domingo, 7 de noviembre de 2010

Naranja en Japón

Si tuviera que escoger un color a la vuelta del viaje al Japón, sería sin duda el naranja el elegido.

El color naranja ha estado presente en la naturaleza, en templos, en monumentos, un naranja que me entusiasma, lleno de vitalidad y de fuerza.

Naranja en el origami, el arte japonés del plegado del papel, como este de las ofrendas del santuario Fushimi-Inari Taisha de Kioto, dedicado a Inari, dios del arroz y el sake.

Pajaritas de papel en el Fushimi-Inari Taisha de Kioto, octubre 2010

En las torii, puertas de entrada a los santuarios sintoístas,que recorren en este santuario más de 4 km por la montaña

Fushimi-Inari Taisha de Kioto, octubre 2010

Fushimi-Inari Taisha de Kioto, octubre 2010

En las hojas de los arces que pasan por el naranja antes de alcanzar el rojo.

Hojas de arce en el recinto de un templo en Koyasan, octubre 2010


Templo en Koyasan, octubre 2010

En parte de las vestimentas de los monjes budistas, como estos que caminaban por las calles de Koyasan, sede central de la escuela Shingon de budismo esotérico, población que ofrece la oportunidad de alojamiento en muchos de sus templos, el shukubo, donde además de pasar la noche, se toma la cena shojin-ryori, comida vegetariana budista, sin carne, pescado, cebolla ni ajo.

Monjes budistas por las calle de Koyasan, octubre 2010

En la Gran pagoda Dai-to en el complejo de templos de Garan de Koyasan.


Gran pagoda Dai-to en el complejo de templos de Garan de Koyasan, octubre 2010

Detalle de la gran pagoda Dai-to en el complejo de templos de Garan de Kooyasan, octubre 2010

Puente en el complejo de templos de Garan de Koyasan, octubre 2010

En la puerta de entrada, torii del santuario Itsukushima-jinja, que pasa por ser uno de los lugares más fotografiados del Japón, y donde quedan cubiertas por el mar las bases de sus columnas al llegar la marea alta. La estructura actual de esta torii fue construida en el 1875.


La Vermilion torii en Miyajima, octubre 2010

Santuario Itsukushima-jinja en Miyajima, octubre 2010

Pagoda de cinco pisos en Miyajima, octubre 2010

Detalle de la Pagoda de cinco pisos de Miyajima, octubre 2010

Naranja en las calabazas en venta en el mercado matinal de la ciudad de Takayama.


Mercado matinal de Takayama, octubre 2010

Y de nuevo en los arces en los jardines del recinto de Hida-no-sato, cercano a Takayama.


Jardines en Hida-no-sato Takayama, octubre 2010

Y naranja y blanco en la Torre de Tokio, la Tokyo Tower, basada en el diseño de la Torre Eiffel de París, construida en 1958 y a la que se puede acceder a dos puntos diferentes de observación, y que ofrecen un panorama nocturno de la ciudad totalmente expectacular.


La Tokyo Tower iluminada por la noche, Tokio, octubre 2010
Fotos: Pilar Vidal Clavería

4 comentarios:

enric batiste dijo...

Pilar, qué bella entrada, y tan llena
de sonido y color jota naranja,
y si no, como muestra un botón:

"Si tuviera que escoGer un color a la vuelta del viaJe al Japón, sería sin duda el naranJa el eleGido."

He publicado un librito de literatura infantil lleno del sonido de la jota: El sonajero de Jana:

http://librosparapequeosquegustanalosadultos.blogspot.com/2008/11/en-vuestras-manos_4156.html

Pilar Vidal Clavería dijo...

Gracias Enric,

Cada color puede tener su momento y el naranja para mi es el que más me impulsa a seguir adelante.

Miraré la entrada del blog que me comentas, gracias y un abrazo

Elvira dijo...

¡Fantástica entrada, Pili! Preciosas fotos.

Un abrazo naranja con caléndulas

Pilar Vidal Clavería dijo...

Gracias Elvira

Te devuelvo el abrazo y te dedico el crisantemo naranja que pondré en un ratito

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...