lunes, 27 de diciembre de 2010

Actitud optimista

Autorregulándonos el ánimo, ¿podríamos un día prescindir de fármacos?
¡Sí!

Este !Sí! a esta respuesta sobre nuestro estado de ánimo es clara y convincente, que cada uno se lo trabaje con las herramientas que le sean más convenientes, que busque su propio termómetro para averiguarlo y que lo tenga bien presente entre sus prioridades, nos jugamos mucho, como para dejarlo de lado.

Stephen L. Hauser, principal autoridad mundial en esclerosis múltiple

"Estamos medicalizando la vida en exceso"

Tengo 68 años. Nací en Nueva York y vivo en San Francisco.Soy neurólogo.Dirijo el centro de esclerosis múltiple de la Universidad de California.Colaboro con Obama: soy presidente de su comité de bioética.Soy ateo.Estoy casado y tengo tres hijos veinteañeros.

Victor-M. Amela,  La Contra - LaVanguardia 27 diciembre 2010

Qué le ha pedido Obama?
Me ha hecho el honor de pedirme que presida el comité de bioética, que asesorará a su Administración en cuestiones de salud y ética científica.

¿Han emitido ya informe?
Lo haremos en breve, acerca de las implicaciones de crear vida mediante biología sintética, sobre sus consecuencias medioambientales y sobre bioterrorismo y bioseguridad.

¿Qué peligros ve en ese ámbito?
Cualquiera hoy puede hacer experimentos biológicos en el garaje de su casa, con posibilidad de dañar el medio ambiente.

¿Regularán la investigación científica?
Sugeriremos acuerdos entre todos los agentes implicados, incluidos los  europeos.

Como investigador científico, ¿ha sentido que transgredía alguna frontera ética?
Sí. Trabajando con monos y otros animales en experimentos de laboratorio...

Mientras eso sea imprescindible para sanar a seres humanos, ¿qué elige?
Elijo a las personas que sufren; pero procurando minimizar el sufrimiento animal.

Como líder de la investigación sobre esclerosis múltiple, ¿le vislumbra cura?
Hace 35 años no había tratamiento alguno, y hoy disponemos de seis o siete. Y en el 2012 habrá once. Quien todavía no padezca secuelas y empiece a tratarse hoy tendrá buenas perspectivas.

¿De curarse?
De llevar una vida normal. Es el modelo del sida: al principio todos los infectados morían, y hoy viven con buena calidad.

¿Y los que ya presenten secuelas?
Es más incierto el remedio, por ahora.

¿En qué consiste la esclerosis múltiple?
Se acumula proteína tau, que lesiona las neuronas y el sistema nervioso central, ¡la sala de mandos del organismo!

¿No se parece esto mucho al proceso del alzheimer, parkinson...?
Hay aspectos comunes, sí: son lesiones en diversas partes neuronales.

Su causa ¿es genética o ambiental?
En familias con antecedentes hay que estar más vigilante: factores  ambientales pueden detonar un genoma propenso.

¿Qué me aconseja como prevención?
Vida sana: evitar obesidades, disfunciones cardiovasculares, hipertensión y diabetes. Y mantener unos buenos niveles de vitamina D, evitar la mononucleosis infecciosa... ¡y no fumar! ¡No se juegue sus neuronas!

¿Algún hallazgo de última hora?
En Sudamérica hay infecciones parasitarias por gusanos cuyo efecto colateral es el de frenar la esclerosis... Podría ser que sirvan para sanear el sistema inmune...

¿El sistema inmune interviene en la esclerosis, pues?
Siempre conviene tenerlo sano, pero parece que si se aburre ante un entorno muy aséptico, puede empezar a jugar contra nuestro propio organismo...

¿Ah, sí?
Hay cada día más enfermedades autoinmunes: tu sistema inmune ataca a tus propios órganos y tejidos. ¡Nuestro sistema inmune evolucionó durante 180.000 años para actuar en un entorno... que poco tiene que ver con el de vivir de pronto en un rascacielos!

¿Qué síntomas primerizos presenta la esclerosis múltiple?
Hormigueos en la punta de los dedos, alteraciones en la visión, debilidad en las piernas...

Como lea esto un hipocondriaco...
Que consulte a su médico de cabecera. Y si le conviene alguna prueba, adelante. En esta fase el pronóstico es optimista.

¿Qué aconseja a quien haya sido recién diagnosticado?
Hacer ejercicio, comer saludablemente y tener una actitud animosa, alegre, optimista.

¿Y eso cómo se mide?
Yo tengo mi propio termómetro: si lo que me cuentan mis pacientes me deprime, es que estoy depresivo; si llego a un sitio y todos se acercan a saludarme, es que estoy optimista, y estoy transmitiéndolo, lo notan.

¿Y tan importante es estar optimista?
Sí, eso es algo ya demostrado: ese estado de ánimo genera endorfinas que tonifican el sistema inmune, rebajan tu percepción de dolor... y así mejora tu calidad de vida.

¿Qué me receta para estar optimista?
Haga lo que le encaje y le alegre: hacer ejercicio, ir a misa, no ver  telediarios... No obsesionarse con preocupaciones, vamos.

Autorregulándonos el ánimo, ¿podríamos un día prescindir de fármacos?
¡Sí!

¿Sí?
“Lo que diferencia al hombre de otros animales es el deseo de ingerir  fármacos”, decía Mark Twain... Y estamos excediéndonos: estamos  medicalizando la vida. Los niños no han sido diseñados por la vida para estar horas y horas sentados en un aula, y en el momento en que alguno lo lleva  un poco mal, ¡le diagnosticamos hiperactividad y le medicamos...! Y nos  dedicamos a diseñar medicamentos innecesarios.

¿Qué propone?
Que prioricemos qué cosas son importantes y cuáles menos, y que  busquemos fármacos para las importantes. Y que nos adiestremos en explotar a fondo los mecanismos de la conducta y de nuestro sistema  inmune.

¿Ha tenido en su propia familia algún caso de esclerosis?
No, pero algunos tíos míos fueron boxeadores, y con el discurrir de los años voy viendo cómo un daño neurológico progresivo y creciente va causándoles tristes estragos...

Esclerosis múltiple

Stephen Hauser está considerado la máxima autoridad mundial en la investigación sobre la esclerosis múltiple y neuroinmunología. Ha sido por ello figura estelar del X congreso internacional de neuroinmunología, promovido por el hospital Clínic en colaboración con la Universidad de California, celebrado en Sitges. Hauser asegura que Barcelona atrae este congreso porque el equipo liderado en el Clínic por el doctor Pablo Villanueva es un referente internacional, y si la medicina avanza en este ámbito se debe a la colaboración entre equipos de investigadores de todo el mundo. Hauser es un médico optimista: sugiere menos fármacos y más alegría para combatir las enfermedades.


Sonrisas del mundo, Myanmar, agosto 2007
Foto: Pilar Vidal Clavería

 

 

 

2 comentarios:

enric batiste dijo...

Me apunto al optimismo entusiasmante,
¡será cuestión de vida bien vivida!

Y un beso de optimista impenitente

Pilar Vidal Clavería dijo...

Apuntémonos al optimismo y que este invierno se contagie en lugar de la gripe.

Un abrazo Enric

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...