domingo, 1 de agosto de 2010

Colaboraciones especiales

La frase de Jordy Cox: "Altruismo y egoísmo son conceptos muy parecidos", me ha llevado a Chicory.

Un estado Chicory negativo, donde el egoísmo y la manipulación son algunas de sus características, se puede revertir, con la toma de la esencia, al desarrollo del amor como virtud, al altruiso como punto de llegada.

SIN ÁNIMO DE LUCRO

Jordy Cox: "Altruismo y egoísmo son conceptos muy parecidos"

Jordy Cox pactó reducir su sueldo a la mitad para poder tomarse cada año seis meses de excedencia y viajar con MSF a países en guerra o que han sufrido alguna catástrofe

Rosa M Bosch| 01/08/2010 | Ciudadanos- La Vanguardia

Jordy Cox ya está en pie cada día a las cinco de la mañana para salir a hacer footing y de paso pasear a Tiba y Callie,sus dos perras rescatadas de la calle. A esa hora el termómetro ya marca en la desértica Phoenix (Arizona) los 36 grados. A mediodía supera los 45. Antes de ir al trabajo, en el Maricopa Medical Center, este cirujano tarraconense y voluntario de Médicos sin Fronteras (MSF) atiende por teléfono a La Vanguardia. Su misión más reciente ha sido Haití y su próximo destino, en noviembre, será Sri Lanka.



Jordy, de 38 años, pactó con la dirección del hospital reducir su sueldo a la mitad para poder tomarse cada año seis meses de excedencia, en periodos de tres o cuatro semanas, y así viajar con MSF a países en guerra o que han sido víctimas de alguna catástrofe. También para practicar su otra pasión, la escalada. Como cirujano, su superespecialización en traumatología y cuidados intensivos hace que su labor sea muy demandada cuando hay que tratar a víctimas de conflictos armados y de desastres naturales. Además, habla a la perfección inglés, francés, castellano y catalán.

Pocos minutos antes de las cinco de la tarde (hora de Puerto Príncipe) del pasado 12 de enero, un terremoto sacudía Haití. Un par de horas después sonaba su teléfono: "¿Puedes volar mañana a Haití?", le preguntaban desde MSF. "Contacté con mis compañeros del hospital, me cambiaron las guardias y al día siguiente ya cogía el avión para Haití", relata Jordy. "Mis colegas me dijeron que ya se imaginaban que iría, ellos tienen hijos y no pueden irse tantas semanas, pero poniéndome a mí las cosas fáciles también ayudan a Haití".

Jordy - y no el catalán Jordi, tal como quería inscribirle su padre, británico, en el Registro Civil tras su nacimiento- ya estuvo en Haití, también en la República Dominicana y en Cuba, cuando cursaba sexto de Medicina en Reus. "Fui con una ONG vinculada a la facultad a llevar material médico a estos países. Fue un viaje complicado; tuvimos que cruzar la frontera entre Haití y la República Dominicana a pie y en moto, pero entonces ya me di cuenta de que quería seguir con el voluntariado". Al acabar Medicina se enroló con MSF para irse cuatro meses a Costa de Marfil y luego prosiguió su formación en Estados Unidos, donde reside desde 1997.

Además de su colaboración con MSF también está a disposición de los cuerpos especiales de policía, los SWAT, de Phoenix para afrontar intervenciones urgentes en caso de secuestros, atentados u otras emergencias. Ataviado con un chaleco antibalas, acompaña al dispositivo organizado por los SWAT para velar por la seguridad de los altos cargos y otras personalidades que llegan a Phoenix. "Cuando vino Obama lo seguimos por toda la ciudad, también al vicepresidente Joe Biden".

"Haití fue muy duro emocionalmente, montamos tres quirófanos en el aeropuerto de Puerto Príncipe, al lado del hospital que tenía MSF y que quedó en ruinas. Me impresionó la fortaleza y profesionalidad de los haitianos: ¡el personal de MSF seguía viniendo a trabajar cada día a pesar de que habían perdido a familiares y amigos!". Durante un mes Jordy atendió a decenas de personas que llegaban heridas, "a gente que le caía la casa encima, a otros que venían con gangrena... Tuvimos que realizar una gran cantidad de amputaciones a adultos, niños, incluso a un bebé, para que salvaran la vida. Aquello era cirugía militar". Su experiencia en Rutshuru, en la RD de Congo, a finales del 2008, le fue de gran ayuda. Durante tres semanas de intensos combates, Jordy no pudo salir del hospital de MSF de esta localidad congoleña. Tres semanas durante las que practicó 150 operaciones a civiles y soldados. "Allí sí tuve miedo, era más peligroso. Cuando estás en Haití, en Congo, no disfrutas, pasas hambre, sufres..., pero la satisfacción personal es enorme. Quizá la forma más pura de altruismo es la forma más pura de egoísmo, porque ayudar te aporta una gran dosis de satisfacción. Altruismo y egoísmo son conceptos muy parecidos. Es lo mismo que regalar: yo disfruto mucho más dando un regalo que recibiéndolo", reflexiona.

Con Heidi, su pareja, comparte profesión (ella es cirujana pediátrica especializada en malformaciones congénitas), afición a la montaña y este año, por primera vez, viajarán juntos a un destino de MSF, a Sri Lanka. Gran conocedor de los Pirineos, también ha coronado el Denali, el pico más alto de Estados Unidos, y prevé intentar el año que viene el Ama Dablan, una majestuosa montaña de 6.800 metros de Nepal. Ahora acaba de regresar de las Montañas Rocosas y dentro de unas semanas escalará en el parque de los Bugaboos, en Canadá.

Pirineos, 2010
Foto: Pilar Vidal Clavería
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...