jueves, 5 de agosto de 2010

Subrayado

La lectura siempre nos ha dado oportunidades de viajar, en este caso el viaje va de la mano de Eduardo Punset y de su último libro, El viaje al poder de la mente.

Me gusta subrayar los libros, unas rallas verdes que resaltan en las páginas, en frases o palabras que me gustan o que me han sorprendido especialemente.

En el caso de esta última lectura voy a compartir unas cuantas:

Miedo:

La felicidad que ahora sabemos definir como la ausencia de miedo, al igual que la belleza -por fin lo aprendimos- es la ausencia del dolor.

Aprendizaje:

Cuanto más llamativo el contexto, mejor para la memoria

Mucho más útil que aprender es desaprender

La primera característica que se desprende del análisis científico más moderno es un nivel de humildad y modestia que jamás tuvo el pensamiento dogmático que le precedió.


Las intuiciones son tan válidas como las decisiones que teje la razón; que necesitamos desaprender casi todo lo aprendido y no sabemos cómo hacerlo; que cuando recordamos el pasado o imaginamos el futuro, se activan idénticos circuitos cerebrales; que borrar la huella de cada injuria o acoso personal requiere cinco actos de desagravio, lo que impide reducir adecuadamente los niveles de violencia colectiva; que el aprendizaje social y emocional es la única apuesta rentable de cara al futuro.

La ciencia está corroborando ahora que la gestión de las emociones básicas y universales debería preceder a la enseñanza de valores y, por supuesto, de contenidos académicos. Les va, a los niños, su vida de adultos.

Imaginación:

Afortunadamente, la imaginación permite huir de la odiosa realidad en la que el cambio es una amenaza.

Imaginar es casí idéntico a ver

Incertidumbre:

El principio de incertidumbre preside ahora la vida del Universo El principio de incertidumbre de Heisenberg significa que debemos vivir para siempre con probabilidades, no con certidumbres.

Influencia del entorno:

El poder omnipotente de la obediencia al entorno, al decidir la conducta de las personas; gente normal podía volverse perversa e incluso criminal.

Optimismo:

Sólo un optimismo atávico permitió la supervivencia de los europeos Para poder sobrevivir nos engañamos a nosotros mismo haciéndonos creer que el pasado fue mejor y el futuro más fácil que ahora

Altruismo:

Se ha comprobado que las conductas altruistas, como sería el caso de dar la bienvenida a un recién nacido, provocan una mejora del estado de ánimo.

Me ha quedado el impacto imperecedero del atruismo cristalizado miles de miles de años antes de que las religiones formularan supuestas solidaridades.

Retraso:

No existe ninguna razón que justifique, salvo la desidia política, este abismo entre ciencia y compensación para el paciente

Plasticidad cerebral:

La lucha de antaño entre partidarios de la influencia del entorno y los que creen en el peso de la herencia genética ha sido sustituida ahora por el descubrimiento de la plasticidad cerebral.

Descubrimientos:

El segundo gran descubrimiento científico de los últimos años ha sido la conexión entre las relaciones personales más estresantes y la operativa de determinados genes que regulan el sistema inmunitario. Nuestras relaciones personales no solamente modulan nuestra experiencia social, sino también nuestra biología.


Ahora resulta que la dieta o el entorno pueden dejar huellas que subsisten durante varias generaciones sin utilizar los canales genéticos.

Las últimas investigaciones científicas están demostrando que ni el codigo genético es el único factor responsable de nuestra conducta, ni el código genético es impermeable a lo que ocurre en el entorno. Por encima del ADN interviene otro código que dictamina cómo se leen los genes.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...