martes, 18 de enero de 2011

Caminando

Si llevamos a la gratitud y a la humildad  de la mano nos será más fácil avanzar por el sendero de las dificultades.


Tener presentes a estas dos virtudes nos ayudará a afrontar imprevistos que de otro modo nos pueden paralizar.

No siempre resulta fácil agradecer lo que la vida nos da, nos cuesta hacer una valoración positiva de lo que de entrada nos produce dolor y tristeza.

Con gratitud y humildad,  la aceptación brota y fluye como agua clara en el curso de un río y se vislumbra la paz de nuestra alma.

Vall de les Corticelles, junio 2010

La gratitud y la humildad permiten aprender, avanzar y ganar confianza en el Ritmo del Universo.

En los días que la niebla no deja ver la salida del sol, es mejor esperar al día siguiente.


 Barcelona amanece, enero 2011

Frases y fotos: Pilar Vidal Clavería

4 comentarios:

Isabel dijo...

¡Qué buenos consejos! Tan convincentes como que hay que esperar que pase la niebla.
Y una fotos bellísimas.

enric batiste dijo...

De acuerdo: gratitud y humildad
y cuando no hay manera... esperar
que la niebla despeje para ser, seguir siendo uno mismo por entero...

Y un beso que es humilde y no se humilla

Pilar Vidal Clavería dijo...

Hola Isabel,

El esperar, el darse tiempo, cuanto nos cuesta cuando lo que prima es la inmediatez y el querer las cosas ya!!!

Gracias por tu comentario sobre las fotos.

Un abrazo

Pilar Vidal Clavería dijo...

Hola Enric,

Humildad sin humillarse, buen matiz que como siempre enriquece las entradas de este blog con tus comentarios.

Un abrazo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...