas para poder disfrutar, sentir y aprender de su mano, con sus explicaciones, con su entusiasmo, su amor por la naturaleza y por todo lo que la rodea.


El Jardí de les Essències


Compartimos una magnífica mañana, seguimos sus pasos y sus siempre sabias palabras en un trayecto perfectamente señalizado que fuimos recorriendo y en el que iban apareciendo las Flores de Bach y muchas otras especies de árboles y plantas medicinales.

Sus explicaciones empezaron en torno al estudio de la Signatura en relación a Elm, la asimetría de sus hojas y el crecimimiento de sus ramas en un solo plano, entre otras peculiaridades de este remedio.



Jordi Cañellas junto a las hojas de Elm

Aunque muchos de los remedios no estaban todavía florecidos, sí lo estaba este bello ejemplar de Red Chestnut, con sus flores rojas de centros amarillos, unas flores que miran hacía arriba, hacia el futuro para transformar esos pensamientos angustiosos que sentimos por las personas que queremos.


Red Chestnut

Pudimos ver las verdes hojas dentadas con forma de corazón de Vine, el Ayudante para cuando nos dejamos dominar por el autoritarismo y la imposición.

  
Vine

Y estuvimos junto a las hojas temblorosas de Aspen, el remedio que utilizaremos si nos invaden los presagios y los miedos de origen desconocido.


Aspen

Nos mostró como los tallos de Cerato emergen desde los rizomas hacia todas las direcciones y sus hojas, con el borde ciliado,  que se van alternando indicando esa dispersión que caracteriza al estado negativo del remedio.


Cerato

Nos hizo ver cómo en un mismo espacio Clematis y Gorse se entrelazaban, ¿Cuantas veces no serán complementarias y compañeras ambas esencias en un tratamiento?


Gorse junto a Clematis

Y nos encontramos con las hojas y las piñas de Larch, un ejemplar resistente que crece con fuerza en el Jardí y que demuestra que sí que se puede y se atreve a conseguir lo que se proponga, porque es tan bueno y tan capaz como los que están a su alrededor.


Larch

Descendímos por unas escaleras a un estrato inferior del jardí y las flores rosas de Wild Rose nos enamoraron, establa ya con muchas flores  y ofrecía un acogedor espacio para la meditación.


Wild Rose

Todos seguíamos  atentamente las lecciones de Jordi y también hacíamos escapadas para fotografiar tantas maravillas.


Parte del grupo de visitantes siguiendo las explicaciones de Jordi

Tras compartir el almuerzo Jordi nos mostró dos nuevas instalaciones del Jardí,  realizadas con cañas, alrededor de las cuales irán creciendo las plantas de Clematis en una de ellas y las de Honeysuckle en la otra, espacios que como el de Wild Rose ayudarán a la concentración y la meditación.




Jordi en la instalación de Clematis

Continuamos después con un paseo a lo largo del río, para terminar con la visita a la cueva habilitada para la meditación, un espacio ideal para encontrarse con uno mismo y agradecer la gran ayuda que nos dan las esencias florales.

Gracias Jordi por compartir con todos nosotros el mundo mágico de El Jardí de les essències y dejarnos inundar por todo lo que allí se encuentra.


Fotos:Pilar Vidal Clavería

7 comentarios:

Elvira dijo...

Suena genial la visita y el lugar. El otro día hice el remedio de vid, y he estado investigando las clases de vides que hay. No puedo asegurarlo, pero me parece que la vid de la foto tiene las hojas diferentes a la Vitis vinifera, te dejo un enlace:

Vitis vinifera

La que yo hice creo que es la Vitis rupestris, que crecía en una viña abandonada hace muchísimos años. Sale en la última entrada de mi blog. Estaba junto a varias cepas de Vitis vinifera, y la diferencia de las hojas llamaba mucho la atención. Pero las flores de esta segunda no se habían abierto todavía. Hice fotos de las hojas de una y otra cepa puestas encima de una piedra, para ver mejor la diferencia.

Besos

Purificación dijo...

Piluca, no sé qué me gusta más si la información que vuelcas ¡o las fotos! es una delicia y un gran aprendizaje.¡se ven al detalle!
muchas gracias.
abrazos.
-el libro ya está en marcha-

Elisa Graciela dijo...

Muy hermoso el viaje por el jardín Bach!!,Gracias

Pilar Vidal Clavería dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Pilar Vidal Clavería dijo...

Hola Puri

Poder ver al natural las flores, las hojas, los tallos, el porte de las Flores de Bach es un regalo inmenso para los que tenemos la suerte de tenerlo tan cerca.

Gracias por tu interés en el libro, estaré muy contenta de recibirlo.

Un abrazo

Pilar Vidal Clavería dijo...

Hola Elisa

Es un lugar al que cada uno le sugiere un calificativo diferente, y como dices es realmente hermoso.

Un abrazo

Pilar Vidal Clavería dijo...

Hola Elvira

He preguntado a Jordi Cañellas por la vid que está en el Jardí y sí que se trata de Vitis vinifera, el Vine del doctor Bach.

En la fotografía de esta entrada del blog la hoja es pequeña y todavía no ha crecido en su totalidad por lo que su forma induce a creer que se trata de otra especie, pero he mirado otras fotos que hice el domingo y si que tienen la forma típica del Vine.

Gracias por el comentario porque así me ha permitido confirmar que es esta especie la de la fotografía.

Besos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...