domingo, 1 de agosto de 2010

Montañas

Las montañas, en primavera, se envuelven en una guirnalda de nubes y niebla;
el hombre se siente feliz en ellas.

Las montañas, en verano, están llenas de frondosidades que dan sombra;
el hombre se siente en paz en ellas.

Las montañas, en otoño, permanecen serenas ante la caída de las hojas;
el hombre se muestra grave y solemne.

Las montañas, en invierno, están llenas de nubes oscuras y gruesas;
el hombre permanece distante y silencioso

François Cheng





Fotos: Pilar Vidal Clavería

Texto libro: Despertares
365 pensamientos de maestros asiáticos


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...