miércoles, 30 de septiembre de 2009

Oportunidades

Es importante darse oportunidades y si nos cuesta recordemos que las Flores de Bach nos pueden ayudar.

Robin S. Sharma
: «Si estás en el paro, vive en primera clase»
Autor del superventas El monje que vendió su Ferrari, opina que los subsidios al desempleo pueden crear mentalidades de víctima.

GASPAR HERNÀNDEZ

–Hay mucha gente en el paro.
–Sí, en España estáis realmente mal. Valoro el subsidio de desempleo, porque la sociedad debe ocuparse de la gente que necesita ayuda, pero...

–¿Pero?
–A menudo crea mentalidades de víctima. Es importante que las personas asuman su responsabilidad personal a la hora de crear la vida que ellos quieren. Si no se incentiva la excelencia, nos acomodamos y esperamos a que nos hagan la vida más fácil.

–¿La crisis es una oportunidad?
–Los problemas encierran oportunidades. Muchas personas se concentran en la incertidumbre, pero un buen líder piensa otra cosa.

–¿Qué piensa?
–Si algo no funciona, podemos crear algo nuevo y mejor.

–¿Solo hay oportunidades en lo que no funciona?
–No, la vida te envía oportunidades cada día y es muy importante captarlas; cuantas más captes y puedas vencer tus temores, más creativo serás. La vida es muy breve y la mayoría de nosotros la vivimos en una zona de seguridad, sin correr riesgos.

–Y al final de la vida nos arrepentiremos de lo que no hemos hecho.
–Exacto. Cuando llegamos al final de nuestras vidas lo que más lamentamos son los temores que no vencimos, los riesgos que no corrimos. Es muy importante hacer las cosas que temes; al otro lado está tu crecimiento.

–¿Y si fracasamos?
–El único fracaso es no intentarlo: dejar que tu miedo te venza. Además, la única opinión que importa es la que tú tienes de ti mismo. Demasiada gente vive su vida basándose en la opinión ajena.

–¿Y si alguien te rechaza?
–El problema es de ellos, no tuyo. Si eres fiel a tus valores, ¿qué importa que te critiquen o te rechacen?

–¿A usted le resbala la crítica?
–No todo lo que me gustaría, porque soy humano. Pero he hecho mucho trabajo personal para asegurarme de que mis sueños, mi misión, sean más fuertes que las críticas ajenas. La naturaleza de un visionario, de un líder, consiste en ver algo que nadie más puede ver.

–...
–Y cuando ves algo que los otros no ven, enseguida te critican, se ríen y te dicen que estás loco. Pero si la gente no se ríe de ti, probablemente no estás haciendo las cosas bien.

–¿Cuándo fue la última vez que sintió miedo?
–Justo al empezar esta entrevista…

–Lo siento.
–¡Es broma! Este verano fui a Nueva Zelanda y me descolgaron desde un helicóptero en la cima de una montaña, para esquiar. Se me pusieron los pelos de punta. Pero creces en los pasos difíciles, no en los fáciles.

–¿Qué les dice a sus clientes que están en el paro?
–Si estás en el paro, vive en primera clase. Independientemente del dinero que tengas, comprométete a vivir en primera clase.

–¿?
–Siente como si ya tuvieses la abundancia que deseas. Si todo lo que te puedes permitir es tomar un café en el mejor restaurante de Barcelona, ve y tómatelo. Vive en la belleza de este restaurante, mira a la gente bien vestida, y empezará a cambiar tu forma de pensar y sentir.

–Ah, ¿sí?
–Sí. Y conforme te sientas mejor, te comportarás con más pasión y creatividad.

–En el fondo, está usted hablando de afirmaciones positivas.
–Hay gente que se ríe del pensamiento positivo, pero las palabras que te dices a ti mismo influyen muchísimo en tu vida. Crisis es una palabra muy negativa; yo la llamo oportunidad económica. Sí, aunque os riáis.

–¿Qué más se dice a sí mismo?
–Cuando me ducho por la mañana, utilizo afirmaciones positivas sobre excelencia para sentirme feliz. Es importante ir a trabajar feliz, para inspirar a tus colegas, tratar mejor a tus clientes, ser más creativos.

–¿Cuándo lo descubrió?
–Un día me miré al espejo y me pregunté: ¿qué no funciona en mi vida?, ¿qué he hecho para tener lo que tengo?, ¿qué tengo que hacer para lograr otra vida?

–¿Qué recomienda al lector que quiera cambiar?
–Que escriba en un diario las cuatro excusas que se acostumbra a dar a sí mismo para no vivir con todo su potencial. ¿De qué te quejas más? Escríbelo. Y comprométete contigo mismo a que, durante una hora del día de hoy, no te quejarás, no criticarás, no pondrás excusas, no le reprocharas nada a nadie.

–¿Y mañana?
–Dos horas. Y pasado tres. Al cabo de dos meses, lograrás el éxito.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...