martes, 26 de abril de 2011

El momento adecuado

El guerrero y la victima son dos arquetipos. La victima es un arquetipo negativo o disfuncional, lo vimos en el Rojo y el primer chacra, sin confianza en la vida y sin fuerzas para salir adelante por si mismo,  siempre con quejas. Podremos dejar atrás el arquetipo de la víctima asumiendo la responsabilidad por nosotros mismos, asumiendo la responsabilidad de nuestras actitudes y nuestras ideas.

El Guerrero es el arquetipo positivo o funcional que vimos en el Amarillo y el tercer chacra es una persona poderosa con un sentido definitivo de valorarse a si mismo, que posee la fortaleza interior para ver realizados sus sueños y la tranquilidad para afrontar retos físicos y emocionales, refleja en forma afirmativa nuestros niveles de autoconfianza, autovaloración y poder personal.



Azotea de la Pedrera de Caixa de Catalunya, Antonio Gaudi

 Fachada de la Pasión, Sagrada Familia, Josep Maria Subirachs 




Quixot, Metro Diagonal de Barcelona, Pedro Delso Rupérez

Fotografías: Pilar Vidal Clavería
La gran diferencia entre un guerrero y una víctima es que ésta se reprime y el guerrero se refrena.  

Las víctimas se reprimen porque tienen miedo de mostrar sus emociones, de decir lo que quieren decir.

Refrenarse no es lo mismo que reprimirse. Significa retener las emociones y expresarlas en el momento adecuado, ni antes ni después. 

Esta es la razón por la cual los guerreros son impecables. Tienen un control absoluto sobre sus propias emociones y, por consiguiente, sobre su propio comportamiento.

Los cuatro acuerdos
Miguel Ruíz

6 comentarios:

Elvira dijo...

¡Preséntame a uno, jaja! Suenan tan perfectos...

Besos

añil dijo...

¿Se puede ser a veces uno y a veces otro?

Un beso

Pilar Vidal Clavería dijo...

En el momento adecuado te lo presento Elvira, de momento le enseñaré tu blog que es de los más perfectos que conozco.

Besitos guerreros

Pilar Vidal Clavería dijo...

Todos somos victimas y guerreros, lo bueno es ir aprendiendo, creciendo y tomando resposabilidad de cómo actuamos y de lo que queremos.

Otro beso para ti Añil, también guerrero.

Aquí me quedaré... dijo...

Debe ser por desconocimiento de chacras y de esos temas.
Creo ver que hablas de personas perfectas y eso no es posible.
La perfección no existe, por lo menos, desde mi punto de vista.
Cuando se habla de perfección, siempre me viene a la cabeza El vizconde demediado.
Está completo cuando, sus dos partes se unen y se complementan.

Eso creo, segura, segura, no estoy de nada.

Un abrazo

Pilar Vidal Clavería dijo...

Como bien dices las personas no somos perfectas, la victima y el guerrero son arquetipos con los que nos identificamos, lo bueno es revertir el papel de victima por el de persona responsable y tomar la fuerza del guerrero para conseguir nuestros objetivos.
Yo segura, segura solo estoy de una cosa.

Un abrazo Aquí.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...