lunes, 7 de septiembre de 2009

Gracias

El siete de septiembre del 2008, con el título Vacaciones en Etiopia escribía por primera vez en el Blog Sentir con Flores de Bach.
Hoy hace un año y el blog ha crecido, ha sido un medio fantástico para poder a la vez que divulgar las Flores de Bach y a su descubridor el doctor Edward Bach, escribir sobre muchos de los temas que tienen interés para mi, en ocasiones relacionados directamente con las Flores de Bach y en otras con mis aficiones y gustos personales.
Este blog como un patchwork ha ido creciendo y sus piezas encajando y quiero agradecer a todos el que compartais este espacio.

Cuando escogí el título para el blog no tuve más que mirar delante mío, la palabra SENTIR está escrita, junto a la de GRACIAS muy cerca de la pantalla de mi ordenador, así que cada día las tengo presentes.
Del sentir, comenta en el Diccionario de los sentimientos, su protagonista, un extraterrestre llamado Usbek, lo siguiente:
Esta palabra, sentir, me ha dado muchos quebraderos de cabeza, porque significa muchas cosas.
Sentir parece, desde luego, un modo básico de ser consciente, que no está claramente calificado ni como cognitivo ni como afectivo. Es la capacidad de percibir las sensaciones o las alteraciones del propio organismo; pero también la capacidad de emocionarse o de desear, y el acto de ser afectado por estímulos espirituales.
Procede del latín clásico sentire, "Percibir por los sentidos o ser afectado por algo". Debería haberme contentado con esta definición, continúa Usbek, pero no lo hice, y me he metido sin querer en camisa de once varas, y he intentado comprender la palabra sentido, que es enormemente compleja. Por de pronto es el participio el verbo sentir, y significa "lo que se siente", pero se ha sustantivado con tres acepciones distintas: un órgano sensorial (el sentido de la vista), el significado de algo (el sentido de esta frase), una dirección (calle de doble sentido).
¿Cómo ha podido adquirir significados tan distintos? La palabra deriva de la raíz indoeuropea sent-, que significaba "tomar una dirección, dirigirse a". Es decir, que primero significó "dirección", luego supongo que "significado", porque el signo es una indicación que hace ir hacia otra cosa. Y por último, que es sin embargo por donde empezamos, "experimentar de una cierta manera".
¿Cómo puedo pasar de "sentir/viajar" a "sentir/experimentar" se sigue preguntando, y le responden: "Porque experimentar es viajar".

Resulta pues que la etimología de la palabra experimentar procede de la raíz per- que significa ¡"viajar"!. Así que sentir y experimentar son dos formas de viajar.
Cuando acabe de leer esta parte del libro, la sonrisa se hizo evidente en mi cara, ya que al comprobar que este blog se podría también llamar Viajar con Flores de Bach, me pareció estupendo.
Queda claro, por el número de entradas que me gustan los viajes y ha resultado que sentir y viajar van de la mano.
El libro que os comentó es de José Antonio Marina y Marisa López Penas, de editorial Anagrama y recomendado por Susana Veilati en su artículo publicado en la revista 52 de Sedibac.
El siete de septiembre también es el titulo de una canción de Mecano, grupo que me acompaño durante un tiempo en mis viajes de vacaciones



Y también he encontrado una canción que se titula Flores de Bach






Patchwork de Kyrgyzstan
Foto: Pilar Vidal Clavería

4 comentarios:

Elvira dijo...

¡Muchísimas felicidades, Pilar! ¡Enhorabuena por el año de blog! Yo también estoy muy contenta con la experiencia. Y me alegra haberte conocido.

¡Muchos besos y por muchos años!

Pilar Vidal Clavería dijo...

Gracias Elvira,

Tus Flores y Palabras son muy importantes para mi blog y las tengo siempre presentes.

Un abrazo

Luz del Alma dijo...

Feliz cumpleaños SENTIR CON FLORES DE BACH!
Vaya que Sentir y Viajar es lo mismo.
Gracias por compartir éste viaje.
Abrazo de luz, Mirta

Pilar Vidal Clavería dijo...

Gracias Mirta,

Como siempre tus comentarios son muy bien recibidos

Un abrazo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...