miércoles, 24 de septiembre de 2008

Sabiduría

Tengo una maceta con un "Cerato"en mi terraza, es un disfrute contemplar sus flores azules, personalmente la encuentro una de las flores más bellas de las Flores de Bach.

Las plantas de Cerato que crecían silvestres en la zona central del sur de la China, llegaron a Gran Bretaña a principios del siglo XX, el doctor Bach la descubrió en un jardín privado cerca de la localidad de Cromer.

Puse un par de esquejes en septiembre pasado, resistió el frío y la polución de Barcelona, empezó a florecer en junio y todavía tiene flores ahora que acaba de empezar el otoño.


He de comentar que este "Cerato" no está claro que sea el de Bach, Ceratostigma willmottiana, que tiene la base de los pétalos, en el punto en que entran en el tubo, un poco blanco, y podría ser la planta de nombre común Falso Plumbago, Ceratostigma plumbaginoides. Tendré que esperar al próximo año para comprobarlo.

Siempre he imaginado a un Cerato en compañía, y no como en otras flores en un miedo a la soledad, sino en la búsqueda constante del criterio del otro, de su consejo. Del dejarse influir hace una norma. La esencia, por suerte, le hará ver que en la intuición está el verdadero conocimiento, para alcanzar la sabiduría.


Aquí podemos ver diversas flores de "Cerato" en una cabeza de floración. Observamos muy bien su forma tubular, algunas flores están por abrir, otras muestran el pentágono azul formado por cinco pétalos triangulares, ya que abiertas sólo duran un día, lucen junto a las que ya están marchitas.

....Ha pasado un año y he podido comprobar que en efecto en mi maceta está el Falso plumbago, Elvira Coderch me comenta el 25 de julio del 2009:

"...con la Cerato plumbaginoides se hace una esencia maravillosa; según mi experiencia, igual de buena que la Cerato Wilmottiana. Tengo mi planta de la jardinera esplendorosa, mejor que ningún año...!


Fotos: Pilar Vidal Clavería
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...