miércoles, 10 de noviembre de 2010

Momentos Japón

Estos sería mis mejores momentos en el viaje al Japón, con cada uno asocio una palabra y un pensamiento, aparecen en orden cronológico según el día de la visita.

Arigato gozaimás, muchísimas gracias, a todos los que compartíis este blog.


Magia, al descubrir las luces en la noche de Tokio desde el edificio Mori, de 238 m de altura.

Magia, vista desde la Torre Mori

Serenidad, al aparecer la imagen del Gran Buda, Daibutsu, en el templo de Kotoku-in en Kamakura, la sensación de calma y serenidad era absoluta.

Serenidad, Daibutsu, templo de Kotoku-in

Armonía, en la visita al templo de Ginkaku-ji, con su pabellón de plata y el primer jardín zen que visitamos.

Armonía, Ginkaku-ji, pabellón de plata

Deslumbramiento, no solo el mio, sino el de las cientos de personas, en casi todos los lugares había cientos, mejor miles, de visitantes, que descubrían el pavellón dorado de Kinkaku-ji y que exclamaban ohhhh! en este caso el lenguaje era internacional.



Deslumbramiento, pavellón dorado de Kinkaku-ji

Regalo, fue para mi, el poder visitar la montaña sagrada de Kurama, donde el doctor Mikao Usui, ayuno y meditó durante 21 días, y fue iniciado en el uso de la fuerza sanadora del Reiki.


Regalo, templo Okunoin Mao-den en Kurama


Equilibrio, pasear por el templo-cementerio de Oku-no-in en Koyasan, recinto sepulcral con sus avenidas de cedros y miles de tumbas

Equilibrio, cementerio Oku-no-in en Koyasan

Relajación, aún más que en los jardines zen anteriores, este espacio en el templo Kongobu-ji en Koyasan, daba sensación de relajación e invitaba a la meditación.

Relajación, templo Kongobu-ji en Koyasan

Ilusión, que se pueda apagar algún día la Llama de la Paz, en el Parque Conmerativo de la Paz, de Hiroshima, ya que significará que se ha destruido la última arma nuclear de la Tierra.

Ilusión, en el Parque Conmerativo de la Paz de Hiroshima

Fuerza, la que me transmitía la visión de la Torii del Itsukushima-jinja, en Miyajima.

Fuerza, Torii del Itsukushima-jinja, en Miyajima

Belleza, la que desprenden las hojas rojas de los arces que decoran de forma natural paisajes en bosques y jardines, como el de Hida-no-sato, la aldea tradicional cercana a Takayama

Belleza, en Hida-no-sato

Alegría, al descubrir desde el trayecto en tren de Tokio a Nikko, la silueta nevada del Monte Fuji

Alegría, vista del Monte Fuji


Explosión, de colores, en el recinto de santuarios de Nikko


Explosión, recinto santuarios de Nikko

Fotos: Pilar Vidal Clavería


4 comentarios:

Sina dijo...

Gracias por compartir tu maravilloso viaje. Visto con tus ojos, es todo mágico.
Un abrazo.

enric batiste dijo...

Los mejores momentos que describes
y escribes en forma de poema.
Como muestra un botón con tus palabras:

Belleza, que desprenden esas hojas rojas en esos arces que decoran
de forma natural paisaje en bosques
y jardines, tal cual Hida-no-sato,
esa aldea cercana a Takayama.

Un beso musical en tus poemas

Luz del Alma dijo...

Que experiencia maravillosa Pilar!
Gracias por compartirla.
Abrazo de luz, Mirta

Pilar Vidal Clavería dijo...

Gracias Sina, Enric y Mirta por vuestros comentarios, estoy encantada de poder compartirlos.

Un abrazo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...