viernes, 20 de mayo de 2011

Apego

Los seres humanos al nacer somos totalmente dependientes y es a medida que crecemos, que aprendemos, que ganamos confianza en nosotros mismos, cuando nos vamos desarrollando como seres autónomos e independientes, ganamos seguridad y nos afrontamos con fuerza ante los retos que aparecen en nuestra vida.

Sin embargo hay seres que mantienen una inseguridad que puede manifestarse de diferentes formas, una de ellas es la necesidad constante y permanente de la compañía del otro,  buscando la manera de hablar con quien sea y de lo que sea.

Uno de los Siete Ayudantes de las Flores de Bach, Heather, es el remedio que en su aspecto negativo presentan aquellas personas donde existe un total autocentramiento, una permanente obsesión por uno mismo, por atraer la atención de los demás, les resulta imprescindible ser tenido en cuenta.

Sin embargo el aspecto positivo de Heather confiere a la persona un auténtico sentimiento de unidad, de ser parte integrante de una totalidad donde no existen límites ni fronteras.

Edward Bach indica este  remedio cuando:

Para quienes están constantemente buscando la compañía de cualquiera que esté disponible, pues les resulta necesario discutir sus propios asuntos con los demás sin importarles quiénes sean. Se sienten muy infelices si tienen que estar solos por algún período de tiempo.


Podemos realizar la observación del estado negativo de Heather en un transporte público, ¿cuantas veces la persona que tienes en el asiento de al lado inicía una conversación de cualquier tipo, únicamente para que le prestes tu atención?


Tallos y hojas de Heather, Calluna vulgaris en el Jardí de les essències
Foto: PIlar Vidal Clavería
  
Los tallos de Heather están recubiertos casi por completo de hojas aciculares, indicador de que la personalidad real está oculta bajo las relaciones con los demás.


Las flores de Heather son cómo unas pequeñas campanitas de color rosa, un rosa que aporta suavidad, dulzura, compasión y empatía, unas cualidades que se despertarán en estas personas que de tan centradas en sí mismas, tan desesperadas por ser el centro de atención,  todavía no han descubierto la posibilidad de conjungar al unísono los verbos dar y recibir.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...