martes, 6 de abril de 2010

El terapeuta floral

Afrontar y no anestesiar los estados que no aportan placer, sino conocimiento, es una opción, que no resulta fácil, aunque si resulta beneficiosa.

Si se decide entrar en el camino de la autoexploración, del conocercese, aceptarse y querer cambiar, las herramientas que tenemos hoy en día para ayudarnos en este proceso son inmensas.

Cómo saber cual será la más adecuada va a depender de muchos factores, de nuestra propia personalidad y de nuestra situación en el momento en que nos decidamos a emprender la búsqueda, serán dos de ellos.

Una de las figuras que aparece como profesional de acompañamiento en estos procesos de cambio y evolución personal es la del Terapeuta floral.

El Terapeuta floral aparece como figura diferenciada de otros profesionales, ya que combina el tratamiento de las Flores de Bach, con unos conocimientos específicos que abarcan ámbitos diversos desde el campo de la salud, la enseñanza y muchos otros.

Para acreditar esta figura de terapeuta floral, Sedibac, Societat per a l'Estudi i la Difusió de la Teràpia del Dr. Bach de Cataluya, creó en el 2007 una sección llamada Sedibac Profesional, que acredita como profesionales a aquellos socios que cuentan con una completa formación en el campo de las Flores de Bach y suficiente experiencia en el ámbito de la relación terapéutica, que se establece cuando alguien decide hacer un tratamiento con Flores de Bach y así garantizar una atención de calidad.

El reportaje de hoy en el País analiza bajo el titulo: Conjurar la tristeza con pildoras, una situación vigente, ante la cual podemos asumir la propia responsabilidad y compromiso.

Una forma de tratar las causas de determinados desequilibrios son los tratamientos con las Flores de Bach y donde el terapeuta floral acompañará en ese proceso.

Incluyó aquí el resumen del reportaje, si quereis leerlo completo lo podéis enlazar.

Presos de los 'debería'

"Vivimos un ambiente de malestar casi global, al menos en Occidente. Hay gente que vive bajo una presión importante, acentuada en parte por la crisis", afirma Laura Rojas-Marcos, autora de El sentimiento de culpa (Aguilar). "Los positivo es que en el plano individual somos cada vez conscientes de ese malestar, sabemos que esos problemas tienen nombre, que pueden ser serios... El riesgo es ahorrarse la mínima perturbación a cambio de un lexatin. En muchos casos esto se produce porque no nos tomamos el tiempo de ver cuál es el problema. Hay que asumir que tenemos que pasar por etapas de tristeza, de pérdidas. ¿Por qué anestesiar ese estado? Hay que afrontar los duelos y aprender determinadas técnicas que nos van a ayudar a sobrevivir", asegura la psicóloga. "Es necesario también aprender a conocerse, identificar los días malos, para esquivar nuestra propia irritabilidad y no crear un círculo de estrés en nuestro entorno".

"Hay miedo a sufrir, a no dormir, a una crisis de ansiedad...", reflexiona Eudoxia Gay. "Hay gente que no tolera una noche en blanco, porque las noches son oscuras, y no todo el mundo soporta la soledad. En definitiva hay gente que prefiere yugular sus penas", añade. Aunque también es cierto que ese valium que tapa otras carencias permite a mucha gente ir tirando y no ir a peor.

Laura Rojas-Marcos ofrece otra clave: "Conviene aprender a ser flexible con uno mismo. Hay mucha gente presa de los debería: debería haber dicho, conseguido, haberme dado cuenta... Todo eso, las excesivas expectativas y la baja tolerancia a la frustración complican mucho la vida. Es la tendencia a la insatisfacción, al bovarysmo (por Emma Bovary). Pero nuestra vida real no es una novela".


Dejar fluir como el agua
Foto: Pilar Vidal Clavería

2 comentarios:

Reyes Uve dijo...

Qué te voy a decir a ti que no sepas...que este texto me vino como anillo al dedo.
Ya he mirado las flores en gotas .
Salen a 11 euros cada uno.
También hay hasta chicles de flores .
Besos.

Pilar Vidal Clavería dijo...

Querida Reyes,

Pues anda que no hay cosas que no se.....y la suerte que eso supone, ya que el Aprender es como un tesoro,lo podemos comparar con un jardín, que hay que cultivar y cuidar.

De los chicles de flores de Bach ya hablé en una entrada, para mi vienen a ser un poco como el remedio Rescate, el preparado de urgencias que nos dejará el propio doctor Bach, en determinados momentos pueden ser de utilidad en casos puntuales y con la confianza que no tendrán ningún efecto secundario ni contraindicación.

Un abrazo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...