lunes, 4 de mayo de 2009

Pesadillas y terrores nocturnos en los niños

El sueño es el guardián del dormir, las pesadillas te despiertan no guardan el dormir.

Era una de las frases con que comenzaba el curso que Claudia Stern dio en Barcelona en marzo del 2008 con el titulo:

Trabajando los sueños de la mano de Claudia Stern y de las esencias florales del doctor Bach

Soñamos con el inconsciente, por tanto no podemos buscar una coherencia argumental.

Los sueños nos hablan de nuestros conflictos. Tienen un simbolismo, con unos significados propios para cada uno. Aunque hayan símbolos universales, todos tienen una interpretación individual.

Los niños sueñan desde el año y medio, y hasta los cinco o siete años sus sueños son transparentes.

Se sueña con la frustración tanto en niños como en adultos.

Hemos de diferenciar los terrores nocturnos, las pesadillas y los sueños.

Los terrores nocturnos reflejan etapas inmaduras del sueño, donde el niño tiene dificultad para hacer la transición de un sueño mas profundo a uno de más superficial. No son sueños que den miedo, ni el resultado de la actividad del sueño.

En los terrores nocturnos se continua durmiendo aunque los ojos puedan estar abiertos.
Se tiene que contener al niño delante de los terrores nocturnos, no se le debe despertar, hemos de esperar a que pase. No tienen un efecto traumático para el niño. Lo podemos abrazar, pasarle una toalla fría por la cara y esperar.

Al despertar de un terror nocturno, no se recuerda nada.

Las pesadillas pueden explicarse porque uno se despierta en el momento que le está pasando.

Los niños pueden tener muchos miedos, provocados entre otros factores por inseguridades y preocupaciones.

Los miedos muchas veces vienen por falta de información.
Se puede hablar de lo que se ha soñado para intentar averiguar cual es la situación que está provocando este miedo.

Hemos de tener en cuenta que actividades hacen nuestros hijos antes de ir a dormir para no favorecer situaciones que provoquen precisamente pesadillas, como pueden ser determinados juegos o películas.

Es básico tener establecido un horario regular para ir a dormir.

Cuando un niño tiene terrores nocturnos no es consciente y no tiene problemas por irse a dormir. En cambio cuando un niño tiene una pesadilla, no quiere irse a dormir, es importante averiguar qué pasa en la casa, y recordar que los chicos aprenden por imitación.

Hay diferentes tipos de sueños, como ejemplos pueden ser:

Sueños de comodidad o pereza, en los que se intenta sustituir una acción que se tiene que hacer. Si por ejemplo se escapa el pipi, no quiere decir necesariamente que sea enuresis, se puede soñar que se está haciendo pipi en el water y hacérselo encima.

Los sueños de caída son propios de los niños, se llaman cinestésicos y tienen que ver con el nacimiento.

Tanto para las pesadillas como para los terrores nocturnos hay Flores de Bach que nos pueden ayudar, en el primer grupo de los 38 remedios para los que sienten temor, encontramos:

Rock Rose, es el remedio que utilizamos en las urgencias, cuando los miedos son muy grandes, extremos, paralizantes, cuando hablamos de pánico y terror.

Aspen, es el remedio para los miedos que no tienen un origen claro y preciso, no encontramos una razón o una explicación para tener miedo, estos miedos se pueden tener tanto de día como de noche y además las personas que los padecen temen con frecuencia explicar estos problemas a los demás

Mimulus, es el remedio para el miedo por las cosas cotidianas, la enfermedad, el dolor, los accidentes, la oscuridad.

Cherry Plum, es el remedio para cualquier tipo de descontrol, a menudo se utiliza en problemas de enuresis, tics, epilepsia y otros casos donde la falta de control este presente. Esta esencia ayuda a que la persona recuerde más sus sueños.

Además de estas flores utilizaremos las flores específicas de cada niño. Recordemos que cada niño tiene una manera de ser y un comportamiento diferente, elementos imprescindibles para hacer una buena valoración floral.

En Cuba, país donde la Terapia Floral forma parte del sistema de salud pública se realizó en el año 2002 un estudio con niños con terrores nocturnos, para valorar los resultados de esta terapia, se hicieron dos grupos con un total de 72 niños, este estudio se puede ver en la web de Sedibac



Hojas de Aspen en Hereford, localidad de HealingHerbs

Las informaciones sobre les Flores de Bach que aparecen en los artículos de este blog son únicamente de carácter orientativo e informativo. Cada persona necesita un tratamiento individualizado, que debe ser prescrito por un terapeuta floral acreditado.  
 

Foto: Pilar Vidal Clavería


3 comentarios:

rosa legarra dijo...

Hola Pilar:
Gracias por esta entrada. Ayer tuve un caso de una niña de dos años y metiéndome en tu blog he llegado a este. Me ha gustado la diferencia entre pesadillas y terrores nocturnos. Gracias, me ha clarificado mucho y me da pautas a seguir.
Un abrazo

Anónimo dijo...

Muchas gracias por la informacion. Me ha servido muchisimo, como abuela y amante de las terapias alternas siempre busco para mis nietos aquello que sea de su beneficio.
Tu blog es de gran interes,gracias por compartir tu conocimiento.
Un cordial saludo.

Elvira dijo...

Hola Pilar: otra esencia muy útil para estos temas es el Hipérico, (Saint John's Wort), de FES.

Un beso

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...