jueves, 13 de enero de 2011

Las capas de cebolla

Los 38 remedios que conforman las Flores de Bach se pueden representar en un esquema que comprende a los doce primeros remedios, llamados también los Doce Sanadores y que son los remedios tipo, la naturaleza particular que presentamos al nacer cada uno de nosotros, a éstos le siguen los Siete Ayudantes, que representan unas condiciones crónicas, unos estados emocionales que podemos desarrolllar y cronificar a lo largo de nuestra vida y por último los Diecinueve últimos remedios que son estados emocionales y mentales que pueden aparecer en cualquier momento, como respuesta a situaciones que afrontamos y que nos suceden a lo largo de nuestra existencia.

Una imagen que nos acerca a  estas descripciones anteriores es la de la cebolla y sus capas.

Pelando la cebolla

En su centro se coloca el remedio tipo, que corresponde al núcleo de nuestra personalidad y que se encuentra más cercano a cómo éramos de niños, el modo en que hemos ido actuando y reaccionado en la vida nos ha superpuesto unas capas que corresponden a esos estados cronificados y que dan una imagen distorsionada y que se hace habitual en nuestra personalidad y por último la tercera capa es cómo nos mostramos en momentos más concretos y determinados, cómo reaccionamos ante un hecho, por ejemplo con rabía, con resentimiento, con apatía o indiferencia por poner algunos ejemplos.

En psicoterapia, Frtiz Perls, también nos compara con una cebolla para definir la manera en qué nos vinculamos con los demás. Según Perls estamos formados por varias capas concéntricas que se encuentran ocultas y que se van descubriendo según el vínculo que establezcamos con los demás.

Trás nuestro nacimiento las relaciones con nuestros padres determinarán las primeras emociones y  sentimientos después, desarrollando una primera capa de protección, a ésta seguirán nuevas capas que se materializan en los roles que adoptamos.

La educación y la escuela nos dan herramientas también para protegernos, de ahí que Fritz decia que somos como una cebolla que oculta el núcleo trás capas y capas desarrolladas a lo largo de nuestra vida.

El pasado mes de septiembre participé como terapeuta floral en un taller que precisamente se llamaba: Pelando la cebolla, se trataba de eliminar capas emocionales restrictivas y mentales que nos bloquean, para acercarnos más a nuestro ser auténtico.

Tras una introducción-meditación llevada a cabo por Josep Carrión, director del Centro Hamsini, combinaba la administración puntual de diferentes Flores de Bach, según el estado emocional del participante,  con el trabajo realizado por el experto en PNL y Coaching Aleix Mercadé Falomir, que ayudaba a poner en positivo los sentimientos que surgían, para así encontrar la propia fuerza, definir unos objetivos y anclar el resultado.




Pelando la cebolla 
Fotos: Pilar Vidal Clavería

14 comentarios:

Ernesto y Felisa dijo...

Como ilustra esta comparación, ..., sí, creo que son necesarias todas esas capas de cebolla, y si alguna está podrida en el centro..., de la infancia..., estos maravillosos remedios con flores de bach parece que ayudan a a eliminar antiguas incrustaciones..., que interesante todo esto...
Gracias Pilar,de gran ayuda, muy bonito, intesante..., este post.
Felisa

Pilar Vidal Clavería dijo...

Hola Felisa

Muchas veces las imágenes nos ayudan tanto como las palabras para transmitir lo que sentimos o queremos explicar.

La imagen de las capas de la cebolla, recurrida en más de una terapia resulta muy clarificadora, para entender el cómo somos y cómo nos manifestamos.

Celebro que hayas encontrado interesante este post, gracias y un abrazo.

Reyes dijo...

Sí , totalmente cierto.
Somos cebollas y a veces olemos igual.
...
Hablando en serio ,me sorprende cómo es cierto eso de las capas; cuando hablo con la gente me voy desprendiendo de ellas hasta un punto en que me quedo en bolas , emocionalmente ; y luego me digo lo mismo , cuándo aprenderé a contenerme...
no lo puedo evitar , pero la sensación es ésa , que me voy quitando capas una detrás de otra .
Un besito .

Pilar Vidal Clavería dijo...

Hola Reyes,

Esto que comentas es precisamente y lo has explicado muy claro, lo que dice Fritz Perls, al establecer una relación con alguien le permitimos que nos conozca más de lo que aparentemente mostramos, si además se gana nuestra confianza probablemente nos descubriremos algo más y mostraremos nuestras creencias y pensamientos, para finalmente mostrar nuestras emociones, y es en esta fase donde nos sentimos más vulnerables.

Un abrazo al descubierto

FARMACIA PARA EL ALMA dijo...

WOWW! Definitivamentesorprendente! la comparacion es absolutamente identica ....ademas que facil lo escribes para poder comprender y llegar a buscar en nosotros ...Un abrazito!
Seria un Honor tenerte como invitada en mi Farmacia con un temaparecido...
Un abrazote.
Ely

enric batiste dijo...

Y una visión poética y social:

"La cebolla es escarcha
cerrada y pobre"
(Miguel Hernández: Nanas de la cebolla)

Y un beso alimentado de cebolla

Aquí me quedaré... dijo...

Me ha gustado muchísimo y me ha llamado la atención algunas de las cosas que dices.

Siempre se piensa de mí que soy extrovertida y no es así. Soy muy sociable, pero nada extrovertida, salvo que lleguen a mí a través de una emoción y profunda.

Besos y buenos días.

Pilar Vidal Clavería dijo...

Hola Ely,

Comprender, descubrirse, son muchas las oportunidades que nos ofrecen las Flores de Bach, gracias por tu comentario y ya nos pondremos de acuerdo para que lleguen las Flores a tu Farmacia para el Alma

Besos

Pilar Vidal Clavería dijo...

Las cebollas son un tesoro, sus utilidades son múltiples a nivel físico, en la tos y con los costipados son fantásticas, a nivel gastronómico,ni te cuento, cuantos platos exquisitos llevan cebollas como ingredientes.

Y la Nana de la cebolla !!!!

http://www.youtube.com/watch?v=Eed6g_9H6NQ

Besos de lagrimas agradecidas

Pilar Vidal Clavería dijo...

Buenos días Aquí,

La imagen que damos ante los demás está muchas veces revestida de una apariencia que no es real, eso entraña un peligro porque entonces también nos engañamos a nosotros mismos.

Me alegro que te haya gustado esta entrada.

Besos

Ofelia dijo...

Hola Pilar,
y al pelar cada capa, unas lagrimillas, a veces de tristeza y otras de alegría:))
Un gran abrazo***

Montse dijo...

Una sencilla y magnífica comparación entre la cebolla y nuestros sentimientos, nunca lo había pensado así pero es cierto, nos vamos poniendo o quitando capas en función de protegernos o darnos a conocer.
Creo que no es tan fácil llegar al núcleo de nuestra esencia, incluso para nosotros mismos, seguro que hay alguna capa tan adherida que ni siquiera sabemos que existe.

Pilar ¡me ha gustado mucho esta entrada!

Besitos y buen fin de semana!

Pilar Vidal Clavería dijo...

Hola Ofelia

Lagrimas que brotan a veces de alegría a veces de tristeza portadoras y compañeras de nuestro sentir.

Un fuerte abrazo

Pilar Vidal Clavería dijo...

Hola Montse,

Sí cuesta llegar a ese núcleo enmascarado por esas capas de protección que a veces son tan necesarias para no sentir ese dolor que tememos y que muchas veces resulta díficil de afrontar o que a veces ni somos conscientes de su existencia.

Me alegro que te haya gustado la entrada.

Besos y buen fin de semana también para tí.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...